Más allá de preferencias personales…

Por Paula Henríquez

Vendedor por cuenta propia. Foto: Juan Suárez
Vendedor por cuenta propia. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — No ejercer lo que uno estudió porque existe la necesidad de buscar el sustento por otras vías es algo serio, al menos yo lo veo así, porque se supone que uno estudia una carrera con la ilusión de vivirla después.

Pero me he tropezado con jóvenes, y no tan jóvenes, que han tenido que buscar caminos alternativos por problemas económicos. No es mi caso, yo ejerzo y no ejerzo, por suerte, es una simple decisión mía, pero no deja de preocuparme la cantidad de personas que viven esta situación y que han querido contarla…

Esta es la primera de una serie de entrevistas a jóvenes que se graduaron de carreras universitarias y que, por motivos económicos, no pueden ejercer sus profesiones.

Adrián estudió Arquitectura en la Cujae (Instituto Politécnico Superior José Antonio Echevarría). Hace solo cuatro años que se graduó, sin embargo, no está ejerciendo su profesión. Lo conocí hace unas semanas, buscaba una resistencia para mi ducha eléctrica y en el pequeño puesto que tenía justo lo que andaba buscando, estaba él. Era el vendedor. No recuerdo cómo entablamos conversación, debe haber sido hablando sobre los precios, lo difícil que es conseguir algo… El caso es que terminamos conversando sobre las profesiones y los jóvenes que no las ejercen. Y la plática se volvió entrevista, claro, con la aceptación del joven que respondió gustoso a mis preguntas.

¿Y cómo llegaste a estudiar Arquitectura?

Adrian: Siempre quise estudiarla. Dice mi madre que de niño me fijaba mucho en las construcciones, en las columnas de los portales, las ventanas, etc. Refiere, también, que llegaba de la calle y me sentaba a dibujar lo que había visto durante el paseo: portales con columnas, edificios, muchos edificios… Creo que me llamaba la atención la forma en que estaban construidos, cómo se mantenían allí, en pie… Entonces, cuando terminé el preuniversitario, tuve la oportunidad de escoger esa carrera, y no lo pensé dos veces.

Y cuando terminaste, ¿te vinculaste a algún centro de trabajo?

Por supuesto. Hay que pasar el servicio social, tuve que trabajar dos años en el lugar al que fui asignado. No estaba mal el centro y el equipo de trabajo tampoco…

¿Y por qué no continuaste allí?

Porque ya debes saber que el salario de un adiestrado es mínimo, unos 345 pesos solamente. Después me enteré de que, al terminar el servicio social, mi salario aumentaría un poco, pero no mucho más, creo que serían unos 500 pesos en total, tal vez un poco más.

Me quedé allí, quería ejercer la profesión que había estudiado por 5 años, pero necesitaba, a la vez, resolver algunos problemas de vivienda, y como no podía con ese salario, pues al final decidí irme a trabajar por cuenta propia. No fue fácil tomar la decisión, porque sabía que si me iba y comenzaba a trabajar como cuentapropista me desvincularía de la profesión y no era lo que quería.

Pero al final tuviste que hacerlo…

Sí, porque para vivir dignamente necesito reparar mi casa. Mi mamá no puede, es una persona mayor y solo tiene una jubilación y con mi salario tampoco podemos, porque hay que comer, vestir, etc. Algo tenía que hacer, pensé, y la solución estaba en convertirme en trabajador por cuenta propia, que me daría un poco más y la posibilidad de poder ahorrar.

Cuentapropistas. Foto: Juan Suárez
Cuentapropistas. Foto: Juan Suárez

¿Crees que algún día puedas volver a ejercer tu carrera?

Eso espero. Por ahora es impensable, debo seguir aquí, no sé hasta cuándo. Pero sí, espero volver a ejercer algún día mi carrera…

¿Esta mesa donde vendes la mercancía es tuya o la rentas? ¿Cómo es un día de trabajo aquí?

La mesa es mía, lo que rento es el espacio para vender. Un día normal es cuando logro vender más de tres cosas, del mismo tipo o diferentes. (Adrián tiene en su mesa calentadores de agua caseros, resistencias para duchas eléctricas, cables de antena y de corriente, interruptores, extensiones, etc.) Hay días en que no vendo absolutamente nada, pero es muy difícil que sea así, puesto que en una casa siempre hace falta algo.

¿Cuánto ganas vendiendo estos productos y cuánto pagas por la renta del espacio?

Depende de la venta. A veces gano 100 pesos en el día, en otras ocasiones solo la mitad, pero tengo días en que me voy a casa con 200 o más pesos. Lo que pasa es que hay gente que está reparando su casa y cuando va a los lugares estatales donde venden estas cosas, no las hay y acuden a nosotros.

La renta del espacio se paga semanalmente y me cuesta unos 150 pesos semanales. En ocasiones me veo “apreta’o” (casi sin ganancia), pero, por suerte, la mayoría de las veces la puedo pagar bien y me llevo a casa algo extra.

Adrián, ¿qué opina tu mamá al respecto?

Mira, ella no estaba contenta al principio. Mi mamá es una persona mayor, por lo que sus costumbres, su ideología están, como decimos nosotros, chapadas a la antigua. Yo sé que ella ha sufrido con mi decisión, pero creo también que lo ha comprendido finalmente. Sabe que yo no lo hago porque quiero, sino porque estoy buscando un camino para ambos, para el futuro.

¿Y tú? ¿Cómo te sientes tú?

Es complicado. Por un lado, sé que me gano la vida honestamente, por otro, no es lo que quiero, pero sinceramente, es lo que necesito ahora mismo. No siempre uno puede hacer lo que quiere, sino que se necesita, muchas veces, tomar decisiones más allá de las preferencias personales.


7 thoughts on “Más allá de preferencias personales…

  • el 29 diciembre, 2016 a las 10:07 pm
    Permalink

    Nada es verdad ni es mentira, todo depende del prisma con que se mira…. El gobierno cubano en su gigantismo empezo a “fabricar” especialistas de todo tipo (recuerdo cuando quisieron tener la textilera mas grande de america latina, la fabrica de combinadas mas grande del mundo etc etc etc ejemplos miles), hubo hasta gente que estudiaron ingenieria para construccion de metro en un pais donde nunca habido un metro, hay mas fisicos nucleares e ingenieros agronomos percapita en Cuba que en USA o Rusia, en los años 80ta se fabricaron pilotos y capitanes de barco para una flota mayor que AA o mas barcos que Grecia, ahora se “fabrican” medicos para vender y gente que estudia medicina solo para coger una “mision”,
    Volviendo al tema para nadie es secreto que todos esos especialistas sueñan con emigrar o trabajar en el turismo lo de irse por cuenta propia generalmente es la ultima opcion, pero esto no es un tema solo de Cuba, en España por ejemplo con la crisis hay miles de universitarios de camareros o tambien emigrando principlamente a Alemania ha rehalizar el trabajo que los alemanes no quieren, los universitarios de America Latina sueñan con irse a USA o Canada, los de Europa del Este con ir a occidente a empezar de cualquier cosa como cuenta Alberto N. En fin es una realidad cubana que se repite en muchos otros paises tambien

  • el 29 diciembre, 2016 a las 6:23 pm
    Permalink

    Alberto N y otros no me vendan esto como normal, no me lo comparen a ninguna parte, ni al bronx ni a Samarcanda, cuba se SUPONE q hizo una revolución q costó ingentes cantidades de dolores, desarraigos, quebrantos sociales y materiales, millones de horas de trabajos “voluntarios” y zafras hasta pa to el mundo, una revolucion q te quitó tus derechos civiles y tu individualidad precisamente con el pretexto de que íbamos a ser mejores q todos los capitalistas, para q nunca un arquitecto tuviese q vender productos semirobados al amparo de medias leyes y estar en manos de mafias funcionariales, no me digan mas q si esto o aquello q ahora pasa en cuba también pasa en Samoa q nosotros, como bien nos han querido vender los únicos beneficiarios de este desastre, la familia real y su amplia descendencia, éramos el pueblo elegido y donde nadie sobraba, jejejeje

  • el 27 diciembre, 2016 a las 4:00 pm
    Permalink

    Si desde que los mayorales dieron permiso para trabajar por cuenta propia más de medio millón de cubanos se han ido por su cuenta, no te dice que les es más rentable, y de que hasta los que tienen doctorados están ejerciendo la prostitucion (desde hace bastante rato ya) porque les es más “rentable” que trabajarles al estado, entonces espera las siguientes entrevistas a ver qué dicen estos universitarios, a no ser que te dé por decir como dice Atila del Sexto: “que son instigados por nosotros los contra”, o como dice el camarado Maduro del desastre de su economía, que la culpa la tiene malanga antes de admitir que lo que no sirve es el sistema.

  • el 27 diciembre, 2016 a las 9:04 am
    Permalink

    Alberto, hay una gran diferencia y radica en que Cuba dedico numerosos recursos para formar especialistas de todo tipo que despues no van a trabajar en esa especialidad. Eso es dinero botado. Mientras, el professional que emigra a otro pais es potencialmente, una fuente de conocimientos que no le ha costado al pais receptor. Si la persona, como Usted y como yo, a pesar de tener varios trabajos de cualificaciones mucho mas bajas de las adquiridas, se decide a estudiar, a aplicar los conocimientos aprendidos en la Carrera, esa persona se inserta perfectamente en el mundo laboral de cualquier pais. Es una combinacion de oportunidades y deseos, la cual no siempre se encuentra en Cuba hoy.

  • el 27 diciembre, 2016 a las 7:34 am
    Permalink

    alberto : todo en cuba es pura propaganda, musica para los oidos que quieren oirla….que hacen 200 arquitectos en un pais que no construye ?? 956 ingenieros ?? 5678 economistas…..56789 tecnicos en agricultura ?? etc,etc….al menos a los medicos les buscaron una buena utilizacion alquilarlos como esclavos en el exterior !!! El mercado es el unico evaluador de la preparacion universitaria…ahora si usted quiere estudiar por saber…eso es otra cosa ….pero como paga los bills ??En el caso que nos ocupa, vemos como la realidad se impone sobre a politiqueria comunista en Cuba…Con el arquitecto merolico como en usted ,,,,en new York…..queriendo estar en Bayamo !!

  • el 27 diciembre, 2016 a las 12:08 am
    Permalink

    …ahi falta por decir cuanto le cuesta la mercancia que vende o los materiales para fabricarla …eso daria una verdadera idea de si el trabajar por su cuenta le es rentable o no…

  • el 26 diciembre, 2016 a las 7:50 pm
    Permalink

    Esta transicion es dolorosa para la mayoria de los Cubanos, que estan programados a enfocarse solo en la carrera o profesion de su eleccion y para los mas, es casi imposible hacer esa transicion que hizo Adrian demostrando la Ley Primera de la Genetica que reza, “Solo sobreviviran aquellos que son capaces de mutar”

    Esto que constituye una tragedia mental, moral o humillacion para muchos en Cuba, que es una dinamica normal y muchas veces bienvenidos en otros paises. Miami constituye el ejemplo-tipo de este sinergismo de la supervivencia. En esta ciudad y otras, es normal, encontrar a miles de profesionales Cubanos, Latino Americanos y de otros paieses emigrados en busca del sueño Americano detras de un mostrador de un restaurant, manejando rastras, limpiando piso etc.

    Personalmente, mi experiencia en los Estados Unidos no fue distinto. Mi primer empleo fue limpiando albergues en la Universidad de Columbia en Nueva York, realize trabajo voluntario en el Zooologico del Bronx y en el Animal Medical Center, fui jefe de turno de un laboratorio de diagnostico veterinario con salario de tecnico, los fines de semana y las primeras horas del dia fueron para trabajar en un laboratorio de diagnostico Medio Ambiental.

    Atrapado en un medio de supervivencia, sin futuro, matricule Proteccion del Medio Ambiente e Higiene y Seguridad del Trabajo en Hunter College en Nueva York, el cual constituyo mi table de salvacion hasta el dia de hoy.

    Cuba debe formar a sus estudiantes a pensar y actuar con una vision mas panoramica y equiparlos con habilidades que les permita navegar hacia profesiones o trabajos no afines, que felizmente ha comenzado a ofrecer, la reducida aperturas del Cuentapropismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *