Café tan nuestro y casi prohibido

Por Safie M. González

Marcas de café cubano puro.

HAVANA TIMES – El café para el cubano es más que una bebida que nos ayuda a comenzar el día. Es una excusa para una cita, un encuentro social. Si alguien llega de visita a la casa, la costumbre siempre ha sido ofrecerle una taza de café humeante.

No hay otro como el cubano. Pero lo que quizás muchos no sepan es que, por desdicha, ya pocos cubanos podemos disfrutar de ese café tan nuestro, pero hasta cierto punto, prohibido.

El café cubano tiene mucha fama mundial. Países como Japón y Francia se benefician de nuestro néctar negro. Hoy en día en la Isla, Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma y Holguín, producen el 90% del café cultivado. Santiago es la mayor productora. En el centro lo hacen Sancti Spíritus, Cienfuegos y Villa Clara con el 7% de la producción, y en el occidente las provincias de Artemisa y Pinar del Río con el 3%.

El cafeto fue introducido por José Antonio Gelabert en el siglo XVIII. Más tarde, los colonialistas franceses importaron sus propios métodos de producción. Y cuando surgió la Revolución cubana en 1959, el país era un exportador importante del grano a nivel mundial.

Pero, en 1960, la industria cafetera cubana se vio gravemente afectada por la nacionalización y el embargo comercial de EE.UU. Debido a esto, gran parte de los países occidentales quizás no hayan tenido el privilegio de degustar un buen café cubano.

Cubita, Serrano, Regil, Arriero, Turquino y más recientemente Guantanamera, son algunas marcas comercializadoras de los cafés cubanos, vendidos al pueblo, a diferentes precios equivalentes a dólares, en las dos monedas de la isla CUC y CUP.

Hola es el café mezclado con chícharo que pueden tomar la mayoria de los cubanos.

El Hola es un café que se despacha en la bodega, a través de la libreta de racionamiento. Es una mezcla con granos de chícharos. Con el paso del tiempo el porcentaje de chícharo ha ido en aumento y a veces este Hola ni huele ni sabe a café. El paquete no dice los porcentajes.

El cubano, que siempre las inventa en el aire, cuando puede, compra algún paquete de café puro y lo mezcla con el Hola. Así lo estira y le agrega un poco de olor y sabor.

Con esta crisis mundial a causa de la pandemia, cualquier tipo de café se ha perdido en las tiendas “normales”, ahora solo se puede encontrar en las de USD. Quien no puede comprarlo tiene que conformarse con ese que lleva nombre de saludo, pero, más que saludo, es una despedida a nuestro café.

Lea más escritos del diario de Safie M. Gonzalez

Safie M. Gonzalez

Nací en la década del 80. Amo la naturaleza y a los animales, así como a mi país. Admiro el sacrificio de un pueblo. Me considero una persona sencilla y honesta, por lo mismo detesto las injusticias. Gusto de las artes en general, pero en especial de la literatura, la fotografía y el cine. Creo en el poder de la palabra y en la capacidad del ser humano para cambiar el mundo.

Safie M. Gonzalez has 18 posts and counting. See all posts by Safie M. Gonzalez

One thought on “Café tan nuestro y casi prohibido

  • Claro que hay otros (y mucho mejores) Ese complejo de ombligo del mundo no los dejará superarse, ni aún después de que se acabe esa plaga (al Comunismo me refiero, el Corona se irá como llegó) ¿Con de tantos años tomando café adulterado o borra “mejorada” de qué excelencia de café hablan? ¡Bájense de esa nube!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *