Vercuba desde todos los angulos

Yusimí Rodriguez

Ahmel Hechevarría Peré

HAVANA TIMES, 14 abr — Ahmel Hechevarría Peré, 1974, graduado de Ingeniería Mecanica, es un talentoso escritor cubano, ganador de importantes premios, menciones y becas nacionales como el Premio David y el Premio Pinos Nuevos. Ha publicado los volúmenes Esquirlas, 2005, e Inventario, 2007.

Pero no es sobre su carrera literaria que conversamos en el Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, de donde es egresado y donde trabaja como Web Master de la pagina Web. En abril del 2011, Ahmel y Bernardo lanzaron un nuevo sitio web a la blogosfera cubana, Vercuba.com.

HT: Existen ya muchos sitios y blogs sobre Cuba. ¿Por qué crear otro y qué diferencia a Vercuba del resto?

Ahmel: Quería reunir en un blog, todas las reseñas y entrevistas que he hecho. Lo comenté con Benardo y él me propuso hacer algo mas grande, porque tenía la posibilidad técnica de brindarme esa plataforma, y decidimos hacer esta cooperativa de opinión.

Es cierto que hay muchos espacios digitales, donde escritores o intelectuales cubanos opinan sobre nuestro acontecer cultural, económico, político. Nosotros intentamos reunir a varios escritores y periodistas, para generar la mayor cantidad de opiniones de lo que ocurre en Cuba.

Con el tiempo, hemos convocado a escritores que no viven aquí, a darnos su visión de lo que sucede fuera, cómo se lee la nostalgia, la literatura, la vida en general, en el mundo, pero desde la perspectiva de un cubano. No importa que viva en Noruega, Filadelfia, España. Tendra incorporada una forma de ser, que modificara con el tiempo y su forma de interactuar con una sociedad diferente a la nuestra.

HT: ¿Es requisito que los colaboradores sean cubanos?

Ahmel: No. Podría conocer a un extranjero que escriba en español, de manera clara y lúcida. Nos interesaría que viva o haya vivido en Cuba.

Lo bueno del proyecto es que no está pensado en su totalidad, con el tiempo lo vamos transformando y adaptando, mientras sintamos que esta vivo. Es posible que tengamos puntos de contacto con otros espacios. Quizas, la diferencia es que hay absoluta libertad para escribir y enfocar los temas. La única limitante es la calidad y objetividad del texto. Naturalmente, esa objetividad pasa por la subjetividad del autor y de quienes llevamos el sitio.

En comparación con sitios que tomamos como referencia, no abordamos ficción ni poesía. Solo nos interesan textos de opinión. No importa que sean muy largos. Los temas son variados: literatura, música, cine, artes plasticas, un gran saco que es sociedad, que es lo que menos contenido tiene hasta ahora, una cartelera variada y modestamente, pienso que muy buena.

Con relación a Havanatimes, a veces, siento que los textos ahí son muy breves. Pienso que esa obligatoria brevedad, puede dejar fuera elementos interesantes de un analisis. Isliada.com, aborda solamente literatura cubana; queda fuera la música, el cin… Existe Cuba literaria; la Jiribilla podría acercarse a lo que hacemos, pero no incluimos noticias, a diferencia de ellos.

No queremos un Vercuba solo sobre La Habana, sino nacional. Es un proceso constructivo que requiere de mas colaboradores que deseen sumarse.”

HT:  En el contexto de Internet, donde los usuarios buscan textos cortos, fáciles y rápidos de leer, ¿no corres el riesgo de ahuyentar lectores con trabajos que son bastante extensos?

Ahmel: Queremos correr ese riesgo. Es cierto que con el tiempo, la relación individuo-texto se ha modificado; han entrado el texto y los libros digitales, la velocidad de la vida. Aparentemente, la relación ha decrecido; sin embargo, he encontrado personas que son grandes lectores sin ser, necesariamente, escritores ni académicos. Algunos tienen acceso a Internet, otros, no, pero tienen correo electrónico.

En Cuba, pocos tienen Internet, pero muchos tienen correo electrónico y se envían información, adjuntos de mas de una cuartilla, ensayos o reseñas. Esta distribución informal de artículos que aparecen en Internet me interesa mucho. Pienso que Vercuba podría circular también por esa variante.

Ademas, tengo fé en esos lectores que aún prefieren detenerse de su ritmo diario y sentarse a consumir mas de tres o cuatro cuartillas, aunque no todos los textos del sitio son extensos. Los largos los publicamos en dos, tres partes, y se puede sostener ese dialogo sin abrumar al lector. Tenemos en cuenta eso, y jugamos con las dos cosas.

HT: Tienes varios escritores talentosos entregándote materiales originales. Una de las características del sitio es que casi no tiene refritos. ¿Cómo lo logras, sin pagar?

Ahmel: No puedo decir que todos los textos son escritos originalmente para el sitio. Con el tiempo, la cantidad de materiales originales ha crecido, son principalmente bitácoras. Del resto, muchos han aparecido en otros espacios, pero con la singularidad de que les he dicho a los autores que no quiero poner tomado de… Dialogo con ellos, les digo que me interesa su texto.  Es otra alternativa para aglutinar a escritores de talento que no solo hacen ficción, sino que miran la realidad con una exactitud que me da envidia.

HT: Pero hay gente escribiendo bitacoras, que requieren una regularidad. ¿Cómo has logrado que lo hagan, sin tener la posibilidad de pagarles?

Ahmel: Eso es cierto y me maravilla, porque lo que podría ser quimérico para muchos, está ocurriendo. Tengo la suerte de conocer a muchos escritores que se han contaminado de esa posibilidad de acceder a muchos lectores, que constituye Internet. Muchos no tienen o no dominan los recursos técnicos para hacerlo.

Otros se han embullado por participar de una comunidad, que ha ido ganando lectores. No son millones, pero tres, cinco o veinte lectores fieles nos bastan. Cada vez hay mas gente que confía en nuestro proyecto, por ejemplo tú, que me has dado textos originales para el espacio (La otra ceguera y ¿Reverdecemos?). Para mí, significa mucho, es tu confianza en nosotros, en esos pocos lectores que te siguen, y en el potencial del proyecto.

HT: Tienes links al Granma y al Washington Post, publicaciones de intereses muy distintos. ¿Es una forma de no tomar partido?

Ahmel: No tomar partido es tomarlo por algo. No queremos pisar en las dos canchas de un terreno de tenis. Lo que llamamos la verdad, sobre determinado hecho, no tiene un solo punto de vista. Si el lector tiene un abanico amplio de puntos de vista sobre un hecho, esta en ventaja. Podemos ofrecerlo, a través de los RSS y los links a las personas que invitamos. Si pudiéramos llevar eso al espacio de opinión del sitio, sería mucho mejor. Todo lector que se acerque a Vercuba, encontrara puntos de vista diferentes sobre lo que acontece con Cuba y los cubanos.

HT: ¿El tuyo cual es?

Ahmel: Es una pregunta amplia. En la historia del país en estos cincuenta y tres años de Revolución, hay muchos logros, pero se necesitan dialogos para perfeccionarlos. Se hacen muchas cosas con amor, pero también se sufre. Es necesario que el proyecto social, político, convide realmente a todos y que todos podamos hacer algo para perfeccionar las cosas. No soy estadista, ni sé si mi forma de pensar sera acertada. Trato de ver qué puedo sumar a lo que falta por hacer; sólo podemos hacerlo los cubanos, de dentro y de fuera.

HT: Había dicho que no hablaríamos sobre tu carrera como escritor. Te engañé. El año pasado ganaste un premio internacional de novela. Algunas personas lo calificaron como un premio político. ¿Qué piensas? ¿Estabas consciente del carácter político y concursaste con un texto estratégico?

Ahmel: Fue el Premio de Novelas de Gaveta Franz Kafka, convocado para escritores cubanos por la editorial FRA, de la República Checa. Esta diseñado para libros cuya publicación sea de alguna manera imposible en Cuba, por tanto tiene una connotación política.

HT: ¿Era el caso de tu libro?

Ahmel: Lo escribí a sabiendas del contenido. Pero a la vez me interesan los lectores cubanos. Lo envié a concursos nacionales. Primero obtuvo en 2007 la Beca Frónesis de la Asociación Hermanos Saíz. Como libro, obtuvo la única mención entre veintidós concursantes del Premio UNEAC, en el 2008. Para las menciones no hay compromiso de publicación. En otros concursos no ha pasado nada con el libro; esto no significa que lo hayan censurado. Es probable que los libros premiados fuesen mejores.

Sabes lo difícil y caro que es imprimir, puedes perder las copias que enviaste. Al igual que otras convocatorias a las que se puede mandar por e-mail. Me enteré de esta; decidí participar y gané. Estoy satisfecho con el premio mas alla de las posibles connotaciones. Los editores han sido muy respetuosos. Una vez publicado, lo haré circular entre los cubanos.

Hasta ahora en este concurso prima la calidad literaria. Puedo dar fe al menos de los dos últimos libros publicados por FRA –el de Ernesto Santana (escritor galardonado con el Premio Alejo Carpentier 2002 por su libro “Ave y nada”) y Orlando Luis Pardo (cuyo libro publicado por FRA esta integrado por cuentos algunos de ellos ganadores de importantes premios cubanos)-. Hay otros escritores que han recibido importantes reconocimientos nacionales interesados en participar en este concurso.

HT: ¿Hasta qué punto crees posible como escritor o como editor de un sitio web, distanciarse de la política?

Ahmel: Es bastante complicado. No puedes pensar en la cultura como un espacio libre de las líneas de fuerza de la política. Si con política te refieres al diferendo Cuba-Estados Unidos, a la tensión del Estado Cubano con quienes disienten de su forma de hacer y pensar, debes cuidar que tu texto, ficción o no, no sea panfletario.

Debe ser objetivo, aún teniendo en cuenta la subjetividad que implica escribir. Si eres objetivo, sincero y auténtico, no hay problema. Creo que es un deber como ciudadano. Uno es ciudadano antes que escritor, y estas en todo tu derecho de expresar tu opinión.

Me cuido de decir que soy editor. Lo hago desde el atrevimiento. No soy graduado de letras. Uso las herramientas de un escritor que vive en Cuba y debe leerlo todo para no ser ingenuo; no todo es lo que parece. Es necesario ser listo para no irse con la bola de trapo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *