De carnavales y muertos

Caridad

rueda-la-luzHAVANA TIMES — El cierre del día, en cuanto a noticias en Venezuela, fue un nuevo aviso del Presidente.

El presidente anuncia que anunciará, en horas de la noche, sobre un nuevo intento de golpe de estado. En sus dos años de gobierno, Nicolás Maduro ha denunciado más intentos de atentados de los que, se dice, escapó Fidel Castro.

Llegado el momento de dar los detalles del supuesto atentado, el presidente nos envuelve en una maraña de historias sobre un joven militar, o un militar de alto rango, al que pagaron en “dólares” (remarca para que quede bien claro que es la moneda del enemigo). Un medio de alcance nacional (como si ya el gobierno no hubiese comprado la mayoría de los medios de comunicación más importantes), y un avión Tucano (casi con nombre de pájaro) que llegaría hasta el Palacio Miraflores a acabar con su vida, pero OJO, caballeros, este avión vendría con las insignias de su país de origen.

Con esa forma de hablar medio cantiflesca es difícil seguirle el ritmo. Como si lo hiciera a propósito para que uno mismo termine de hilvanar la historia que él no quiere contar.

Por supuesto, como el resto de las ocasiones, sin nombres, fotos, solo acusaciones al Imperio y a la Oposición, contra la que se tomarán serias medidas. Y más avisos, próximos capítulos de la telenovela, para otro día quedan la explicación total del asunto por parte de otro miembro del gobierno. Como si se tratara de un genio de la física, que da a conocer su vital descubrimiento, pero extenuado por tanta investigación delega en un secretario la real explicación del hecho.

Con esa forma de hablar medio cantiflesca es difícil seguirle el ritmo. Como si lo hiciera a propósito para que uno mismo termine de hilvanar la historia que él no quiere contar.

Sí, viejo; dan deseos de contestarle, el maldito imperio ahora ataca con Un “Tucancito”. Pero ¿qué hay detrás de esta nueva payasada? (Vida, Dioses, Planeta Tierra y el resto de las constelaciones y espíritus que nos rodean, disculpen el lenguaje que permito que se apodere de mí cada vez que escucho a Nicolasito).

Primero: luego de asegurar que no habría devaluación, el recién creado Sistema Marginal de Divisas SIMADI (versión estatal-legalizada del dólar negro o paralelo) abrió con el bolívar a 170 por dólar.

El precio del azúcar subió más del 60%. Y es de esperar que, poco a poco, sin mucho aspaviento como está siendo habitual, aumente también el resto de los productos básicos.

El ministro del Transporte anunció hoy nuevos precios justos para las rutas urbanas y suburbanas. Un aumento del 40%. Ya a finales del año pasado el transporte estatal (metro y metrobus) se elevó de 1.50 bolívares a 4 y 6 respectivamente.

Y todavía no han aumentado el precio de la gasolina. ¿Cuál será el precio justo para tomar un transporte en ese entonces?

Las colas, por supuesto, gozando de buena salud.

Hace menos de 15 días una resolución gubernamental autorizó el uso de armas de fuego – como última instancia – contra manifestaciones.

El día que aquí celebran a la juventud, luego de una marcha liderada por la oposición, un grupo de jóvenes tomó las calles en el centro de Caracas. Varios oficiales del SEBIN dispararon hacia ellos, asesinando a Bassil da Costa.

Por supuesto, hoy se cumple 1 año de este asesinato y aunque los 7 u 8 implicados están identificados gracias a fotos y videos, solo uno de ellos guarda prisión mientras espera juicio, el resto goza de buena salud y hasta de alguna condecoración. Esto lo averigüé pesquisando en internet, pues no es en la prensa oficial donde mantienen a los venezolanos informados sobre la consecución de la justicia en el país.

Hace menos de 15 días una resolución gubernamental autorizó el uso de armas de fuego – como última instancia – contra manifestaciones.

Quizá se me escape alguna que otra razón (que obviamente son muchas) para que el presidente vuelva a sacar la historia del golpe, atentado o intento de magnicidio. Detrás de esto pudiera estar también un buen pretexto para sacar a la Guardia Nacional de modo permanente a la calle. Con todo lo que ello implique.

Quizá no, quizá soy paranoica, desconfiada, estoy harta de que el gobierno anuncie que no hará algo que, siempre, termina haciendo – o a la inversa -. Tal vez esta vez Nicolás tenga razón y hasta exista algún tucán asesino rondando el Palacio Miraflores. Pero, como Pedro, de tanto anunciar al lobo…

Caridad

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.


26 thoughts on “De carnavales y muertos

  • el 22 febrero, 2015 a las 5:47 pm
    Permalink

    Su juicio es público y oral.
    En el vídeo queda evidenciado ambas cosas.
    ¿Tu confundes público con televisado?
    ¿O propones que le hagan el juicio en el poliedro?

  • el 21 febrero, 2015 a las 12:03 pm
    Permalink

    “En todo caso los juicios en Venezuela son por lo general públicos y orales”.

    Sí, como no: Ve y dile eso a Leopoldo López, anda. El video que filtraron da una muy buena idea de la clase de porquería que es el sistema penal venezolano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *