La placita de las viandas

Osmel Almaguer

La placita de mi barrio, en donde el Estado vende sus productos agrícolas, tiene más poder de convocatoria que misma plaza de la Revolución.

Puede parecer un chiste o una exageración, pero la gente ya no desfila por propia voluntad, sino presionada por temor a perder su trabajo, sus puestos en él, o el “aval revolucionario” que siempre te piden cuando solicitas empleo.

Sin embargo, cuando se oye la voz de “hay plátano a cincuenta centavos la libra en la placita” o “sacaron unos tomates grandísimos,” ahí si que todo el mundo agarra la jabita de nylon y compra lo que puede.

Los alimentos a bajo precio y con buena calidad son una cosa extraña en los tiempos que corren. La gente está un poco aburrida de tanto mensaje revolucionario y tan poca comida e insumos.

La gente culpa al mismo que lanza esas convocatorias, de todos los males que padece nuestra sociedad. No quiero ser tan absoluto, pero algo de razón llevan.

La placita surgió a finales de los 90, reponiendo los agromercados, que antes cumplían su misma función, o sea, llevar al pueblo el producto agropecuario de factura estatal, pero que habían pasado, en medio de la crisis y escasez de alimentos, a ser puntos de venta de particulares.

La oferta de la placita es más reducida, pero también más barata. La calidad de sus productos es más baja, pero aceptable. La placita de mi barrio es una de las mejores que he conocido. Siempre tiene al menos tres o cuatro productos distintos.

Todavía carecemos de medios y organización para explotar nuestras tierras, a pesar de ser un país que depende de ellas. Hay muchas barreras, a veces humanas, de conciencia, de voluntad o de mentalidad, que nos están frenando, y hacen que el panorama luzca peor.

Dice mi padre que no hay suficientes camiones para trasladar el producto a la ciudad, y que el trabajo en la tierra es duro, eso me consta.

Hace unos pocos días vendían unos plátanos en la placita a 2.50 pesos la libra (MN). Aunque parezca lo contrario, es un precio demasiado alto para nosotros, por eso casi nadie lo compró.

El producto comenzó a estancarse y pronto comenzó su deterioro.  Entonces, y solo entonces, comenzaron a venderlo a 50 centavos. Fue así que todos lo compramos hasta que se agotó.

No importó que no estuviera en perfecto estado, pues estaba reemplazando la carencia del arroz.

osmel

Osmel Almaguer: Hace poco solía identificarme como poeta, promotor cultural y estudiante universitario. Ahora que mis nociones sobre la poesía se han modificado un poco, que cambié de labor y que he culminado mis estudios ¿soy otra persona? Es usual acudir al status social en nuestras presentaciones, en lugar de buscar en nosotros mismos las características que nos hacen únicos y especiales. Que le temo a los arácnidos, que nunca he podido aprender a bailar, que me ponen nervioso las cosas más simples y me excitan los momentos cumbres, que soy perfeccionista, flemático pero impulsivo, infantil y anticuado, son pistas para llegar a quien verdaderamente soy.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *