El que mucho abarca…

Fernando Ravsberg*

Fer-1
Convertir los servicios de Cuba en cooperativas libera al Estado de la administración de peluquerías, cafeterías y otros rubros poco importantes de la economía.

HAVANA TIMES — “El robo al Estado ocurría al por mayor de forma sistemática. Eran verdaderas bandas de criminales bien organizadas que realizaban operaciones riesgosas a gran escala. Incluía declarar pérdidas o daños por parte de los directores y gerentes, que en realidad eran desvíos hacia le Economía subterránea. Era práctica común en las tiendas estatales que los gerentes y vendedores guardaran los productos más cotizados con el fin de obtener prebendas sobre el precio legal de venta”.

Aunque pueda parecerlo, el análisis no se refiere a Cuba sino a la Unión Soviética poco antes de su desaparición. Es de Gregory Grossman uno de los mayores conocedores del funcionamiento de la llamada “Segunda Economía” en aquella nación.

Para tener una idea de lo que esta economía paralela puede significar en un país socialista basta decir que en 1988 en la URSS se pagaron 219 mil millones de rublos de salarios mientras que la población gastó o ahorró 718 mil millones, tres veces más (1).

La estatización en Cuba llegó a tales grados que incluso los vendedores callejeros pertenecían a empresas nacionales.
La estatización en Cuba llegó a tales grados que incluso los vendedores callejeros pertenecían a empresas nacionales.

Al igual que en la URSS, esa economía subterránea ha sido poco estudiada en Cuba, a pesar de que sus efectos son notables. Y no se halla solución a los problemas que no se reconocen como tales, los que por lo general terminan explotando en la cara.

Las dificultades económicas de Cuba tienen variados ingredientes: su condición de país subdesarrollado, el modelo de socialismo elegido, los errores cometidos por el gobierno, el bloqueo de los EEUU y la corrupción interna, cuyo reflejo es el mercado negro.

Contra algunos de estos factores poco se puede hacer porque están determinados por la realidad histórica o por la voluntad de otros. Sin embargo, está en manos del gobierno enmendar los errores, cambiar el modelo y acabar con la corrupción.

La búsqueda de un nuevo modelo y la lucha contra la corrupción van de la mano porque es el actual modelo el que facilita la malversación, cuando un Estado centralista intenta vanamente controlar hasta el último resorte económico del país.

Ese caos que se produce como consecuencia, es caldo de cultivo para multiplicar funcionarios venales que desvían los recursos del Estado hacia sus bolsillos. Ellos son los “mayoristas” que abastecen al mercado negro, la Segunda Economía ilegal de la isla.

Son los grandes rubros de la economía de Cuba, como el energético, los que reclaman la atención de los poderes del Estado.
Son los grandes rubros de la economía de Cuba, como el energético, los que reclaman la atención de los poderes del Estado.

Gracias a la acción de la Contraloría sabemos que entre estos corruptos a gran escala hay ministros, viceministros, empresarios extranjeros junto a importadores cubanos, gerentes de tiendas, administradores, directores de empresas, etc., etc., etc.

Se trata de una nueva casta social que cosecha sus riquezas robando al país y corrompiendo a todos los que los rodean para transformarlos en sus cómplices. Una clase parasitaria que se ha convertido en la peor amenaza para la nación.

Y se reproducen muy rápidamente, caen presos y tres meses después sus sustitutos están también robando. La experiencia de sus antecesores solo parece servirles para ser un poco más astutos esquivando la acción fiscalizadora del Estado.

Al igual que en la URSS, estos funcionarios “mayoristas” del mercado negro son producto de un modelo que pone en sus manos todas las empresas y negocios del país, haciendo imposible ejercer un control serio sobre su actividad.

A Cuba le podría ayudar que el gobierno defina cuáles son los medios de producción que considera fundamentales, los que se mantendrán como propiedad pública, para abrir los demás sectores a la iniciativa cooperativista, privada e incluso a la inversión extranjera.

También es lógico que sectores tan importantes socialmente en Cuba como la salud y la educación sean planificados por el Estado.
También es lógico que sectores tan importantes socialmente en Cuba como la salud y la educación sean planificados por el Estado.

El paso dado con la apertura del trabajo por cuenta propia y con la cooperatizavición de las peluquerías, el transporte y ahora las cafeterías marca un camino que puede continuar abriendo otros rubros de la vida económica del país.

¿Para qué mantener, por ej., en manos públicas unas tiendas, constantemente robadas por sus propios gerentes y empleados, siempre desabastecidas por falta de previsión importadora y carentes de los controles sanitarios debidos?.

El Estado necesita dejar de freír croquetas para poder concentrarse en dirigir y controlar la banca, el turismo, la generación eléctrica, el níquel, la refinación de petróleo, el tabaco, y sectores de importancia social como la educación o la salud.

Los soviéticos intentaron crear una sociedad totalmente estatizada y dieron así espacio para que naciera su propio enterrador, una casta que se apropió de todos los medios de producción que la nación había puesto en sus manos.

Claro que ellos no tuvieron un José Martí advirtiéndoles que “con cada nueva función, vendría una casta nueva de funcionarios” y que después sería muy difícil “hacer frente a los funcionarios enlazados por intereses comunes”.

(1)Tatiana Koriágina, del Instituto de Investigaciones Económicas del Comité Estatal de Planificación de la URSS.
—–
(*) Visita la página de Fernando Ravsberg.


12 thoughts on “El que mucho abarca…

  • el 25 octubre, 2014 a las 3:36 pm
    Permalink

    El dinero de mi retiro y de mis ahorro esta invertido en mas de 100 empreas en las que se incluye,GM,Coca COlA,GE,desrrolladores,cadenas de hoteles etc.si yo un simple empleado,puedo tener participacion en cualquier empresa que este en la bolsa y son casi todas las grandes..A ver,que algien me diga para que quiero socialismo?

  • el 24 octubre, 2014 a las 6:44 am
    Permalink

    Amén.

    Lástima que el compañero Ravsberg no pueda mencionar al mono porque se queda sin jabita y sin visa. Si fuera cubano le aplicaban la Ley Mordaza y a luchar con el escorbuto y las palizas pero tener que salir al mundo brutal a luchar de verdad los frijoles tampoco es fácil.

    ¡Gracias Fidel!

  • el 24 octubre, 2014 a las 5:52 am
    Permalink

    Ladrón que roba a otro ladron tiene 100 años de perdón, dice un refrán popular.

    Opino que privatizarlo todo no es la solución a todos los problemas económicos. Lo primero es democratizar la sociedad y crear un estado de derecho donde todas las formas de propiedad tengan un espacio en igualdad de oportunidades. La transparencia de toda gestión publica es otro pilar clave para sostener una sociedad sana.

    Conozco empresas del gobierno en sociedades capitalistas que funcionan muy bien y no existe el relajo que hay en Cuba.

  • el 23 octubre, 2014 a las 9:26 pm
    Permalink

    Nada la misma pelicula, lo que en español, 25 años despues y mas lenta….. pais corructo a todos lo nivels, degradacion social, doble moral, unos viejetes enfermos de poder y unos “sustitutos””” mas jovenes entre ellos los mismo familiares de los viejetes preparndoce para el cambiazo….. lo que este cambiazo si viene lento, pero la pelicula la misma

  • el 23 octubre, 2014 a las 7:45 pm
    Permalink

    Un magnifico analisis del problema fundamental de la economia Cubana. Da en el meollo de la cuestion. El estado necesita dejar el control de las empresas y solo administrar las industrias basicas del pais. Es la solucion. Necesita y deberian, pero, ¿lo haran? “That is the question”.

  • el 23 octubre, 2014 a las 6:28 pm
    Permalink

    El mismo de siempre.

    A contar el cuento de la buena pipa pero sin tocar a los intocables porque sabe bien que si lo hace se le acaba el buen vivir.

    Pero si el primero que robó siempre a las dos manos fue el mismísimo Fidel Castro cuando en la Sierra le robaba los pollos y las viandas a los campesinos diciéndoles que era por su propio bien.

    Le robó además a todas las compañías que nacionalizó y a cada simple comerciante que le quitó igualmente su negocio. Cuando se habla de quitar el “embarguito” casi nadie se recuerda de cual fue la causa.

    Le robó al pueblo cubano sus ahorros en todo este tiempo, desde las campañas para recolectar metales preciosos a inicios de la revolución hasta las “casas del oro y la plata” donde te daban a cambio pacotilla. No respetó ni las tumbas de los cementerios.

    Le robo a cada familia cubana que tenía un pariente que se iba definitivamente de Cuba, porque les confiscaba desde la casa hasta los cepillos de diente, porque nada podían dejarle a los familiares.

    Le robo (y roban) a todos los extranjeros que cometieron el tremendo error de invertir en sociedades mixtas en Cuba y cuando alguno le discutía el dinero o le cerraba la firma comercial o lo acusaba de corrupción o lo chantajeaba con los videos “calienticos” de los buchinches que hacían.

    Le robó (y roban) a cada cubano el dinero del propio trabajo.

    Por robar le robó hasta a los mismísimos soviéticos (los de la URSS, a los rusos de ahora igual les van a robar) que al final ni la deuda les pagaron.

    Y lo mismo hicieron con los chinos, que se pelearon con Cuba por largo tiempo antes de volver a caer en el erro de negociar.

    Y lo peor de todo: LE ROBÓ Y LE ROBAN LA LIBERTAD AL PUEBLO DE CUBA.

  • el 23 octubre, 2014 a las 5:52 pm
    Permalink

    La corrupción no se origina en el “castrismo”, ni siquiera en el socialismo de estado burocrático soviético que heredamos. Es típica, consustancial a todos los sistemas de explotación precedentes. En el capitalismo clasico, el dueno de los medios de producción se apropia de la plusvalía de sus asalaridos. Ahi está el origen del robo mas descarado del capitalismo clasico. El socialismo de estado, todo el mundo sabe que conservó la explotación asalariada de los trabajadores, pero para el estado,el dueno aqui de los medios de producción y entonces el estado es el que se apropia de la plusvalía y más, porque con eso de la salud y la educación tienen dormida a mucha gente y quien se mete el grueso de toda la plusvalia es el aparato politico-militar en sus gastos de sostenimiento y corrupción. Así que ese es el origen de toda esa corrupción. Que pasa en Cuba. Millones de trabajadores dijeron basta de explotación y vamos a apropiarnos de todo lo que nos roba el estado como podamos y empezaron a aplicar la ley de justa compensación, una ley que existía en el derecho romano segun la cual, un asalariado tenia derecho a apropiarse de un valor igual al que su empleador dejaba de pagarle en un contrato de trabajo. Eso es lo que hacen muchos trabajadores cubano y el que le roba a todo el mundo es el estado. Acusar al pueblo a los trabajadores de ladrón es hacerle el juego a los que en gobierno quieren responsabiliar a los trbajadores con el desastre del cual ellos alla arriba son los unicos responsables. La solución la da Ravsberg, entregar los medios de produción a la formas autogetionarias de producción. Es la solución del ca[italismo y tambien la del capitalismo de estado, pero sobre todo permitir que los trabajadores mismos independientes creen sus cooperativas, sus negocios privados individuales, liberar el comercio que la gente pueda vender y comprar, eliminar los monopolios estatales y reducir al minimo las empresas destatales. El estado no debe administrar empresas, sino servirse de la recogida de impuestos para presupuestos manejados por las comunidades democráticamente.

  • el 23 octubre, 2014 a las 5:36 pm
    Permalink

    Bueno Fernando, y que pasa con los que Si han tenido a Marti hasta en la sopa?

    Ah, y deja de estar creyendo de que estado este friendo croquetas, que eso es lo menos que ellos harían, Ellos si estan muy bien centrados dirigiendo y controlando la Banca, y el turismo, el niquel, el tabaco, y todos los sectores de importancia que generen dinero para los bolsillos de ellos, así como hicieron los rusos, para cuando los entierren, quedar todos como los nuevos empresarios millonarios que estamos viendo.

  • el 23 octubre, 2014 a las 2:25 pm
    Permalink

    “Los soviéticos intentaron crear una sociedad totalmente estatizada y dieron así espacio para que naciera su propio enterrador, una casta que se apropió de todos los medios de producción que la nación había puesto en sus manos”. Sera que los Castro son brutos y no aprenden de la experiencia de la URSS?? NO, cuando se quiso acabar con el robo y la corrupcion,cayo el campo socialista y los Castro no van a cometer el mismo error, que se caiga el pais a pedazos por la desidia y la corrupcion pero no van a cambiar nada. Castro tiene que hacerse de la vista gorda y dejar robar a los generales-gerentes sino ellos lo van a enterrar. Eso de la Contraloria es cuento, truenan a uno o dos para cubrir la verdad: El sistema se sostiene gracias a que todo el mundo roba.

  • el 23 octubre, 2014 a las 12:51 pm
    Permalink

    ¡El mono! ¡el mono!

    ¡Gracias Fidel!

  • el 23 octubre, 2014 a las 10:20 am
    Permalink

    Vale, se habla de la corrupción de los “gerentes”, dirigentes intermedios, almaceneros y demás “luchadores” pero ¿acaso no es corrupción administrar un país como si de una finca se tratara?, ¿y la repartición de los negocios más rentables entre la claque de generales?, ¿y como llamar a los negocios de los “hijitos de papá”, muchos de ellos en cómodos puestos en el extranjero o en el “exilio rosa”?, esto es seguir jugando con la cadena pero sin tocar al mono… Vamos Fernando, que te tengo que recordar un refrán de mi abuela: “los niños hacen lo que ven hacer”.

  • el 23 octubre, 2014 a las 9:26 am
    Permalink

    Exactamente.
    Lo peor es que Rusia hoy heredó el problema cuando la nomenclatura mejor conectada con la cúpula del poder y las empresas extranjeras se convirtieron en los nuevos ricos directores de una política neoliberal la más extrema y sin compensación.Que haya una censura en los medios rusos sobre estos problemas no es más que la continuidad del régimen político anterior.
    ¿A cuánto ascenderá la fortuna de Putin y sus allegados?
    Aquellos vientos trajeron estas tempestades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *