Una mujer a la que admiro

Por Safie M. González

HAVANA TIMES – Si hay una persona a la que admiro desde hace mucho tiempo, es a mi vecina Mariana, su historia es conmovedora y me inspiró a escribir este post. Ella tiene casi setenta años y hace apenas dos, perdió a su madre, a quien cuidó con dedicación por más de 15, cuando perdiera ambas piernas a causa de una diabetes.

Mariana fue Metodóloga de Historia en la provincia de la Habana, y basta con tocar algún tema relacionado con esa asignatura para que estalle de alegría y se emocione. Pero, Mariana, tuvo que retirase antes de tiempo para poder cuidar de su madre enferma, ya que su salario no alcanzaba para mantener la casa y las atenciones especiales que su progenitora, ya encamada necesitaba.

Aun así, se las ingenió para conseguir algún trabajo de medio tiempo. Dos veces a la semana limpiaba en alguna casa cercana a la suya, lavaba y planchaba para la calle, y así, fue supliendo algunas necesidades básicas, como lo son la alimentación y la higiene.

Al morir su madre, a Mariana se le diagnosticó un problema severo en el corazón, por el cual le prohíben hacer fuerza y largas caminatas. Pero, Mariana es una mujer que vive sola, no tuvo hijos, así que, solo de ella depende su mantención. Su apartamento, se cae a pedazos y cuando llueve, se moja más adentro que afuera, pero, aun así, ella conserva una sonrisa y sigue luchando, no solo por ella, sino que, además, ayuda a quienes están más necesitados.

Hace largas filas para poder comprar comida y en la farmacia, donde la mayoría de las veces no alcanza ni para los medicamentos que necesita su corazón.

Esta historia de mi amiga y vecina Mariana, puede ser de cualquiera, pero me resulta hasta doloroso verla vivir de manera tan sacrificada, enferma y sin una ayuda extra. Su chequera (pensión), apenas llega a los 2000 pesos cubanos y tampoco tiene a algún familiar que viva en otro país y le recargue una tarjeta para poder comprar en las tiendas de dólares. Muchas veces recorre la Habana entera, en busca de las ofertas más baratas.

Conocer su historia, vivirla desde tan cerca es algo que me estremece y me hace admirarla mucho. Ella no sabe que es la protagonista de esta historia, que puede ser una más entre tantas, pero, me enorgullece escribirla y compartirla con todos los que me leen.

Lea más del diario de Safie M. Gonzalez aquí.

Safie M. Gonzalez

Nací en la década del 80. Amo la naturaleza y a los animales, así como a mi país. Admiro el sacrificio de un pueblo. Me considero una persona sencilla y honesta, por lo mismo detesto las injusticias. Gusto de las artes en general, pero en especial de la literatura, la fotografía y el cine. Creo en el poder de la palabra y en la capacidad del ser humano para cambiar el mundo.


2 thoughts on “Una mujer a la que admiro

  • el 13 septiembre, 2021 a las 8:23 am
    Permalink

    Muy triste, así hay muchos.

  • el 12 septiembre, 2021 a las 10:05 pm
    Permalink

    Una vida plagada de necesidades, injusta para quienes como ella son buenas personas. Mientras otros viven vidas llenas de comodidades y sin dar un golpe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *