Tendencias de la delegación cubana en Londres

Osmel Almaguer

Idalis Ortiz ganó una medalla de oro en Londres. Foto: ecured.cu

HAVANA TIMES — A propósito de los juegos olímpicos recién concluidos en la capital británica, me permitiré señalar algunas tendencias que caracterizaron la actuación cubana. Por esta vez, privándome de emitir criterios, sacar conclusiones y proponer soluciones. Seré tan solo un observador.

En primer lugar, es justo señalar el lugar alcanzado en la cita, muy superior al de hace cuatro años. Con el doble de medallas de oro, aunque solo con la mitad en cuanto al total de medallas alcanzado en Beijing.

Los lauros fueron conseguidos a sangre y fuego, pues prácticamente ninguno de los ganadores estaban en los pronósticos. Recuerdo haber sido de los que no se asombraban si nos íbamos sin oro en el evento londinense.

Las actuaciones de los judocas en ambos sexos, el boxeo, el luchador grecorromano Mijaín López, el tirador en la modalidad de pistola Leuris Pupo, el bronce meritorio de Iván Cambar, la plata de Yarisley Silva en la pértiga, el bronce de Leonel Suárez en el Decatlón, entre otras, nos hicieron saltar de la silla.

Todo lo contrario resultó del quehacer a cargo de algunas figuras que prometían mucho; tal vez no un oro, pero sí mayor combatividad o una medalla de otro color. El equipo de atletismo en general estuvo por debajo. Las vallas cortas y el salto triple fueron incluso más abajo en sus notas.

En ellos y en algunos atletas de combate se notó cierta apatía, angustia en los rostros, presión cuando se veían por debajo. Las lesiones en medio de las competencias abundaron. Algunos perdieron con rivales muy inferiores, otros se quedaron muy por debajo de sus marcas, rozando incluso el ridículo.

En general, más de las dos terceras partes de las medallas conseguidas fueron en deportes de combate explícito (o implícito: ¿qué son el tiro y el atletismo sino reproducciones de las distintas maniobras en una batalla?).

No clasificamos ningún deporte colectivo para la cita estival. ¿A qué se debe esto? ¿Será pura casualidad, o habrá alguna explicación? Recuerdo aún las memorables actuaciones de nuestros peloteros cuando el béisbol era parte de estos calendarios.

Las famosas “morenas del Caribe” llegaron a ganar tres títulos consecutivos y un bronce. El equipo de baloncesto había logrado la única medalla en estas lides por Latinoamérica hasta que Argentina ganó en Atenas 2004. Quiere decir que tradición no nos falta.

Entre 1992 y 2004 el promedio de medallas de oro de nuestras delegaciones rozó las once. En las dos últimas olimpiadas ha sido de alrededor de tres. En cuanto al total, entre Barcelona 1992 y Atenas 2004 fue de casi treinta como promedio. Desde Beijing hacia acá no llega a veinte.

2 thoughts on “Tendencias de la delegación cubana en Londres

  • el 25 agosto, 2012 a las 7:09 am
    Permalink

    pueden existir miles de causas pero la principal es la economica. Y no solo me refiero a la escaces de recursos para costear el modelo cubano creado en forma de piramide en donde el secreto radica en la masividad del deporte en la base y la seleccion de talentos para escuelas especializadas. Algo que cuesta muchisimos recursos economicos. Ademas de los propios problemas economicos personales de cada atleta.
    Los logros de barcelona y atenas ya venian con atletas en su mayoria formados antes del periodo especial cuando eran abundates los recusos economicos. Los muchachos de ahora han sido formados despues de los 90 en la mas profunda crisi economica. Es por esa razon que su merito vale mas.

  • el 24 agosto, 2012 a las 3:36 pm
    Permalink

    felicitaciones a todo los deportistas por el esfuerzo hecho y la alegria que nos trajeron, las notas negativas para el gobierno que ha dejado de invertir en el deporte. “no clasificamos en ningun deporte colectivo”, falta de competitividad de las ligas nacionales, como si no fuera evidente. Es hora que se permita a nuestros atletas incluirse en las mejores ligas de cada deporte en el planeta, calidad tienen para eso. Hace falta de un debate serio, sobre todo a nivel político.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *