Mi sencillo homenaje al “Duque” Hernández

Osmel Almaguer

Orlando el Duque Hernández
Orlando el Duque Hernández

HAVANA TIMES — Si me dicen que el “Duque” es un caballero dentro y fuera del terreno, yo digo que sí. Y tengo una anécdota que lo confirma.

Tenía catorce años y corría el 1993. Uno de los más crudos en pleno Período Especial. Iba al Estadio Latinoamericano a ver jugar a mis Industriales. Los ídolos de la época: Germán Mesa, Javier Méndez, Juan Padilla, Lázaro Vargas, Lázaro Valle y, por supuesto, Orlando “el Duque” Hernández.

Fue una etapa donde había dos cosas que ya no existen, al menos no tan marcadamente: grandes estrellas de las que abarrotaban estadios, y una escasez de transporte casi absoluta.

Desde nuestro Alamar, mis amiguitos y yo hacíamos la combinación de dos guaguas que nos llevaban al estadio. Primero el antiguo “camello” M1, (luego convertido en el ómnibus P11) y después la ruta 265.

En ambos casos, y casi siempre, nos veíamos obligados a viajar enganchados de las puertas. Era un cuadro muy usual en la época ver pasar las guaguas atestadas y con gente colgando hasta de los cintillos.

El espíritu de “coger rufa”, como le decíamos a esta forma de viajar, tenía mucho que ver también con la edad que teníamos. Nos arriesgábamos la vida a diario y ni siquiera lo sabíamos.

Frecuentemente, al salir del estadio, veíamos a nuestras estrellas beisboleras y a veces hasta les estrechábamos la mano. Era un bálsamo espiritual a cambio de tanto gasto de energía sin tener nada que comer en el estadio, y en ocasiones tampoco en la casa.

Un domingo en que regresábamos, cogiendo rufa de la 265, vimos al “Duque”. Había ganado el juego de esa tarde y esperaba la guagua tranquilamente en una parada. Su presencia causó en nosotros un buen alboroto.

Lo llamamos desde nuestras puertas apretadas de gente. Nos vio, estiramos las manos en forma de saludo, y él, en un gesto que nunca olvidaré, levantó las cejas y con una amplia sonrisa nos dijo: “Cuidado ahí”, señalando el peligro que estábamos corriendo.

 

osmel

Osmel Almaguer: Hace poco solía identificarme como poeta, promotor cultural y estudiante universitario. Ahora que mis nociones sobre la poesía se han modificado un poco, que cambié de labor y que he culminado mis estudios ¿soy otra persona? Es usual acudir al status social en nuestras presentaciones, en lugar de buscar en nosotros mismos las características que nos hacen únicos y especiales. Que le temo a los arácnidos, que nunca he podido aprender a bailar, que me ponen nervioso las cosas más simples y me excitan los momentos cumbres, que soy perfeccionista, flemático pero impulsivo, infantil y anticuado, son pistas para llegar a quien verdaderamente soy.

osmel has 206 posts and counting. See all posts by osmel

2 thoughts on “Mi sencillo homenaje al “Duque” Hernández

  • Esperamos verlo por la patria pronto.

  • linda anécdota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *