Mostrar la realidad, sea cual fuere

Verónica Fernandez

Una calle de La Habana.

Desde hace días, me he mantenido al tanto de un grupo de acontecimientos.  Unos, salen a la luz pública, otros, nunca.  Los que llevamos más de cuarenta años en este proceso revolucionario, somos testigo de infinitos sucesos que se han desencadenado durante este largo periodo en Cuba.

Sabemos que existen grupúsculos internos realizando acciones contrarrevolucionarias en la isla y más, en momentos como este de reducciones de plantilla y reestructuración de la fuerza laboral del país.  Es obvio que hay quien aproveche la mínima coyuntura de desaliento y malestar de la población cubana.

Lo que no es lógico, es que estén sucediendo diferentes acontecimientos en la sociedad y no se informen a través de la vía mediática.

Hace unos quince días, pude presenciar el fuego que se originó en las calderas del hospital Hermanos Amejeiras (ubicado en el municipio Centro Habana) y que por suerte del destino, no provocó grandes pérdidas materiales ni vidas humanas.

Pasaba por allí, justamente, en el momento en que vi a personas corriendo y con gran alboroto salir del edificio y de los alrededores; miré hacía un lado y me percaté de una gran columna de humo que salía de la zona.  Por suerte, inmediatamente pude ver varios carros de bomberos que hacían su aparición y controlaban la situación.

En la noche, ya se estaba informando en el Noticiero de las 8 PM de la televisión cubana.  Me llamó la atención y a su vez, me alegré de la inmediatez de la noticia y la información al pueblo.

Sin embargo, fui testigo presencial de otro hecho acaecido hace poco, del que aun estoy en espera de su salida a la luz pública.

Desgraciadamente no andaba con mi cámara fotográfica encima -porque no tengo pilas y las que he comprado están vencidas-, pero al parecer, la vida o quizás, el destino, han hecho posible mi estancia en estos lugares en los últimos tiempos.

Lo sucedido en el hospital militar Dr.  Luis Díaz Soto (al este de la capital cubana), todavía no se ha divulgado.  Miles de vecinos acudieron al percatarse del enorme incendio en los almacenes de esta instalación; almacenes de medicamentos, ropa y talleres del mismo.

Por suerte para los enfermos y el personal de la salud, no fue en el edificio principal, pero es un hecho altamente lamentable que sucediera esto, pues fueron perdidas de innumerable valor que costarían al estado cubano una gran suma de dinero el recuperarlas y al final, los mas perjudicados en todo esto, será la población que se atiende en este lugar, como es mi caso.

Independientemente que se este llevando a cabo una gran investigación de los acontecimientos por la autoridades pertinentes, el pueblo cubano tiene todo el derecho de estar informado.

Es precisamente lo que hay que hacer y lo que nos hace mucha falta, tener la verdad en la mano para que no nos puedan hacer otra historia, para de esta forma no se tergiverse la realidad del asunto, como ha pasado y continua pasando.

Cuando no damos nuestras propias noticias, estamos expuestos a la manipulación interna y externa y es entonces cuando nuestros medios de prensa no son creíbles: al contrario, somos el hazme reír de todos.

Y me pregunto: ¿es esto justo?  ¿Por qué ser el hazme reír si tenemos excelentes periodistas y personal muy profesional en nuestros medios de prensa para informar al pueblo?  ¿Por qué se limitan a nuestros periodistas en dar o no la noticia?  Llámese o no, libertad de prensa, pienso que mas allá de ello, esta la labor de mantener informada a la población.

¿Por que entonces se ha luchado tanto para tener a un pueblo culto y le ocultamos las verdades?  Pienso que mientras más transparencia tengamos y mas información brindemos, nos ayudaremos nosotros mismos a ser más creíbles y menos vulnerables.

Mostrar la realidad, sea cual fuere, es lo que vale: negarla, es echar atrás nuestra propia historia.  Me viene a la mente la frase martiana de: nuestro vino es amargo, pero es nuestro vino.”

Veronica Fernadez

Veronica Fernandez: Naci en el pueblo de Regla, al otro lado de la bahia de la Habana. Muchos reglanos, huyendo de la contaminación de la refinería de petróleo, tradicionalmente han ido a vivir en Cojimar. Asi hizo mi familia cuando apenas cumplí cuatro años. Desde niña he sentido atracción por las artes y las letras. La poesía y el ensayo son mis predilectos. Tuve la dicha de estudiar Filología en la Universidad de la Habana con profesores de tallo mayor. Como Capricornio, me encanta la organización, la madurez de las personas, lo romántico de la vida y el desinterés, medula espinal de estos tiempos. Disfruto la comida criollo (arroz blanco, frijoles negros, pork y yuca con mojo) y la italiana, el chocolate y tomar un mojito en el casco histórico de mi ciudad.


One thought on “Mostrar la realidad, sea cual fuere

  • el 2 febrero, 2011 a las 4:31 am
    Permalink

    Hola Veronica,
    Disfruto mucho tus blogs, porque inyectan una dosis de realidad en la situacion compleja que vive el pais.

    Ahora me llamo la atencion esa frase de ‘grupusculos internos’, etc. ….. tal vez sin darte cuentas, tu tambiem eres parte de esos grupos, porque estas abogando por el derecho a la libre informacion, de hecho tu mencionas lo siguiente ” Llámese o no, libertad de prensa, pienso que mas allá de ello, esta la labor de mantener informada a la población” ….. Estas son palabras muy ‘fuertes’ para decirlas en nuestro pais, que te convierten en una persona peligrosa, para aquellos que ejercen un ferreo control sobre la informacion. Sin saberlo o sabiendolo estas abogando por unos de los derechos humanos mas fundamentales, “libertad para expresarse … y acceso libre a la informacion…. Felicidades por tu valentia.

    Es muy interesante que con el pasar del tiempo examinamos nuestras ideas y vemos como evolucionan en el tiempo … es muy natural que sea asi eso contribuye a una sociedad mas libre y mas desarrollada, donde reine la espereranza, y donde especialmente los jovenes (y no tan jovenes) puedan aspirar a una vida mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *