Homenaje post mortem a Eduardo Djata Dieli en la Maka Habanera

Regina Cano

Con Chekendeke en Casa de Cultura Habana Vieja. Antigua ‘Casa Fraternal’.
Con Chekendeke en Casa de Cultura Habana Vieja. Antigua ‘Casa Fraternal’.

HAVANA TIMES — Un homenaje póstumo a Eduardo “Djata Dieli”* -nombre adoptado por Eduardo Santiesteban Laguna-, albergó “La Maka”* de Furé, el viernes 2 de octubre, en la Uneac (Unión de Artistas y Escritores de Cuba), después de su deceso el 4 de agosto del presente año.

En franca alabanza a la vida de quien fue un tenaz luchador en el medio radial por la promoción de culturas originarias; defensor y promotor de las artes diaspóricas africanas y afrocubanas, y quien apoyó, difundió y defendió fervientemente las artes orales y musicales realizadas por cubanos de valía artística que sufren del olvido en los medios nacionales. Aquellas de menos preferencia, pero válidas para sus seguidores.

Algunas de esas artes jóvenes en Cuba, pero de gran carga de valores y memoria cultural cultivadas por grupos, dúos y poetas de auténtico talento, convencimiento y sentimiento por su obra, por los que Eduardo… hizo trinchera desde la radio cubana, en los últimos tiempos dirigiendo Radio Metropolitana, desde la capital.

También fue un poeta de versificación natural y amante de la poesía dicha desde la propia voz del autor, con el sentimiento atravesando a su vez al poeta y a los escuchas.

Y allí, en “La Maka” -espacio habitual para las artes escritas, orales y musicales de heredad “negra”, donde él acostumbraba leer sus poemas y compartir sus conocimientos sobre cultura cubana- estuvieron presentes muchos de los que recuerdan en “bien” a “Djata Dieli”: su viuda Juana Rigondeaux, su hermano Jorge Santiesteban y su primo Argelio Santiesteban, periodista y escritor; así como sus amigos y compañeros de alegrías y penas, para quienes este encuentro sería como un Ituto* y un Oriki*, al decir de Rogelio Martínez Furé.

Crónicas y Narraciones

Djata Dieli: sorprendido ante el micrófono.
Djata Dieli: sorprendido ante el micrófono.

Recordando a Santiesteban, Furé nos comentó que fue “…alguien con una profundidad, valentía, y fuerza expositiva (…) que pocos en el país tienen (…) con amor por la cultura de su pueblo y el continente africano (…) alguien que no vamos a olvidar jamás”.

María del Carmen, poeta fundadora de la Maka, hablaba de su risa cómplice, su calidez, y su interior universal.

Que fue un rebelde revolucionario, un hombre de saber profundo, de comprensión ética, lleno de sabiduría. Dedicó hasta el último momento de su vida a la radio, nos dijo Sinecio Verdecia, antes de hacerse acompañar “…por la Kalimba*, que diera el último adiós a Eduardo…”, y que los acompañara en Chekendeke*.

Rememorando “… su avidez por saber más”, que “no era un erudito estirado: y sí cubanísimo”, Argelio Santiesteban, agregaba: “se revolcaba ante un cuento de relajo*…”

El escritor Bienvenido Rojas admiraba su valentía: “En ‘A Propósito’ armó una Tribuna para decir lo que no se atreve mucha gente a decir, con esa firmeza y sabiduría”. “Cómo es posible que haya dicho eso y al otro día estaba ahí en la radio”.

Entre testimonios y buena memoria se escucharon dos de sus poemas en propia voz: “Ocha Nigüe”, en honor a Lázaro Ross, y “Retorno”, ambos en trabajo colaborativo con el Dúo “7 Sellos”.

De lo anterior, Tania (Omi Ará) -miembro de este dúo, junto a Jenis (Rey Salem)-, explicaba que “…en nuestro estudio privado, sin pretensiones, unimos su poesía con nuestra música”. “Ahora, le realizamos un documental”. “…Se interesó por la música Rastafari. La llevó a su Programa y nos dio un lugar ante el pueblo cubano, cuando otros nos llamaban sucios o drogadictos, sin conocimiento de Rastafari…”.

Una Magia López, llorosa, daba testimonio de cómo dio su apoyo espiritual al rap y le daba valor en los medios. Que no van a tener otras emisoras radiales y que se quedaron muchos proyectos pendientes.

Roberto Zurbano (crítico cultural), ahondaba en que Djata Dieli, convirtió en otra cosa el programa “A propósito”, que buscaba a las personas que pudieran decir lo que ellos desde la radio no podían. Que de lunes a sábado traían a tres personas a dialogar con la gente, por ejemplo: Leida Oquendo (historiadora e investigadora), Georgina Herrera (poeta y escritora), Rogelio Furé (etnólogo e investigador), Gloria Rolando (documentalista) y otros “… entonces, llamaba Lázara la del Partido (Partido Comunista de Cuba) para decir: ’…!eso no lo digan más!’. “En el 2000, el programa se convirtió también en una Tribuna para la Rumba: del Callejón de Hamel, del Ambia y de la Casa de la Rumba”.

Lectura de poema en reivindicación por Abakuas, muertos defendiendo a estudiantes de Medicina (colonia española).
Lectura de poema en reivindicación por Abakuas, muertos defendiendo a estudiantes de Medicina (colonia española).

Zurbano, decía que “la radio es un medio constantemente vigilado. Hay que tener entereza y humildad (…) La Radio es un medio, en el que uno llega un día y te encuentras un papel detrás de la puerta que dice ‘no se puede poner a fulano o a mengano’. Poner a Celia Cruz, aún no se ha logrado; la cultura cubana no lo es sin Celia Cruz…”

Escuchamos referencias sobre su vida personal y artística, de cuando se acompañaba del chequeré o de cuando trabajó en la Casa del Caribe en Santiago de Cuba o de su paso por dos programas radiales bien recordados: Casa de Cristal y Melodías en el tiempo o que se aprendió mucho de él y que fue hombre leal, lleno de amor y una gente profunda. Y que siempre quedará su cuerpo espiritual.

Después de compartir tantos recuerdos, con cantos africanos y algunas lágrimas vertidas, se despidió esta Maka, que rindió honores a quien fue y es en la memoria de muchos -aún en el reino de Orun, de los espíritus- “un guerrero” de “corazón limpio”, nacido en Banes, Holguín, el 13 de octubre de 1957 y fallecido el 4 de agosto del 2015, en La Habana, Cuba; y a quien todas las personas que lo quieren y recuerdan dicen: “Ibba ayem tonum”* Eduardo “Djata Dieli”, y gracias.

NOTAS:

*Las palabras en Yoruba están transcritas como suenan en Cuba. No es esta su exacta transliteración.

Djata Dieli, al decir de Furé: Djta: primer emperador mandinga. Dielli: El Griot, quien trasmite la memoria del pueblo Mandinga.

Maka: Ritual y fiesta.

Ituto o Itutu: Es la acción de refrescar y se realiza al despedir al fallecido por la muerte física; a un santero o a alguien con iniciaciones menores dentro de la religión Yoruba y que ritualiza la separación (ruptura) de la materia, del espíritu y a las deidades que lo acompañaron durante su vida.

Oriki: Una ceremonia fúnebre como la que tienen todas las religiones.

Kalimba: Instrumento musical africano en forma de media calabaza y planchitas de metal, que definen su sonido.

Chekendeke (Corazón). Grupo de artistas y poetas que se acompañan por instrumentos de música, africanos.

Cuento de relajo: Cuentos picantes.

Omi Ará: Agua-Tierra.

Ibba ayen tonum: Iba: yo rindo homenaje / aye(n): tierra / tonum recordar 1-al ausente, o 2-a aquel que ha partido a Orun.

 

 

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.


2 thoughts on “Homenaje post mortem a Eduardo Djata Dieli en la Maka Habanera

  • el 28 octubre, 2015 a las 1:21 am
    Permalink

    Recuerdo con placer aquellos días de “casa de cristal” donde todo tenia otro color, una dimensión espiritual; donde los sentidos, iban mas allá del escuchar; pues esa hora, era mágica.
    Buen viaje para él, que seguramente, estará haciendo escuchar, en algún lugar, sonidos nuevos que despierten la inconformidad.
    Abrezo fuerte, para ti, alfarera bendita.

  • el 18 octubre, 2015 a las 9:04 pm
    Permalink

    Gracias, Regina, por presentarnos a Eduardo Santiesteban – siquiera con carácter post mortem -, al que no conocí en vida. Si estuvo asociado a la “peña” de Martínez Furé entiendo que debió ser acucioso y respetuoso promotor del acervo cultural afro. ¿Y qué hay del Ambia? Ya nadie lo menciona…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *