Elecciones Distintas

Caridad

Si, es algo que me ha hecho abrir los ojos con asombro, como quien ve una ballena por primera vez, porque creo que lloraré el día que logre ver una ballena; pero la bulla de una campaña electoral es como para llorar por no poder dormir en paz.

Acostumbrada estoy a enterarme de los candidatos a la Asamblea (en Cuba) por un pequeño papelito con letras apenas legibles a causa de la mala calidad de la tinta o impresora, (ni hablar de la foto del candidato, un pequeño manchón que puede ser peor si, como buena parte de los cubanos, tiene la piel oscura).

Normalmente el papelito lo encuentro a la entrada del mercado o la panadería, a veces en algún sitio extra (si hay algún Joven Club o Cine en la zona). Y en la TV se hace una promoción general. No más.

Aquí en Venezuela he visto derroche de colores y música desde que dieron la arrancada a esta pequeña e intensa carrera del partido gubernamental y todos los demás que se le oponen.

Desde ese día a las 12 de la noche comenzaron las reuniones en las plazas de cada ciudad o distrito, la música alentando a la victoria de cada partido, los fuegos artificiales, caravanas, marchas,  y carteles en cada sitio disponible en todo el país.

Así me despierto temprano en la mañana con una algarabía muy cerca de mi ventana, con el sueño aun anclado a mis ojos me pongo en pie, sobresaltada, preguntándome qué habrá sucedido.

No es nada, solo un camión con grandes altavoces arengando para la presencia ciudadana el  26 de septiembre. Puedo estar sentada en un parque y de repente comienza el atronador sonido de media docena de tambores, ¿se cae un avión?…no, solo es alguna protesta porque este es el mejor momento para exigir mejoras de cualquier tipo.

Bueno, que al bullicio habitual de esta ciudad, se agrega en esta etapa el de todos los que, entusiastamente, quieren recordar a los demás que se debe acudir a las mesas electorales el próximo domingo.

En estos días anduve fuera de la ciudad, también allá se siente la furia de carteles proponiendo la elección de una determinada persona, en algunos sitios pude contar más de 50 en un par de cuadras.

Me pregunto cuánto dinero gastarán ambas partes en todo este proceso, no debe ser poco. Me pregunto si no sería mejor aprovecharlo en entregarlo a causas más prácticas. Pero yo no soy política, y tampoco me interesa el periodismo; así que no creo que deba meterme en lo que cada cual hace para lograr sus propósitos. Lo único que quisiera es que me dejen dormir en paz.

[El domingo 26 de septiembre las y los venezolanos votarán a nivel nacional para diputados al parlamento.  En las ultimas elecciones legislativas hace cinco años los partidos de la oposición retiraron de la contienda y el gobierno encabezada por Hugo Chavez ganó todos los escaños.]


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *