Maduro y el cuento de la criada

Por Caridad

El cuento de la Criada

HAVANA TIMES – Maduro quiere escribir la próxima temporada de El Cuento de la Criada (The handmaid’s tale), la más popular de las series de Hulu, basado en la novela homónima de la escritora canadiense Margaret Atwood.

Para quienes no la han visto, esta es la sinopsis: Después de una guerra civil en Estados Unidos, se implanta la República de Gilead, un sistema totalitario y fundamentalista que sigue, al pie de la letra, los versículos bíblicos. A causa de la disminución drástica de la natalidad, las mujeres fértiles son consideradas como criadas y se les envía a las casas de los comandantes, (altos cargos del gobierno), donde son sometidas a violaciones rituales para que queden embarazadas, ya que su único objetivo como mujer es el de engendrar hijos.

Maduro quiere emular con Bolsonaro, Trump, Piñera. Compiten entre ellos por escribir la última temporada de El cuento de la Criada.

¿Cómo es eso? Maduro es un presidente obrero, de izquierda; Bolsonaro, Trump y Piñera representan a la derecha más rancia. ¿Cómo el elegido de Chávez, el humilde chofer de autobuses que vela por los intereses de la clase obrera, va a competir con esa tríada nefasta?

Venezuela continúa cayéndose a pedazos.

Los colegios apenas han abierto este mes de diciembre. Entre los paros de los maestros, las fiestas pre-navideñas y las navideñas; los niños que asisten a escuelas públicas cada vez aprenden menos.

No hay abastecimiento de gasolina suficiente para movernos.

Ya sabemos que el sistema de salud es un desmadre.

Los uniformados son la mayor mafia del país.

Pero Maduro, que comienza a vislumbrar que el melodrama de Chávez no le alcanza para conmover a sus escasos seguidores, ha decidido empoderar a las iglesias evangélicas.

Los niños apenas reciben clases, pero Venezuela tendrá una Universidad Teológica Evangélica. En Venezuela la mayoría de estas iglesias son de corte fundamentalista y conservador: pentecostales (neo pentecostales y autónomas). No hablan de Teología de la Liberación, sino de Teología de la Prosperidad y la doctrina de la guerra espiritual. Apoyan abiertamente al régimen sionista de Israel.

Maduro dispone del dinero de todos los venezolanos para restaurar iglesias evangélicas, mientras los centros hospitalarios quedan en el olvido. El presidente obrero, que paga menos de un dólar diario a los trabajadores, acaba de instaurar un día de enero en honor a los pastores evangélicos. Pero no es cualquier día de enero, el día del Pastor Evangélico será el 15 de enero, fecha que históricamente celebra el día del Maestro en Venezuela, ¿coincidencias al azar?

A petición de líderes evangélicos, analiza la “buena idea” de crear también un Día de la Biblia, para que “cada 26 de septiembre de cada año se lea la Biblia en todas las universidades, liceos, escuelas, instituciones privadas y públicas e incluso plazas del país.”

El insigne heredero de Chávez también planea apoyar la producción agrícola en 70.000 hectáreas pertenecientes al Movimiento Cristiano Evangélico. Maduro no ha movido un dedo para incentivar la producción agrícola nacional, pero apuesto a que tiene fe en que la tierra labrada por evangélicos es más bendecida por dios, y por tanto es mejor negocio apoyar solo a este grupo y no al resto de los campesinos a los que, incluso, han llegado a tildar – desde el gobierno – de “mafias”, cuando estos han intentado reclamar sus derechos.

Para los maduristas más recalcitrantes o ingenuos, esta alianza es una estrategia política muy acertada. No deja de ser una estrategia política de Maduro (y de los grupos evangélicos). Maduro apuesta a la capacidad organizativa de los distintos grupos evangélicos. Apuesta también al diezmo. Apuesta al poder de los pastores para manejar las emociones de sus futuros votantes. Se identifica con el conservadurismo y la intolerancia del fundamentalismo evangélico y se aprovecha de él para quitarse de encima cualquier tipo de presión que pudieran ejercer (si no estuvieran comprados por él) los grupos feministas y LGBTI de Venezuela.

Millones de venezolanos con una buena educación han migrado fuera del país. Se cierran o intervienen universidades laicas y hasta instrumentos musicales se les facilitará a las iglesias evangélicas. ¿Esta es la base humana para los próximos años?

Gente adolorida, atemorizada de un Poder Supremo que nunca se sabrá claramente si es celestial o de Miraflores, cubiertos por el manto de la ignorancia y llenos de intolerancia a todo el que sea diferente.

Bienvenidos a la cuarta temporada del Cuento de la Criada.

Lloren Bolsonaro, Trump y Piñera.

Maduro acaba de ganarse el puesto de guionista principal.

Caridad

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *