Postalitas-Posturitas

Regina Cano

Foto: Caridad

Al igual que en cualquier parte del mundo, aquí el porciento de aquellos que cuidan el cuerpo, desarrollan cada músculo y piensan más en “como se ven,” es un número en aumento.

Los gimnasios, en nuestro país, hace buen tiempo son moda incorporada de a poco en el cotidiano.

Estar un poquito o muy pasado de peso, envejecer o necesitar fisioterapia, ya no son motivos fundamentales por los que se demanda entrenar el cuerpo con ejercicios físicos.

En Alamar-Ciudad Habana, los gimnasios florecieron después de ser permitidos algunos como espacios deportivos, que no podían garantizar el Instituto Nacional del Deporte (INDER).

Ciudadanos particulares -con la inversión financiada por ellos mismos- se encargan de promover, matricular (con pago) y mantener los equipos en buen estado.

Gimnasios “Llega y Pon”* en los estrechos sótanos o aprovechando el área verde de propiedad común de los edificios de microbrigadas*, característicos de la localidad.

En ocasiones techados, pero en otras expuestos al sol y al sereno, representan gastos y riesgos diversos.

La fiebre del buen físico llegó a Cuba con la apertura al mundo (de los ‘90) y la afluente información de “para el cuerpo todo.”

En la Isla de las carencias y los esfuerzos, no falta quien dedique estos últimos a crear una aureola de “admiración” por su formación corporal.

El consumo de químicos producidos industrialmente en forma de tabletas, inyecciones u otros, completan –para los menos-  los sudores de pesas y estimulantes que ayudan a desarrollar el físico como se quiere, con recursos a medias y alimentando al mercado negro.

Postalitas, Posturitas, toda mirada atenta a las reacciones que provocan a su paso hembras y varones, que clasifican en cualquier otro grupo de definición social que los marca, pero ningún otro como el “GYM.”

Notas:

*Llega y Pon: Construcciones hechas de materiales diversos y que sus autores erigen en un lugar que se atribuyen.

*Microbrigadas: Brigadas de constructores de viviendas y nombre del movimiento que se inició con la revolución para construir viviendas masivamente.

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *