La Cruz Roja y los huracanes Eta y Iota en Nicaragua

“Es importante que la gente acceda a evacuación”, para evitar muertes

Muchos permanecen en albergues porque no tienen a dónde ir; otros gastaron lo que tenían luego de Eta, y ahora tras Iota no tienen cómo reconstruir. // Foto: EFE

Institución evacuó a casi 64 000 personas; dará atención sicosocial, y ayudará a rehabilitar las fuentes de agua potable

Por Iván Olivares (Confidencial)

HAVANA TIMES – La decisión de los ciudadanos que habitan en zonas de peligro, de acatar las orientaciones para su evacuación emanadas de la Cruz Roja Nicaragüense y de algunas autoridades locales, fue determinante para no tener que lamentar un mayor número de muertes, afirma el director de esa entidad, Auner García, entrevistado en el programa Esta Noche, que se transmite en línea.

La llegada al territorio nacional del huracán Iota, catalogado en ese momento como categoría 5, puso en gran riesgo a la población de toda la franja norte del país, que no solo sufre de pobres condiciones económicas, sino que venía de capear los embates de la naturaleza, apenas dos semanas antes, personificados en el huracán Eta.

Evacuaciones masivas evitaron más muertes

El conteo oficial indica que han fallecido 21 ciudadanos por causas relacionadas con el huracán Iota, lo que incluye, en la narración hecha por García, a un padre y su hijo que murieron al regresar a su propiedad para confirmar que sus posesiones estaban a salvo, así como los que perecieron en el deslave ocurrido en el Macizo de Peñas Blancas (Matagalpa), que declinaron el traslado a un sitio más seguro.

“Uno de los grandes puntos con el que Cruz Roja valora el proceso de evacuación, es que la gente acató las orientaciones de las autoridades municipales. Eso fue muy importante, y sigue siendo importante que la gente acate las orientaciones y acceda a la evacuación. Es por eso que hasta este momento, no estamos lamentando pérdidas humanas en el Caribe Norte”, aseguró.

Si bien se reportan muertes en Jinotega, Matagalpa, Wiwilí y Bonanza, pero en Bilwi, “donde entró el huracán e impactó fuertemente, no tenemos pérdidas humanas hasta el momento. Esto es un buen indicador que la gente acató las alertas de las autoridades locales, para hacer el proceso de evacuación, articulado con las instituciones de respuesta, en este caso Cruz Roja Nicaragüense”, detalló.

García relató que la institución participó en las evacuaciones que se hicieron desde las primeras horas del día domingo 15 de noviembre, previo a la entrada del huracán Iota, con el refuerzo de un equipo enviado desde Managua para ayudar a su filial de Bilwi, en coordinación con los Comités Municipales de Prevención de Desastres (Comupred), y el Sistema Nacional de Prevención de Desastres (Sinapred), en varias localidades de Bilwi, especialmente Waspam y Prinzapolka.

“Hasta el día de hoy [miércoles 17] hemos participado en más de 63 914 evacuaciones, articulados con las organizaciones que están en la localidad, y hasta la noche del martes, teníamos activados 683 albergues”, especificó.

Solidaridad activa

En los días posteriores al paso del huracán Eta, el Gobierno decidió impedir los esfuerzos de solidaridad del pueblo nicaragüense para ayudar a los afectados, pero el director de Cruz Roja dijo que ellos mantienen habilitado su Centro Nacional de Acopio, donde reciben donaciones del sector privado, instituciones de Gobierno, oenegés, y las agencias que trabajan con ellos, que los buscaron “para articular esfuerzos y poder llevar alivio y apoyo a la gente de esas localidades”.

“Como Cruz Roja Nicaragüense, hasta el momento nosotros hemos estamos operando en el territorio; hemos trabajado en coordinación con las autoridades municipales, con el Gobierno regional, con el Gobierno central también, que es la instancia a la que le compete, según la Ley 337, el Sinapred, del cual nosotros somos parte también”, detalló.

García reveló que desde antes de la llegada de Iota a Bilwi, enviaron una caravana humanitaria que se posicionó en esa ciudad que es sede del Gobierno Regional del Caribe Norte, marcando de esa manera cuáles habrían de ser las líneas de intervención en las que atenderían a las familias afectadas: agua, alimentos, frazadas, apoyo sicosocial, etc.

Al respecto, recordó que “después de un desastre de esta magnitud, las personas quedan afectadas emocionalmente, de manera que la Cruz Roja ha articulado esfuerzos para poder llevar sicólogos profesionales, una red de apoyo sicosocial integrada por personal especializado para atender a las familias en esa zona”.

Junto con el bienestar emocional, también llevarán agua y saneamiento, ante la contaminación de pozos y otras fuentes de agua en la zona, labor que estará a cargo de “personal capacitado y equipos para habilitar rápidamente la purificación del agua y abastecer a las familias, tal como lo hicimos quince días atrás, después de la llegada de Eta al sector de Prinzapolka”, detalló.

Vigilando las zonas de riesgo

Si bien ha disminuido la intensidad y persistencia de las lluvias, las precipitaciones acumuladas y las zonas inundadas muestran que los organismos de socorro no pueden bajar la guardia. García dijo que han identificado puntos críticos, y comunidades vulnerables en varios lugares del país, como resultado de la seguidilla de huracanes que devastó la zona en tan poco tiempo.

Los expertos de la institución están haciendo un análisis operacional de los puntos críticos, entre los cuales señaló el departamento de Rivas, donde “estamos muy pendientes de la situación que se vive en sitios como Tola y Ochomogo, que se desbordó y afectó a las comunidades cercanas”.

El director de Cruz Roja dijo que también vigilan de cerca lo que ocurre en algunas localidades del Caribe Norte como Haulover, y más de 116 comunidades de Waspam, donde “Eta ya había causado estragos fuertísimos, y Iota las volvió a golpear”, por lo que están listos para “intervenir oportunamente”.

De forma similar, se reportan afectaciones en Wiwilí arriba y en Murra, (Wiwilí), según la información recogida por medio de su red de filiales, mientras que en Managua, donde llovió todo el día, prepararon una brigada para atender algunos barrios de la capital, que están identificados como zonas rojas.

Lea más noticias desde Nicaragua aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *