“Esculturas en Arena” por la Ecología

R-G de Ramiro Santana y Bayron Almenteros
R-G de Ramiro Santana y Bayron Almenteros

En Guanabo, La Habana

Regina Cano

HAVANA TIMES — “La Décima Edición de este suceso cultural – es un rescate de las Fiestas del Mar que se efectuaban al principio de la Revolución —  durante los días 25, 26 y 27 de julio, considerados días de Festejos en Guanabo, nos contó uno de los organizadores.

La Galería Fayad Jamis -quien hizo el rescate de esta celebración- realiza “Esculturas en Arena”, con la aceptación de la población y de los artistas que cada vez se suman más”, contó Alejandro Pujol Luna, Director de la Galería ubicada en Alamar, un poco antes del comienzo. “El año pasado hicimos alrededor de 22 esculturas”, agregó.

Bajo un sol ardiente, en una playa de aguas revueltas por la suciedad diluida en ella y bullente de bañistas, se realizó el encuentro anual de Esculturas de Arena en el “Disco Arena” de Guanabo, el pasado día 27.

Después de... de Regina Cano
Después de… de Regina Cano

Muy por el contrario de lo esperado, la asistencia de artistas fue menor que en años anteriores, lo cual afectó inmejorablemente el suceso, pues no mostró el grado de intensidad que ha logrado esta convocatoria con el devenir de los años, lo que motivó mi presencia.

Por lo referido por parte de los artistas asistentes, el transporte que debía traerlos desde la Galería en Alamar arribó al lugar a las 12 m, siendo esperado desde las 9 am y con una sola guagua, de dos que debían llegar desde una instancia provincial, lo que motivó la protesta del chofer al ver que el límite de embarque, que él decía tener, era sobrepasado por la cantidad de personas que allí estaban. Por suerte, al final cargó con todos.

Hombrecito verde de Yaniel Echavarría y Nancy Santana
Hombrecito verde de Yaniel Echavarría y Nancy Santana

Gentes! Ese fue el momento de la primera emigración de los participantes a “Esculturas…” y la segunda fue al llegar y ver que el espacio para realizarlas no estaba resguardado y había que buscar o pedirle permiso a las familias, ya posicionadas en la playa, para ubicarse en pequeños espacios y crear sus obras. Esto fue algo incómoda para los bañistas que no podían pisar libremente y obviamente para quien las realizaba, porque el “empezar de nuevo” con límite de tiempo, de verdad que no es nada gracioso.

La concha de Alejandro Jurado
La concha de Alejandro Jurado

Los organizadores por su parte, trataron de mantener su programa y realizaron una actividad para los niños con el grupo de teatro infantil “Hombrecito Verde” y los Muñecones del grupo “Carnavaleando”, lo cual distrajo a los niños por un tiempo, mientras otros realizaron algún modelado con la arena.

La actividad es facilitada por un engranaje que se desenvuelve durante el Verano y en la cual articulan su trabajo varios grupos de interesados. Aunque cabe preguntarse: Por qué Cultura acuña la tendencia del uso de muñecones de peluche que no van con la tradición cubana?, aunque sepamos que la población los acepta con beneplácito.

Bueno, llegó la hora de las premiaciones, pero en verdad, era una competencia de baja frecuencia, pues al haber tan pocos artistas, no se motivó la  curiosidad de los asistentes a la playa a realizar esculturas, ni se difundió el mensaje ecologista que tiene el evento, pues el impacto fue muy bajo.

Elegguá de Rodolfo Rensolis
Elegguá de Rodolfo Rensolis

Por experiencia propia les aseguro que trabajar con un elemento tan diferente a lo que se acostumbra como lo es la arena en su estado natural, a pesar de lo efímero, la realización en público y acompañado de la cercanía al mar y el movimiento que genera la propia población bañista del momento, es para experimentarlo, además te inspira y puedes encontrar elementos integradores.

Pero es realmente lamentable, gentes! que la coherencia Institucional para articular estas actividades no logre mantenerse constante.

Por su parte, los bañistas cubanos –que están desgraciadamente acostumbrados a que estas cosas ocurran- crearon su propia sombrilla, porque en la cercanía había música atronando el aire, venta de comestibles y bebidas –que no es lo único que se necesita. Y por suerte sigue habiendo mucha playa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *