Ser feliz en Cuba puede ser posible

Foto Juan Suárez

Por Pedro Pablo Morejón

HAVANA TIMES – Es posible vivir en Cuba y aspirar a la felicidad.  Cierto que se hace difícil serlo careciendo de bienes que son esenciales para una vida relativamente cómoda. Es difícil también con el estrés que genera pensar qué voy a comer, cómo conseguir un par de zapatos para mi pequeña o de qué manera puedo arreglar el techo de mi casa que en cualquier momento se me viene encima, entre otras muchas preocupaciones.

Sí, es difícil, sin embargo, no es imposible. A fin de cuentas, la felicidad es solo un camino, nunca llegamos a ella. Todo está en nuestra mente. Es desde ese sitio que podemos, con esfuerzo o no, construir un mundo que nos permita respirar con un mínimo de paz y libertad.

Todo sería más fácil si tuviera la posibilidad de largarme de este país que amo y odio a un mismo tiempo. Pero como no tengo familia que me apoye desde el extranjero, como no tengo alma de jinetero, como no poseo suficiente capital para embarcarme en una aventura por Centro y Norteamérica y arriesgarme a perder la vida o mi escaso patrimonio…en fin, como no vislumbro esa posibilidad en el corto o mediano plazo, no me queda otra opción que edificar una realidad propia para atenuar la situación.

Tampoco es que crea que la felicidad esté en otra parte. Ese bien, al igual que la libertad te la tienes que construir tú mismo a base de lucha, dolor y sangre. Nadie te regala la felicidad, como tampoco ser libre.

Pero es cierto que sí, todo sería más fácil en un sitio donde no tengas que sufrir tanto para vivir una vida digna, donde solo tendrías que lidiar con problemas existenciales.

Por eso, aunque reconozco que puede ser doloroso, no logro sentir empatía con ciertos hombres que habitan en países normales, que lo tienen casi todo y se entregan al alcohol u otros vicios para evadir una adversidad de tipo sentimental.

De momento me toca vivir en Cuba, este país prehistórico, donde salir de cacería cada mañana a luchar el sustento como simples animales salvajes se ha vuelto una rutina, o donde resulta de lo más normal ser castigado por algo tan simple y primario como expresar tus opiniones.

Pero ya que me toca estar aquí construyo mi felicidad a través de la escritura. Con ella me permito sentir que valgo mucho como ser humano, que no malgasto mi vida en medio de este desastre en que han convertido a esta pequeña isla en medio del mar, a la que hace tanto tiempo llamaban La Perla del Caribe.

Busco por ahí el espacio y también lo hago cultivando mi cuerpo. Lo cuido, lo entreno, lo mimo, todo para resistir lo que se avecine, para disfrutar el consuelo de un futuro aún distante pero que se hará presente porque el almanaque es despiadado.

Esté donde esté, un futuro en que, a pesar de ser un hombre avanzado en años, pueda valerme por mí mismo y no tenga que exhibir un cuerpo enclenque y maltratado y pueda seguir manteniendo mi consigna en alto: “yo soy una bola de cojones.”

De momento mi felicidad se resume en pocas cosas pequeñas, esas que en realidad valen aquí o allá. Tener salud, techo y comida y alguien que realmente me aprecie.

Y vivir. Al menos eso puede ser posible.

Lea más de Pedro Pablo Morejón aquí



Pedro Morejón

Soy un hombre que lucha por sus metas, que asume las consecuencias de sus actos, que no se detiene ante los obstáculos. Podría decir que la adversidad siempre ha sido una compañera inseparable, nunca he tenido nada fácil, pero en algún sentido ha beneficiado mi carácter. Valoro aquello que está en desuso, como la honestidad, la justicia, el honor. Durante mucho tiempo estuve atado a ideas y falsos paradigmas que me sofocaban, pero poco a poco logré liberarme y crecer por mí mismo. Hoy soy el que dicta mi moral, y defiendo mi libertad contra viento y marea. Y esa libertad también la construyo escribiendo, porque ser escritor me define.

Pedro Morejón has 126 posts and counting. See all posts by Pedro Morejón

One thought on “Ser feliz en Cuba puede ser posible

  • Totalmente de acuerdo, hay que asumir la situación y no se puede estar amargado y amargando a los que nos rodean. Hay pocas cosas que pueden solucionarse con un poco de esfuerzo y hacer la vida más placentera. Mis tías se bañaban con un cubo, les resolví un tanque, un motorcito y ahora tienen ducha. El colchón tenía 50 años, con mucho esfuerzo logramos uno mejor, y ahora duermen más cómodas. En el patio siembra plantas para infusiones y sazonar. Es verdad que la vida es difícil, pero hay que acomodarse y disfrutarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.