Hostales espirituanos para el turismo nacional cubano

Yenisel Rodríguez Pérez

Uno de los muchos proyectos de reconstrucción en La Habana Vieja.

En la provincia central de Sancti Spíritus, como en todo el país, han proliferado los hospedajes particulares para turistas nacionales y extranjeros.

En el centro histórico de la capital provincial espirituana existen como promedio una casa de huéspedes cada 100 metros. Sobre todo se han incrementado los hospedajes destinados al turismo nacional, un sector de consumo que paga el servicio con la más devaluada de las dos monedas existentes en Cuba: la tristemente conocida con las siglas CUP.

El precio del hospedaje para cubanos aún sigue siendo elevado para el trabajador medio, unos 120 CUP la noche. Téngase en cuenta que el salario medio en Cuba es de 250 CUP, por tanto la opción no deja de ser un privilegio. Algunos piensan que deberían bajar los precios con el incremento de la competencia.

Existe una oferta más accesible al trabajador medio, es el conocido alquiler por horas que a pesar de haber habitado por muchos años en la ilegalidad, nunca dejo de practicarse en Cuba. Tales razones han hecho que dicha modalidad haya mantenido rentable el negocio del hospedaje.

La legalización del negocio ha influido más que nada en la calidad de los servicios, mejorándolos sustanciosamente. Los principales consumidores del alquiler por horas son aquellas parejas que no pueden o no desean intimar en contextos domésticos.

En Sancti Spíritus al negocio del hospedaje se le llama “Hostal” cuando incluye ambos servicios, tanto el alquiler por horas como el alquiler de toda una noche o de toda una mañana. Cuando sólo se oferta alquiler por horas se le llama “Paladar”.

Los clientes que han disfrutado del servicio en S.Spíritus hablan muy bien de la calidad de los mismos, apoyando una vez más la tesis que afirma que el mercado de los servicios debe ser gestionado por la pequeña propiedad urbana, tanto cooperativizada como privada y no por instituciones estatales fuertemente centralizadas.

Un ejemplo de la efectividad de los servicios gestionados por pequeños propietarios es el resurgimiento del agasajo al cliente, casi desaparecido de la cultura de los servicios en nuestro país a todas las escalas.

Los clientes entrevistados hablan de trato personalizado, de ambiente familiar, de comunicación directa y clara, de solidaridad y camaradería a la hora de caracterizar la calidad del servicio prestado en los Hostales y las Paladares espirituanas. Estas son algunas de las señas identitarias que también van caracterizando al negocio del hospedaje a corto plazo en Cuba, cuestionando ese pesimismo o fatalismo antieconómico que por mucho tiempo “etiqueteo” a la pequeña propiedad urbana como germen del capitalismo salvaje.

La pequeña propiedad urbana no es necesariamente un asunto capitalista. Su proyección actual y futura depende de muchas cosas, pero fundamentalmente responde a los modos en que el Estado conduce su institucionalización socioeconómica.

Los protagonistas del pequeño negocio van reconfigurando senderos diversos y simultáneos por donde logre transitar la cultura comercial cubana; unos más socializadores, otros más individualistas. El futuro depende de dónde pongamos el acento: en la competencia y la acumulación privada o en la colaboración y la socialización equitativa de las ganancias.

En el Hostal “El Parque”, ubicado a pocos metros del cine Conrado Benítez del centro histórico de la ciudad de Sancti Spíritus, podemos disfrutar de un buen servicio. Oracelio Y Mercedes con afabilidad y buen trato se adueñaran de su corazón más que de su dinero.

Yenisel Rodriguez

Yenisel Rodriguez Perez: He vivido siempre en Cuba, con la excepción de varios meses del 2013 cuando estuve con mi padre en Miami. A pesar de las noventa millas que separan a una ciudad de otra, en ambos sitios encuentro motivos profundos para asumir una militancia política y popular. Mi encuentro con la Antropología Sociocultural hace 8 años atrás, me ha alistado en el compromiso de amor a la diversidad cultural.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *