Para estos días, fuerza y voluntad

Por Regina Cano

HAVANA TIMES – En estos días vamos conociendo, de a poco, del fallecimiento de conocidos, de los conocidos de otros conocidos, de cómo han muerto familiares de amigos y como han dejado de existir los amigos de algunos amigos más lejanos.

En estos días, como dice una canción de los buenos tiempos de Silvio Rodríguez, el luto y el dolor empañan la vida de muchas y muchos, que alrededor del mundo lidian con la desarmonía social que ha implantado la pandemia por el Covid-19.

Una(o) escucha historias, desde alocadas e inconcebibles, de lo que puede hacer o no un orden político en un país, así como cosas maravillosas logradas por otros, en diferentes sociedades, tradiciones y con disímiles posibilidades de realización y, por ende, de sobrevivencia, países en los cuales se resguarda la libertad de sus ciudadanos.

Sabemos de quienes tratan de mantener su voz en pos de logros sociales y de mantener la valía de ser personas ante los sistemas socio-políticos diversos. Y de cómo se lucha en pos de esto en algunos lugares. Así como, que se da un buen enfrentamiento ante cada decisión que nos minimiza por parte de estos sistemas.

Un amigo me contaba al teléfono su tristeza, al pensar en cómo se percibiría un paciente con coronavirus: de esa realidad de sentirse solo(a) en un centro de aislamiento u hospital, viendo cómo se agrava su sintomatología y se compromete su existencia, tan alejado(a) de los afectos acostumbrados de sus seres queridos; del no poder compartir sus últimos deseos, sus últimas disposiciones, sus últimas sonrisas, sus últimas miradas…

La pandemia, en muchos casos, roba de sorpresa la durabilidad de nuestras vidas y también la asistencia amante de la familia. Y esto es doloroso en grado sumo para los seres sociales que somos, sobre todo, para los cubanos y latinos en general, acostumbrados al afecto familiar. 

Muchos mueren rodeados del personal médico, quienes hacen lo posible, pero con el aspecto de seres de otras galaxias, con las condicionantes de lo estéril, de lo impersonal. Ya después, en algunos casos, el cerebro nos protege con la inconsciencia.

Deseo, en primer lugar, una larga existencia a toda(o)s, quienes han sido dotado(a)s con la vida, en el grado que esta sea, pero deseo fuertemente que cada una(o) podamos tener un último pensamiento feliz para el futuro del mundo.

Fuerza y luchen hasta el final.

Démonos abrazos, aunque sean abrazos al jabón.

 

 

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.

Regina Cano has 204 posts and counting. See all posts by Regina Cano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *