La convocatoria a un plebiscito en Cuba…

como vía para resolver la disyuntiva entre Continuidad y Cambio

Por Osmel Ramírez Alvarez

HAVANA TIMES – Desde la ciudadanía un grupo de cubanos sin vinculación política oficial ni en organizaciones de la oposición, motivados por los acontecimientos de los últimos días, estamos haciendo una ‘propuesta de Plebiscito Nacional como salida a la crisis que vive nuestro pueblo; y para ello creamos la plataforma ciudadana ‘ Cubanos Por el Cambio’.

Preambulo:

El 11 de julio pasado tuvo lugar en toda Cuba un hecho inédito: un estallido social generalizado y espontáneo, a pesar del estricto control social que ejerce el gobierno del Partido Comunista de Cuba.

El costo del ‘apaciguamiento’ de las manifestaciones es condenable y se necesita con urgencia una salida pacífica y justa para la crisis y así evitar un baño de sangre mayor, y más sufrimiento para la familia cubana.

De ahí la propuesta de un PLEBISCITO, para que sea el soberano de Cuba, nuestro pueblo, quien decida con su voto el camino a seguir.

El objetivo es “que el pueblo no tenga que volver a las calles a exigir ‘libertad’ o ‘cambio’ en medio de la pandemia, ni haya más víctimas por la violencia, y se puedan resolver los conflictos y las diferencias entre cubanos en paz, con una consulta en las urnas”.

Para conseguirlo, proponemos un “programa de siete puntos”:

1) Que el propio Gobierno del PCC (a través del Consejo de Estado) convoque a un plebiscito popular de carácter vinculante para el plazo de dos meses, a partir de la convocatoria, donde se le pregunte al pueblo lo siguiente: -si quiere continuar con sistema sociopolítico actual; -o si desea cambiar hacia uno diferente, (CONTINUIDAD vs CAMBIO).

2) Que el plebiscito sea supervisado por observadores internacionales y sea cual sea el resultado constituya el preámbulo del cese del embargo norteamericano, que de hecho, dejaría de tener fundamento.

3) Que una vez convocado el plebiscito, que cesen las manifestaciones populares para dejar que sea el voto el que se exprese y que prime el respeto y los argumentos entre todos los actores políticos, oficialistas y de oposición, dentro y fuera de Cuba; pero que ningún incidente sirva de pretexto para que el plebiscito y sus propósitos no sean cumplidos.

4) Que cese la represión en cualquiera de sus manifestaciones para que se cree un clima propicio de tolerancia y respeto: que todos los presos políticos previos y los detenidos por las manifestaciones sean liberados, indultados o amnistiados, según proceda, y no se detenga ni secuestre a ningún opositor político ni miembro de la sociedad civil, ni se le impida a los periodistas no oficiales realizar su trabajo en medio del proceso de referendo.

5) Que la propaganda a favor de una u otra opción sea solo por internet y en un solo espacio radiotelevisado: la mesa redonda; con un debate cada sábado de 6 a 8 PM donde participen defensores de ambas opciones en proporciones iguales; y que no se use ningún otro medio de comunicación, para que la defensa de una y otra postura sea en igualdad de condiciones; y sin actos públicos, para evitar más contagios de covid19.

6) Que el gobierno del PCC se cubra de legitimidad en su forma de organizar la sociedad cubana si el 50% +1, o más, vota por la CONTINUIDAD; pero que en caso contrario se respete el carácter vinculante del referendo y el compromiso previo con nuestro pueblo y con la Comunidad Internacional, permitiendo una transición democrática.

7) Que de vencer la opción del CAMBIO obteniendo el 50%+1, o más, tenga lugar otro referendo popular en iguales términos para que sea el pueblo el que decida su futuro sistema político; que se debería realizar en el plazo de tres meses y donde el PCC tendría derecho a presentar su nueva opción de nuevo proyecto-país democrático; y la oposición podría presentar una opción o varias opciones de proyecto-país democrático, con solo el apoyo de mil votantes.

¡Y que sea lo que el pueblo quiera!

Por favor participa haciendo un clic aquí.

—–

Lea más del diario de Osmel Ramírez en Havana Times.

Osmel Ramirez

Soy de Mayarí, un pueblecito de Holguín. Nací el mismo día en que finalizó la guerra de Viet Nam, el 30 de abril de 1975. Un buen augurio, ya que me identifico como pacifista. Soy biólogo pero me apasionan la política, la historia y la filosofía política. Escribiendo sobre estos temas me inicié en las letras y llegué al periodismo, precisamente aquí en Havana Times. Me considero un socialista demócrata y mi única motivación comunicacional es tratar de ser útil al cambio positivo que Cuba necesita.


3 thoughts on “La convocatoria a un plebiscito en Cuba…

  • el 2 agosto, 2021 a las 6:03 am
    Permalink

    el primer punto ya indica lo equivocada que esta la propuesta, en vez de decirle al pueblo de cuba lo que TIENE que hacer, salen a PEDIRLE al pcc, ese misma organizacion que no quiere soltar el poder y que poco le importa la opinion de un pueblo, que convoque a un plebiscito.

    eso es como decirle a un rey que deje al pueblo votar si le quieren cortar la cabeza o no, despues que ese rey ha sido un HP con su pueblo.

    que cosa tan absurda.

  • el 29 julio, 2021 a las 4:48 am
    Permalink

    No sé que alucinogeno te tomaste, para plasmar esto, cuando en Cuba no hay medicinas

  • el 29 julio, 2021 a las 12:35 am
    Permalink

    Para nada van a admitirlo, el poder no lo sueltan, hay que arrancárselo. Lo que sí se puede hacer es repetir la epopeya de lo que en su día hizo Osvaldo Payá, recoger firmas dentro de Cuba y entregarlas, para ver qué dicen. Por supuesto, en el mejor de los casos lo discutirán en la Asamblea Nacional y lo rechazarán, pero será un grano más de arena en la lucha por la libertad. Cuando Payá logró más de 50 mil firmas era muy difícil firmar porque el 100% de los cubanos trabajaban con el estado, ahora no es así, la gente cada vez le debe menos al estado, y depende menos del estado. Otra opción es hacer una campaña para que la gente se de baja de los CDR, es algo muy simbólico pero que les enviará un mensaje muy duro a la dictadura. Todo lo que se haga va creando el camino del cambio, que llegará, y creo que el punto de inflexión será cuando muera Raúl, que ahora tuvieron que sacarlo de la cama para levantar los ánimos. Por último, un gran logro sería que los cubanos logren manifestarse pacíficamente, porque lo permite la constitución que ellos hicieron, si un gran grupo puede ir a un parque y sentarse pacíficamente no tendrán valor de reprimirlos, y ese grupo cada vez puede ser mayor, creo que esa es la vía más rápida en estos momentos, desmontar el discurso de que los manifestantes son violentos. Si la gente fuera inteligente saldrían calladitos y se sentarían en el suelo en el parque principal del pueblo, solo eso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *