La pianista cubana Marita Rodríguez

Por Helson Hernandez

Marita Rodríguez

HAVANA TIMES, 18 oct. — Entrevista a la reconocida Profesora, Pianista de la música de Concierto y Directora del dúo de Cámara D´Accord, Marita Rodríguez. “…la MUSICA es como ser yo misma”

HT: ¿Graduada con honores del Conservatorio Amadeo Roldán, en qué año, y qué memorias suceden cuando hablamos de la formación académica?

MARITA RODRIGUEZ: No tengo ningún problema en hablar sobre el Conservatorio Amadeo, sobre todo porque tuve maestros inolvidables como Roberto Urbay y Cesar López, este último trascendental pues además de magnífico maestro era un pianista excelente y su especialidad era la Música de Cámara, que es ahora mi propia especialidad.

El fue mi inspirador y desde ese entonces respecto a esta faceta de la música que como todas requiere disciplina pero además una cultura más sólida pues no basta dominar tu instrumento, sino que tienes que investigar y sensibilizarte con los otros instrumentos con los que compartes el “especial” momento de “unirse” y “hacer música”.

Además desde ese lugar histórico que es el Conservatorio Amadeo Roldán fue donde conocí a mis mejores amigos de toda la vida y que son aún los que me acompañan tanto en un concierto como en tomarnos un café o juntarnos para cocinar algo sabroso.

HT: Sus estudios no solo se limitaron en Academias de la isla, también tuvo la dicha como pocos cubanos, de ampliar sus estudios en el extranjero. ¿Qué circunstancias contribuyeron a ello?

MR: Bueno te cuento que estas circunstancias fueron precisamente eso, “circunstancias”, pues se dio la coyuntura de mi primer curso que fue en Hungría, pues en el ISA (Instituto Superior de Arte), llegó la propuesta del Curso Bartok, que es muy renombrado y donde asisten muchas personalidades, maestros importantísimos de todos los lugares y donde además de tocar Bartok, por supuesto obligatorio, te permiten abordar otros autores como Liszt, y si das buena impresión algunas otras obras de diferentes autores, además te ofrecen la posibilidad de compartir con artistas de otros países y como la música en conjunto ha sido siempre mi gran pasión te imaginas que estaba encantada con esta posibilidad.

Ejecuté obras con violín, e incluso mi profesor allí me escogió para interpretar piezas de Bartok con músicos de una agrupación folklórica húngara renombrada para poder demostrar toda la influencia directa del folklore en las obras para piano del compositor, te imaginas, fue algo muy interesante.

¡Yo en medio de esta gran agrupación de hombres todos famosos, es como alguien muy clásico y Bien Extranjero! Tocando de pronto con los Muñequitos de Matanzas para demostrar el folklore de Caturla o de Amadeo Roldán. Mi buen desenvolvimiento en este prestigioso curso me permitió al final del mismo dar algunas clases en la Academia Liszt y la participación en un Festival de Jóvenes intérpretes de las Juventudes Musicales del Mundo, eso me ayudo a extender mi estancia en ese país.

Monterrey-Marita

Después me escogieron para el Curso de Ivan Klansky, importante pedagogo del piano en la Academia de Praga y donde varios de mis compañeros cubanos habían participado antes, como Ulises Hernández. Por eso si no es menos cierto que las posibilidades de mi participación en este curso me las ofreció el ISA, mi propia participación en los mismos y mis propios logros con esfuerzos de trabajo y dedicación fueron las circunstancias principales de poder acceder a esos momentos muy especiales para mí.

HT: Considera que poder acceder a estudios en Europa, fue una coyuntura que facilitó a los cubanos el hecho de existir entonces el llamado campo socialista de la Unión Soviética?

MR: ¡Definitivamente Si!  Si no sería imposible para alguien desde aquí poder participar en los mismos, pues ¿dónde está el dinero para eso?  Además de la coyuntura del momento aquel, donde las restricciones para ir y venir a nuestro país eran absolutamente cerradas.

HT: Al repasar su trayectoria nos sorprendemos de la diversidad de categorías que ostenta como profesional, por solo citar una: “Solista de Primer Nivel de Música de Cámara”. ¿Cuántos años de carrera artística y experiencias para llegar a tantos honores?

MR: Reflexionando sobre esto te explico que en realidad El Piano y los Pianistas somos de los instrumentistas que tenemos una mayor versatilidad implícita en el propio instrumento y su aplicación, pero no es menos cierto que no a todos los pianistas les interesa desarrollarlas, a mi Si! Disfruto tanto tocando con un cuarteto de cuerdas, como con una flauta, como siendo parte de una orquesta de cámara, o Sinfónica, como tocando como solista, y el hecho de poder lograr todas esas categorías, con los exámenes correspondientes que se necesitan para tenerlas, es algo que me llena de orgullo.

Yo realmente siendo músico, me da igual, participo con todo el que me llama, sea para tocar en el fondo de la orquesta como tocar de solista, con cualquiera de las Sinfónicas del país. Por eso siempre digo a mis alumnos del ISA, no se limiten al piano solista, exploren todas las riquezas que este instrumento puede aportar cuando se puede unir a otro instrumento o a la voz humana.

Yo he trabajado con  muchos cantantes prestigiosos de este país como Ramón Calzadilla y Alina Sánchez, así mismo con el Coro Exaudi, la orquesta de Cámara del ISA con Guenadi Dimitriak, por tres años, la Brindis de Salas, Música Eterna,  con Zenaida Romeu, como pianista integrante de la Sinfónica Nacional bajo la batuta de Leo Brouwer, Enrique Pérez Mesa, Iván del Prado y muchos directores extranjeros, y en la música de Cámara con todos los extraordinarios artistas que me han llamado para conciertos específicos, como el Mttro Evelio Tieles, Niurka Gonzáles, Carelys Carreras y de otros países como Erick Grossman, Gregory Walker e Irene Mitri, violinistas de EU, Richard Viellie, Cyrille Mercadier, clarinetistas franceses y Mauirizio D’Alessandro, clarinetista italiano.

Mi experiencia como pianista que ha explorado todas las posibilidades de incluir el PIANO en todo tipo de música, me ha brindado una experiencia que me permite un trabajo rápido de adaptación a cualquier proyecto musical, como fue en el 2001 en mi participación en el Festival Internacional de música por Computadoras donde interpreté un trío para piano, cello y el violín ,era la computadora empleada por el propio compositor en vivo y en el mismo escenario, esto fue una experiencia extraordinaria que me dio la idea posterior de experimentar un poco en este mundo electrónico, que también es muy interesante

HT: Una concertista de su trayectoria, proveniente de una época que ha dado grandes intérpretes en la música cubana, ha percibido alguna transición interesante, ya sea negativa o positiva, en el desarrollo de la música de concierto, teniendo en cuenta la generación de estos tiempos.

MR: Bueno yo pienso que todas la épocas han tenido grandes intérpretes, unos más preparados, otros no tanto desde el punto de vista de Cultura General, como yo pienso que sucede un poco en estos momentos donde el Virtuosismo de algunos jóvenes les resulta, aparentemente suficiente, pero que a la larga después del primer impacto del fuego del mismo, se hace necesario la profundidad cultural musical y general, que es como un déficit de las escuelas en este momento, pero sobretodo en los 10 años anteriores, después de un éxodo bastante multitudinario de todos los profesores e intérpretes importantes.

En este momento y por suerte en el Piano hay muchos jóvenes que estudian con seriedad, y que tratan de hacer una carrera con profundidad y sabiduría, pero de todas formas, la Educación Cultural General, dista mucho de ser la mejor y por supuesto influye muy directamente en el resultado Intelectual de los artistas del momento. De todas formas el nivel musical de Cuba si lo comparas con el de Latinoamérica, sigue siendo de los más elevados!

HT: Nos gustaría saber de compositores nacionales y extranjeros, como ejecutante del piano, ¿cuáles llevaría eternamente consigo?

MR: El eterno Mozart y el eterno Harold Gramatges.

HT: ¿Qué diferencia ha podido establecer entre la intérprete y la pedagoga?

MR: Vuelvo a pensar en que dentro de las cualidades de los músicos en general es importante la capacidad de poder trasmitir a otros lo que uno sabe o la experiencia que ha tenido en el mundo del Arte. Pero diferencia como tal no existe, en mi opinión Interpretar y Enseñar aportan la misma riqueza si la persona es abierta al mundo de la sensibilidad artística, quizás como siempre he enseñado en el Nivel Superior, donde los alumnos ya tienen resultados de tipo profesional, he podido además de trasmitir, intercambiar con ellos conocimientos y en algunos casos compartir opiniones, claro he tenido en mi asignatura, que es una asignatura SOLO para pianistas, alumnos muy brillantes como Marcos Madrigal y Harold López Nussa con los que he podido tener esa comunicación recíproca donde la influencia se hace de uno a otro. De todas formas si el Maestro es bueno y el alumno también la retroalimentación se produce, y tanto uno como otro se enriquecen con la experiencia mutua.

HT: Entre los tantos méritos que le han sido otorgados, nos llama la atención que sobresalen reconocimientos vinculados a la pedagogía justamente.

Marita Rodríguez

MR: Tener la posibilidad de lograr un público seguidor, un concierto lleno en la Basílica o en el Teatro Amadeo es suficiente reconocimiento para mi. Tener la suerte de que compositores importantes de nuestra cultura como Harold Gramatges, Jorge Lopez Marin, Javier Zalba o José Maria Vitier, entre otros, me llamen para interpretar sus obras es también un alto elogio para mí.

Pero que sea el resultado del trabajo con  mis alumnos quienes me hayan permitido obtener esos reconocimientos implica algo muy importante pero a la vez interesante, el hecho de saber transmitir con éxito lo que soy capaz de hacer por mi misma es una satisfacción de otro tipo, es como saber que el reconocimiento es logrado por la sabiduría que podemos seguir transmitiendo a los próximos músicos!

HT: ¿Qué ha significado en su carrera musical el Dúo “D´accord”?

MR: Esta es una pregunta que no voy a poder contestar totalmente pues la respuesta sería interminable. El Dúo D’accord es mi madurez profesional, la comunicación ideal con el Maestro Monterrey, tanto como profesional, como persona, es una “química” espiritual en los sonidos, que es muy difícil de lograr, pero que cuando se tiene hace que la música fluya sin tropiezos y se convierta en lo que todos anhelamos tener: “el placer de interpretarla”.

El reto de haber creado junto a Monterrey esta agrupación en este momento de nuestras vidas profesionales exige de nosotros una absoluta dedicación y un sentido de responsabilidad con el Arte muy elevado, y más cuando tenemos la satisfacción de ver como el público valora nuestro repertorio. Ambos sabemos qué queremos y hacia donde vamos desde el punto de vista musical. Tener entonces, después de más de 25 años de experiencia la posibilidad de crear y dirigir este dúo, me da no solo el PLACER si no también el COMPROMISO para seguir con el sueño de lograr instantes invaluables e irrepetibles de emociones que se siente después de un concierto con el que comulgas espiritualmente al 100%.

HT: Con la referida formación musical, ha logrado una interesante y amplia discografía, pero cuáles considera han sido las producciones mas determinantes para el trabajo del Dúo?

MR: Sin lugar a dudas el CD ‘Tarde en la Habana”, pero desde el punto de vista más personal, también el Cd- Dvd “Mozart en La Habana” y el Cd  “En el Huerto del Cantar”.

HT: Entonces, la vida de Marita Rodríguez se puede resumir en esta palabra, “Música”.

MR: Si quieres que sea ciento por ciento sincera con esta entrevista le confieso, que por supuesto la música es como ser yo misma, pero para Marita Rodríguez, los mejores Conciertos que la vida le ha permitido ofrecer son sus dos hijos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *