Cuba dice que a las malas, NO

Rosa Martínez

Calle de Guantánamo. Foto: Reynaldo la O

HAVANA TIMES  – Cuando leo el titular en varios medios informativos lo primero que pienso es: claro, a esta gente le importa tres pepinos que sigamos fajados con los yumas, si al final a ellos (los altos jefes, los que deciden el futuro del país) no les falta nada, a su familia tampoco.

Claro, siguen con el orgullo patriota de no renunciar  a los principios revolucionarios, porque no tienen ni la más mínima idea de los sacrificios que tiene que hacer la población común para llevarse un plato de comida a la boca.

Tampoco se imaginan de la lucha (quiero decir, las ilegalidades) en la que se enredan muchos padres para poder comprar la ropa y calzado que necesitan los hijos, eso sin mencionar que cualquier juguetito cuesta un ojo de la cara y la mitad del otro.

Ellos no tienen que pensar en que la computadora o Internet dejó de ser hace mucho tiempo  un aparato de lujo para convertirse en un bien de obligado uso para cualquier estudiante, incluso de la Enseñanza Primaria. Sus hijos siempre los han tenido, no ha sido nunca un problema.

Viajan con frecuencia, pueden vivir orgullosamente defendiendo los principios de la Revolución y, al mismo tiempo, conocer el mundo entero bajos las banderas de la Patria amada; yo nunca he podido visitar ni La Habana porque mi salario no alcanza para pagar un pasaje de ida y vuelta, bueno en realidad sí alcanza, pero en tren, que en Cuba significa mucho tiempo.

En todo eso pensaba cuando leí el titular, y sé que miles de cubanos también. Pero después recordé una vecina de mis padres, con quien teníamos excelentes relaciones hasta que decidió quedarse, por la fuerza, con un segmento de nuestro patio.

El traspatio de mis padres es muy grande y ellos podían prescindir de aquella porción de tierra.

Intenté convencer a los viejos para dejar que la vecina se apropiara de aquel pedazo, total uno no se lo va a llevar cuando se muera.

Me contestaron que si ella lo hubiera pedido o conversado se lo hubieran dado sin problemas, pero que a las malas no aceptaban ni CARAJO.

Rosa Martínez

Rosa Martínez: Soy una colaboradora más de Havana Times, profesora universitaria y madre de dos niñas bellas y malcriadas que son mi mayor felicidad. Mis grandes pasiones son leer y escribir y gracias a HT puedo cumplir con la segunda. Espero que mis escritos contribuyan a tener una Cuba más inclusiva más justa. Espero que algún día pueda mostrar mi rostro junto a cada uno de mis posts, sin temor a que me llamen traidora, porque no lo soy.

Rosa Martínez has 151 posts and counting. See all posts by Rosa Martínez

18 thoughts on “Cuba dice que a las malas, NO

  • Con el gobierno cubana a las malas ni carajo y a las buenas tampoco, recordemos una de las ultimas reflexiones ‘” el amigo Obama'” sin contar que desde el 2014 a la fecha la situación de nuestro pueblo no ha hecho mas que empeorar

  • Rosita de tan infantil que me parece tu texto, no quise opinar, pero viendo tu respuesta -aún más parvulita y con todo respeto- pues, no me puedo quedar callado en un simple detalle. Veamos: “Eso quiere decir, que los que vivimos en Cuba merecemos padecer hambre, morir de alguna enfermedad aunque la cura esté a pocas millas,”. Rosita, ?Por qué buscar la cura a 90 millas? !Ingenua! Si vas al muncipio Playa de Ciudad de la Habana; en los hospitales “Cira García” o el “Cimed” (este último donde se atienden, “gratinñán”, esos que tanto te “protegen”) allí seguro que la encontrarás, pero claro, por culpa del “cruel Trump”, a ti por ser una cubanita de “chancletica de palo” y “prieta” por demás, no te van a dejar entrar. Así de simple. !Qué malo es el Imperio!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *