Tomando gasolina en Venezuela

Caridad

HAVANA TIMES — Desde que llegué a Caracas no salgo de un estado gripal para entrar a otro. La vez anterior que estuve aquí, por espacio de un año, casi todas mis salidas al exterior eran por cuestiones de trabajo, en un auto cuyo chofer mantenía los vidrios altos, ya fuera por los asaltos, ya fuera por la contaminación en la calle.

Ahora vivo junto a una avenida, salgo casi todos los días, caminando, en guagua o en el metro. Mi contacto con la “realidad” es casi total. Y creo que la gripe está incluida en el paquete de esa realidad.

Quizá esto tenga algo que ver con que Venezuela sea el país de la región que mas dióxido de carbono genera por habitantes, es decir, cada venezolano produce al año 6 toneladas de CO2.

Aproximadamente dos por encima de los famosos mexicanos. Y alrededor de 4 más que sus vecinos, los colombianos, cuya extensión territorial es más amplia.

Cuando salgo a la calle prefiero cargar con un pomo de agua, de lo contrario tendría de gastar más de 5 bolívares* (en dependencia del sitio donde me encuentre) para poder beber un vaso de agua. Sin embargo, con menos de 5 bolívares el padre de mi pareja (que es taxista) llena el tanque de gasolina de su auto y hasta deja propina al expendedor.

O sea, es más barato contribuir a la contaminación del medio ambiente que suplir la necesidad más inmediata, que es hidratar el cuerpo.

Este asunto no es nada “nuevo,” es decir, viene de muchos años atrás; pero las medidas tomadas en esta década podrían catalogarse de escasas o insuficientes.

Como, por ejemplo, los “apagones” programados (excepto en Caracas), y la supresión del servicio hidráulico, 24 horas, un día a la semana (en dependencia del estado, cada uno tiene sus regulaciones).

Creo que los venezolanos resisten cualquier aumento de precios, excepto el de la gasolina y sus derivados. Quizá no tienen la suficiente conciencia al respecto, y los sucesivos gobiernos han sacado provecho de esta ausencia de conciencia ambiental.

Más bien hasta podría decir que esta ausencia ha sido incentivada por los gobernantes, pues de este modo continúa la extracción de petróleo, carbón y otros minerales de forma indiscriminada.

Me recuerda un poco esa relación de padres e hijos pequeños, en la que los hijos arman “perreta” cuando no se les da lo que quieren, y los padres, con tal de que se estén quietos y les permitan tener tiempo para sus asuntos privados, les proveen de lo que “desean” sin tener en cuenta el daño que le hacen a la criatura, a sí mismos y, por supuesto, al entorno.

Es como si nadie pensara en los que vienen detrás, mientras el Estado no suba los precios de la gasolina Casi Todo anda bien, incluso la extracción desmedida con el consecuente debilitamiento del medio ambiente, sobre todo en las zonas cercanas a los puntos de extracción.

Venezuela no fabrica autos – aunque ya existen algunos convenios internacionales y se experimenta en par de fabricas –, comprar un automóvil nuevo resulta de las acciones más caras, mantenerlo es peor – casi todos los cambios de piezas dependen de envíos desde el exterior-; sin embargo, las calles están llenas de toda clase de automóviles, desde los que, aparentemente, apenas emiten dióxido de carbono, hasta los que lo expulsan de un modo casi asesino.

Creo que así llaman al Dióxido de Carbono, el asesino silencioso.

Obviamente él no es culpable, por sí solo, de esta gripe que no quiere abandonarme.

Y, obviamente, mi gripe es solo un efecto menor en toda esta historia.
—–

(*) 5 bolívares es igual, aproximadamente, a 1 dólar según el cambio oficial.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

Caridad

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.


3 thoughts on “Tomando gasolina en Venezuela

  • el 12 junio, 2012 a las 11:35 pm
    Permalink

    Ah, Cary, parecen fotos de Pekín en días “claros”, jaja…así que cuando hagas el reportaje acá, te acordarás de Caracas…

  • el 12 junio, 2012 a las 8:56 am
    Permalink

    supongo que “región” se refiera a América latina, al menos es lo que entiendo

  • el 9 junio, 2012 a las 11:35 pm
    Permalink

    “Quizá esto tenga algo que ver con que Venezuela sea el país de la región que mas dióxido de carbono genera por habitantes”

    Si? no son los chinos? ah, es cierto que ya se pusieron prestos a las medidas ecoambientales porque eso tambien les podria generar duros, eso dicen quienes saben, yo mantengo mis reservas mientras tanto, la carne de chancho siempre me ha venido sospechosa…

    y na, todo eso que generan los chinos es producto made in chavezlandia… por cuanto? no lo se, esta en pleno proceso de rejuvenecimiento, remozamiento estilo su abuelo barbas y va a estar reluciente pa las elecciones, es la estrategia del “no andaba muerto andaba en el ciren”, la vaina es que este les pone a 20 el litro cuando el precio en el mercado es 50, si, asi va la cosa, es como estilan los imbeciles, los que regalan lo ajeno, los que despilfarran lo que nunca les costo. pal cara con esta inmundicia!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *