Todos somos cubanos

Rosa Martinez

rosa-1HAVANA TIMES — Arlety es una amiga de la familia que no vemos desde hace mucho tiempo. Ella era deportista, y se quedó en Europa durante una gira que realizaba con el equipo Cuba.

Como todos los deportistas de alto rendimiento y médicos en misión internacionalista, que decidieron no regresar, fue considerada traidora y nunca más podría poner un pie en la tierra que la vio nacer.

Para ver nuevamente a su familia no le quedó más remedio que tramitar sus salidas para el país donde reside, lo que no resultó fácil. Solo su padre pudo visitarla hace tres años, a su mamá no se lo permitieron.

Arlety ahora espera ansiosa que transcurra el 2013 para que se cumplan los 8 años que necesita para poder entrar a la Isla nuevamente.  Ella no es la única, cientos de cubanos esperan visitar la tierra que siempre amaron y que nunca olvidarán, sin importar donde se encuentren.

Los cubanos hemos sufrido durante demasiado tiempo las consecuencias de la separación de familiares y amigos. Desde el mismo 1959 comenzaron a salir del país las familias adineradas con la esperanza de regresar un día a la Cuba de Batista, todavía siguen esperando.

Más tarde emigraron los también ricos, que se habían quedado creyendo que la Revolución de los barbudos duraría solo unos meses o, cuanto más, un año; se cansaron y se fueron también.

Pasaron los años y los cubanos se enamoraron del proceso revolucionario. Los evidentes y positivos cambios que llegaron con el socialismo fueron muy bien acogidos por las clases más pobres, que era la gran mayoría. Fueron años de apoyo total a la revolución y a Fidel.

Por supuesto, no dejaron de existir contrarios al sistema, principalmente los que veían afectados sus riquezas personales, lo que percibían demasiadas limitaciones y doctrinas en la Revolución, y un pequeño grupo alentado desde Miami desde los primeros días del triunfo.

rosa2Los cubanos sufrimos la operación Peter Pan, en la que miles de niños fueron arrancados de los brazos de sus padres, la mayoría nunca más se reuniría con sus familiares aquí en Cuba.

Vivimos el éxodo por el Mariel en el que familias enteras sufrieron la vergüenza de ser llamados traidores, gusanos y hasta recibieron las descargas de huevos en sus caras y cuerpos.

Después de los 90 fueron recibidos con los brazos abiertos por los mismos que, entonces, los consideraron el enemigo interno.

Se cayó el campo socialista y con él la dependiente economía cubana. El período especial trajo un mar de miserias y desesperación que incrementó el número de emigrantes.

Para salir entonces usaron cuanta inventiva se les ocurrió, desde una goma de un carro, un bote o lancha robada o construida por esfuerzo propio,  a nado por la base naval de Guantánamo, o en embarcaciones más seguras pagadas por familiares residentes en Estados Unidos.

Nadie sabe con exactitud la cifra de los muertos  en el estrecho de la florida o en las inmediaciones de la base naval de Guantánamo.

La llegada obligada del turismo y de empresas mixtas mejoró la economía de unos pocos cubanos, acentuándose las diferencias de clases y otros fenómenos sociales como el racismo.

Muchos  aprovecharon esta apertura y realizaron matrimonios convenidos, o salieron con la ayuda de algún empresario o amigo extranjero.

El 2013 brinda nuevas posibilidades a los que quieren vivir en el extranjero definitivamente, los que desean trabajar fuera durante un tiempo o simplemente pasar alguna temporada con sus familiares.

Aunque muchos no confían en que esto realmente resuelve la situación actual de los cubanos, pues la mayoría de los países solicitan un visado que ahora será mucho más difícil conseguir, la verdad es que con la nueva regulación migratoria, la diáspora debe dejar de ser un tema de lágrimas y sufrimiento.

Aunque el pasado no será nunca olvidado, esperemos que esta medida logre una mejor relación con los de allá y los de acá, por la simple y única razón: todos somos cubanos.


22 thoughts on “Todos somos cubanos

  • el 6 abril, 2013 a las 3:28 pm
    Permalink

    “Desde el mismo 1959 comenzaron a salir del país las familias adineradas con la esperanza de regresar un día a la Cuba de Batista, todavía siguen esperando.” alabadus…. ayRosa… o te peinas o te haces papelillo… quieres ser conciliatoria y luego sales con cada frasecita… uds. a los que aún les cuesta trabajo ser imparciales, los de idea fija, tienen que empezar a darse cuenta de muchas cosas… por ejemplo esa barbaridad que te cito arriba… antes de empezar a ondear la banderita del “todosSOMOScubanos”… pq, ¿somos o no somos?

    no todas las familias que salieron a partir de 1959 eran “adineradas”. (aunque, te aclaro, nada de malo hay en tener un poco de plata… $oluciona mucha$ cosa$ y otra$ má$… CuCúCuCú). la mía salío echando en el 61 dejando atrás unos bohíos con tremendos lujos y losas rotas, unos fotingos americanos de penúltimo modelo, y cosas así de imperialistas y batistianas… que luego pasaron a ser de uds.todos.muchos.mejores.cubanos.

    poLfavoLrosa, que mucho menos querían esas familias regresar a la “Cuba de Batista”… dado que la mayoría apoyó el cambio que presuntamente iba a ocurrir, en manos de aquellos rebeldes que bajaron de la serranía llenos de crucifijos y besados por todas las señoritas de buen ver de la clase media cubana de antaño. lo que sí, te aseguro, ninguno quería entonces, después o más tarde era regresar a la “Cuba de los Castro” esa Cuba sin elecciones, sin libertad de expresión, sin derechos humanos en las que aún vives. eso, y sí. todos somos cubanos.

  • el 26 febrero, 2013 a las 7:57 pm
    Permalink

    No se en que mundo vive la gente en el mio la vecina de al lado es una de las sufridas damas de Blanco y ella tiene salario, hmmmm! igual que la Yoani! no defiendo a nadie al final decidi partir de Cuba. hoy vivo feliz en San Francisco, pero aun el unico sitio donde me siento plena, completa en sentada en mi malecon…no juzgo, hace tiempo deje de hacerlo pero unas lecciones de historia no le harian nada mal a algunos foristas! al final de los que se fueron de los de verdad los educados, los del Baldor, los de Miramar de esos ya quedan pocos, muy pocos y algunos aca levantando banderas que noles tocan o que siemplemente oyeron en Univision, Telemundo u otras piltrafas!

  • el 20 febrero, 2013 a las 8:48 pm
    Permalink

    PROHIBIDO OLVIDAR SE REFIERE A JUSTICIA, y que yo sepa, la justicia, se ejerce en los tribunales, y se ejecuta en las instituciones democraticamente establecidas. La justicia conlleva la retribución (la que los tribunales, establezcan, no yo tu o aquel o el otro , o la turba vociferante…). Sería una grave flaqueza moral que esos grandes responsables se quedaran sin castigo. Ese es el único camino para poder perdonar a los mezquinos menores,esos que acosan a las Damas de Blanco o apalean a los presos políticos. Y luego entonces, poner la justicia en las mayores,para que víctimas y victimarios por igual, en una nación sin tiranos, pueda seguir viviendo con decoro.

  • el 18 febrero, 2013 a las 1:28 am
    Permalink

    Ja, debe ser porque considero que necesitamos de un Cristo que muera en la cruz para redimir nuestros pecados…o porque no sé de qué otro modo podrás implementar en lo que a consecuencias prácticas se refiere tu consigna de PROHIBIDO OLVIDAR…

  • el 17 febrero, 2013 a las 1:42 pm
    Permalink

    Aquí nadie, sólo tu, ha mencionado la palabra sangre…tienes una obsesión con eso, serás vampiro?…hablamos, de “prohibido olvidar” y de justicia. Para que las atrocidades que vivimos no se repitan, para que nunca más en “la tierra más bella que ojos han visto” (dicen que lo dijo Colón, …yo no lo creo), vuelva a ver marxismo, pero nadie ha hablado de sangre, …ya suena a “inducción, o insinuación tuya”, no crees?

  • el 16 febrero, 2013 a las 11:05 pm
    Permalink

    Pues entretanto tomas la decisión, bien puedes ir procurando que todos comencemos a dialogar en lugar de pedir sangre..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *