Sobre el apoyo del gob. de Cuba a la invasión rusa contra Ucrania

Miguel Díaz Canel (izq) en una visita a Vladimir Putín en en 2018. Foto: Maxim Shemetov

Por Osmel Ramírez Alvarez

HAVANA TIMES – Tanto la Unión Soviética como Rusia, en su relación con Cuba, siempre han actuado y nos han tratado como potencia hegemónica. La bien ubicada isla caribeña, a 90 millas de su rival antagónico, y la tensión persistente en las relaciones con los EUA, se convierte en un aliado estratégico ya histórico e irreemplazable, aunque sea costoso. 

A pesar de la imagen de relación ‘de iguales’ con que el gobierno del Partido Comunista de Cuba, desde los tiempos del ya extinto Fidel Castro, ha querido otorgarle al vínculo bilateral, en la práctica solo se perciben intereses hegemónicos, decisiones unilaterales y hasta sometimiento a los intereses del gigante eslavo. Lo demás es puro envoltorio, ilusión y espejismo.

Desde el desenlace inconsulto de la crisis de los misiles (crisis de octubre), donde solamente estuvieron sobre la mesa de negociación los intereses soviéticos, (y los de la parte cubana, solo si respondían a los suyos); hasta la retirada igualmente sorpresiva de la estación de escucha ‘De Lourdes’, contra la voluntad de Fidel Castro que recibía ingresos e información gratis de inteligencia sobre los EUA; se hace patente que el gobierno del PCC se somete al de Rusia, y, Rusia utiliza a Cuba con más hegemonía que la que hubo jamás entre la república pre-comunista y los EUA.

Junto a Nicaragua y Venezuela, Cuba tiene el desmérito de completar el grupo de apoyo en este lado del Atlántico a la guerra imperialista contra su vecina Ucrania. Precisamente los tres países donde el autoritarismo ha aplastado o anulado a la democracia, un punto en común con la Rusia de Putin, y donde la propaganda de Rusia Today y Sputnuik, coincide con el discurso oficial.

En efecto, el discurso oficial del gobierno de Miguel Díaz Canel es homólogo al de Vladimir Putin. Una posición injustificable desde la ética, desde la humanidad, desde la propia legislación vigente en Cuba y desde los compromisos internacionales asumidos por nuestro Estado bajo su propio gobierno o el de sus antecesores del mismo partido único.

¿Qué dice la constitución cubana sobre eventos políticos-militares como la guerra de Rusia contra Ucrania?

El artículo 16, inciso b) (el Estado cubano) “ratifica su aspiración de paz digna, verdadera y válida para todos los Estados, asentada en el respeto a la independencia y soberanía de los pueblos y su derecho a la libre determinación…”.

El c) “sostiene su voluntad de observar de manera irrestricta los principios y normas que conforman el Derecho Internacional, en particular la igualdad de derechos, la integridad territorial, la independencia de los Estados, el no uso ni amenaza del uso de la fuerza en las relaciones internacionales, la cooperación internacional en beneficio e interés mutuo y equitativo, el arreglo pacífico de controversias sobre la base de la igualdad, el respeto y los demás principios proclamados en la Carta de las Naciones Unidas;”.

Y el h) “condena la intervención directa o indirecta en los asuntos internos o externos de cualquier Estado y, por tanto, la agresión armada, cualquier forma de coerción económica
o política, los bloqueos unilaterales violatorios del Derecho Internacional, u otro tipo de injerencia y amenaza a la integridad de los estados;
”.

Evidentemente, es obvio que si se guiaran por la Ley de Leyes el gobierno cubano estarían obligado a condenar en vez de apoyar la invasión rusa a Ucrania de inicios de este año y la ocupación ilegal de Crimea desde 2014. No hacerlo es inconstitucional.

¿Cómo puede el gobierno del PCC apoyar una guerra imperialista que pretende despojar a Ucrania de parte de su territorio soberano, como lo son el Dombass y Crimea? ¿Cómo apoyar a quien usa la guerra para dirimir discrepancias y hacer presión política?

Son preguntas cuyas respuestas no se pueden buscar en la lógica legalista sino en la lógica de la política de doble rasero; en el diferendo con los EUA y en la aspiración de que el autoritarismo ruso ayude a resistir la presión interna y externa hacia la democratización de Cuba.

Es por ello que, al igual que ocurre en Rusia, el gobierno del PCC en Cuba y sus medios oficialistas no usan la palabra ‘guerra’ ni ‘invasión’, sino el eufemismo “operación militar especial”, para definir la guerra imperialista de rapiña contra Ucrania. Pero evidentemente no basta para cubrir el lodo.

Lea más del diario de Osmel Ramírez aquí.



Osmel Ramirez

Soy de Mayarí, un pueblecito de Holguín. Nací el mismo día en que finalizó la guerra de Viet Nam, el 30 de abril de 1975. Un buen augurio, ya que me identifico como pacifista. Soy biólogo pero me apasionan la política, la historia y la filosofía política. Escribiendo sobre estos temas me inicié en las letras y llegué al periodismo, precisamente aquí en Havana Times. Me considero un socialista demócrata y mi única motivación comunicacional es tratar de ser útil al cambio positivo que Cuba necesita.

Osmel Ramirez has 164 posts and counting. See all posts by Osmel Ramirez

One thought on “Sobre el apoyo del gob. de Cuba a la invasión rusa contra Ucrania

  • Hay interés mutuo, últimamente es más frecuente la llegada de tanqueros rusos con petróleo. Nunca hubo voluntad de la URSS en que Cuba fuera económicamente independiente, los soviéticos mandaban tractores, camiones y automóviles, pero jamás montaron una fábrica para producirlos en Cuba, nunca transfirieron tecnología, lo máximo que hicieron fue montar un taller para ensamblar guaguas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.