Uno de los grandes de la guitarra cubana: Luis Manuel Molina

Helson Hernández

Luis Manuel Molina
Luis Manuel Molina

HAVANA TIMES — Un instrumentista de gran trayectoria en la guitarra cubana, Luis Manuel Molina nos hace saber muchas de sus experiencias y a la vez criterios muy personales sobre su mundo musical.

HT: ¿Músico por influencias o pura casualidad?

Luis Manuel: Pienso que he sido un músico por influencias del ambiente familiar. Desde que tengo uso de razón estoy escuchando música en mi hogar gracias a mis padres que me impregnaron desde mi más tierna infancia de un ambiente artístico, y me encauzaron en el conocimiento de la buena música.

En mi casa escuchaba a diario a mi padre cantar y acompañarse en la guitarra las canciones de la trova tradicional cubana, ya que aunque era abogado de profesión cantaba con una dulce y bella voz, y se acompañaba muy bien y con gusto. El me guió en mis primeros pasos por la música y específicamente de la guitarra junto con mi hermano Carlos, un profesor y concertista de guitarra consagrado.

HT: ¿Su apreciación personal del instrumento?

LM: La guitarra es un instrumento apasionante y cautivador, hermoso y embriagador con su hechizante forma de mujer, con un timbre cálido e íntimo a la vez, que logra generalmente por su sonoridad atrapar a todo aquel que la escucha. Tal y como dijera el gran compositor francés Héctor Berlioz en cierta ocasión: “La guitarra es una pequeña orquesta”, ya que en ella con su peculiar forma de escribirse se logran sonoridades y timbres inauditos semejantes a una orquesta en miniatura.

HT: ¿La guitarra de concierto en Cuba?

LM: Goza de bastante buena salud aunque en mi opinión no está de la forma óptima que estuvo en años anteriores en los tiempos de aquellos inolvidables Festivales de la Habana, época en que hubo un verdadero “boom” una explosión indiscutible e indetenible de una cantera de valiosos intérpretes de nivel internacional que testimoniaron nuestra prestigiosa  Escuela Cubana de Guitarra, que asombraba por aquellos años a los más disímiles auditorios del mundo.

Luis Manuel Molina
Luis Manuel Molina

Considero que ahora existen jóvenes y talentosos valores que tocan mucho técnicamente, pero no mantienen una constancia y sistematicidad de conciertos y de presentaciones en público, que es lo que en definitiva mantiene la vida artística de un concertista. Esos festivales celebrados en Cuba  y otros eventos internacionales de entonces estimulaban mucho a los intérpretes, ávidos lógicamente de triunfar y de abrirse paso con abnegación y sacrificio por los  difíciles y tortuosos senderos del Arte. En estos tiempos percibo cierta falta de motivación y de espíritu de entrega para llevar a cabo una verdadera carrera de concertista.

HT: ¿Alguna inolvidable actuación?

LM: Para mí resulta inolvidable pese al tiempo transcurrido ya, 35 largos años, mi actuación en el Concurso Internacional de Guitarra de Ezstergom en Hungría en 1979, frente a un prestigioso y enorme jurado de 18 maestros de la guitarra, entre los que debo mencionar a Leo Brouwer, Costas Cotsiolis, David Russell, Stephen Dogson y Hubert Kappell.

En ese evento obtuve  el Segundo Premio con 20 años de edad y era mi primera experiencia internacional. Pienso que lo más significativo fue que con ese lauro junto con mi colega, el maestro Aldo Rodríguez, ganador del Primer Premio de ese certamen, ambos nos convertimos en los primeros cubanos ganadores en un concurso internacional de guitarra en la historia de dicho instrumento en nuestro país.

HT: ¿Luis Manuel Molina, el intérprete?

LM: Me siento tranquilo y digamos complacido por haber realizado una carrera como intérprete con absoluta entrega, amor, pasión y honestidad hacia el trabajo. He ayudado y apoyado a todos mis colegas, a todas las personas que me han solicitado cooperación y pienso que tratado de difundir en la medida de mis posibilidades la obra de diversos compositores e intérpretes, tanto en mis conciertos como en los espacios radiales que escribo y dirijo desde hace más de 20 años. Creo que ha sido una labor modesta pero sincera, llena de emociones y de disímiles experiencias.

HT: ¿Concertista pero amante del Rock?

LM: Es un género que he llevado desde muy joven junto con mi carrera de concertista. Me he entregado a este controvertido y en ocasiones injustamente censurado género en cuerpo y alma, esta música representa para mí un ineludible compromiso generacional con la época que me ha tocado vivir. Indiscutiblemente ha contribuido en grado sumo en mi formación integral como músico.

Específicamente el grupo The Beatles ha sido parte fundamental e intrínseca de esa formación a la que me refiero, y su música ha influido decididamente de manera constante en mi quehacer artístico.

HT: ¿Alguna obra en particular?

LM: El Concierto de Aranjuez, del Maestro valenciano Joaquín Rodrigo a quien tuve el privilegio inmenso de conocer personalmente. Además de ser considerada la obra capital para guitarra y orquesta, y una de las composiciones que más ha trascendido de todos los tiempos en la rica historia del instrumento, su música vibra siempre dentro de mi ser como algo muy especial, mágico y lleno de subyugante misterio.

3 thoughts on “Uno de los grandes de la guitarra cubana: Luis Manuel Molina

  • el 15 abril, 2014 a las 12:07 pm
    Permalink

    Luis Manuel, creo era el guitarrista y leader del grupo Gémini? Hace muchos años los vi tocar y hacian un cover de Bohemian Rhapsody, esto fue como en 1984.

  • el 14 abril, 2014 a las 8:41 pm
    Permalink

    Estimado Sr.Isidro, quiero agradecerle personalmente su sincero y afectuoso criterio sobre mi modesta carrera artística. Le confieso que me ha llenado de emoción que alguien me recuerde y valore mi humilde trayectoria de entrega absoluta por la música y por tal motivo he decidido comunicarme con usted y manifestarle mi más profundo agradecimiento. Si no le es molestia me gustaría conocer si usted está vinculado con el arte de algún modo y si nos hemos conocido personalmente en algún momento.
    Gracias por considerar mi doble personalidad dentro de la música, ya que para otros esto ha sido motivo de cuestionamiento a través de tantos años y por supuesto su sincero reconocimiento de haber aportado un granito de arena en el desarrollo de la Escuela Cubana de Guitarra. Fraternalmente, Luis Manuel Molina

  • el 1 abril, 2014 a las 3:56 am
    Permalink

    Molinita, como solían llamarle en el conservatorio Amadeo Roldán, ha mantenido una de las carreras más ascendentes y sostenidas dentro de la llamada Escuela Cubana de Guitarra, lo que se hizo más evidente una vez que su hermano Carlos y el maestro Flores Chaviano salieron de Cuba, y le tocó a él , por aquellos años apenas una joven promesa, llenar del algún modo el “hueco”. Además, como pocos otros músicos cubanos, ha partido su tiempo entre la música culta y el rock. Talento donde los haya…Gracias, Helson…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *