Pobre eres, y como pobre te trataremos

Nonardo Perea

IMG_0425HAVANA TIMES — En Cuba podrías tener los bolsillos llenos de billetes de todos los tipos y colores, que si decides visitar alguna tienda, para hacer una simple compra, no tardarías en encontrar contratiempos y maltratos de toda índole. (Moraleja: tener dinero, no hace que las cosas cambien).

Ya lo he dicho, para algunas personas, puedo ser una planta decorativa, hasta he llegado a creer que estoy muerto, porque he entrado a un departamento de perfumería que está prácticamente sin público y de las cuatro tenderas que han estado presentes, ninguna se ha movido de sus respectivos puestos.

Cada vez que deseo ser atendido me detengo frente a un estante,y como un tonto me quedo contemplando los productos, supongo que haciendo eso alguna notaría mi interés, pero nada, tal vez tengo tan reflejada la miseria en la cara que no se toman ni la molestia de preguntar si deseo alguna cosa.

Es ahí, en esa parte,cuando me molesto, y comienzo hablar como un loco, lo hago mirando a mis alrededores- ¿Estoy vivo? ¿Yo existo? ¿Soy un fantasma? Luego de las tres preguntitas dichas en voz alta las tenderas me miran, una de ellas se digna a atenderme, pero sin moverse de su puesto me grita que es lo que quiero, yo le digo que se acerque porque no me gusta gritar, se acerca con cara de malas pulgas, le pregunto por algún champú para pelo graso, y no sabe responderme, para sorpresa mía desconoce los productos que está vendiendo.

Finalmente, decido marcharme a otra tienda pequeña que está cerca de mi casa.

¡Sorpresa! Llegué, pero en el departamento donde estaba el producto que necesitaba, no había ningún dependiente, decido esperar.

A una distancia prudente, tres de las trabajadoras conversan, y otra habla por celular, el mostrador se va llenando de personas que al igual que yo tienen interés por comprar, pero no aparece la dichosa tendera, y ninguna de las presentes da una explicación por la demora. Ni siquiera sabemos si el departamento está funcionando, aunque apenas son las dos de la tarde.

Luego de 20 minutos de espera aparece la chica, estupenda, muy joven y linda, aún con celular en mano, desde lejos ya ella había podido comprobar que tenía clientes esperándola, pero qué le importa, si los productos que vende no son de ella; con las ventas sus beneficios no han de ser muchos, y los clientes son un problema, molestan y se quejan por todo.

En cuanto entró, le dije que estaba a punto de marcharme, porque llevaba mucho tiempo esperando, y qué me respondió, ¿Ah, sí?, ¡qué pena! Eso lo dijo sin mirarme a la cara, aún tenía sus ojos clavados en el celular.

En la cola nadie dijo nada, solo me miraron como diciendo, esto no hay quien lo cambie, y así mismo es, nadie cambiará lo que a estas alturas parece incambiable, porque hasta que este sistema continúe en pie, estas situaciones tan cotidianas no serán reversibles, por el contrario, en cada local comercial, aunque tengamos dinero para consumir, nos seguirán tratando como lo que ellos creen que somos, unos miserables.

Nonardo Perea

Nonardo Perea: Me defino como una persona observadora, me gusta escribir con sinceridad lo que pienso y vivo en carne propia. Para mí resulta un tanto difícil el dialogo, soy tímido y de pocas palabras, es por ello que considero que mi mejor medio de comunicación es la escritura. Vivo en Marianao y tengo 40 años.


9 thoughts on “Pobre eres, y como pobre te trataremos

  • el 13 diciembre, 2015 a las 4:45 pm
    Permalink

    bárbaro eso, porque recién pisan los iunaites todos aquellos en calidad de empleados aprenden la norma y se vuelven solícitos, serviciales, afanosos…

  • el 12 diciembre, 2015 a las 5:38 am
    Permalink

    Te puedo asegurar una cosa Wahol, ellas saben diferenciar perfectamente quien viene a comprar y quien no , de la misma manera que un mecanico sabe la medida de un tornillo con solo mirarlo, ja ja ja , los especuladores sin dinero en Cuba no enganan a nadie; pero ademas , si el tener o no tener dinero te hace sentir mas digno o no ; entonces todo el mundo se dara cuenta cuan pobre eres.

  • el 11 diciembre, 2015 a las 11:22 pm
    Permalink

    No puedes exigirle mucho a los trabajadores estatales que ganan una miseria.

  • el 11 diciembre, 2015 a las 10:13 pm
    Permalink

    Tiendas, restaurantes, panaderías, fabricas, etc. del gobierno, es anti natura y contrario a toda lógica comercial. Y todavía Murillo bajando trovas del socialismo próspero. Pa su escopeta!!!

  • el 11 diciembre, 2015 a las 1:58 pm
    Permalink

    Casos y cosas del socialcosadesa

  • el 11 diciembre, 2015 a las 12:16 pm
    Permalink

    No es porque tú seas pobre, además de que la pobreza no se lleva en la cara y ellas no saben nada sobre tu situacion economica.
    Es porque ellas ganan lo mismo, si venden 1 que si venden 10.

  • el 11 diciembre, 2015 a las 8:21 am
    Permalink

    No por gusto existe ese refran de “poderoso caballero es don dinero” y si este no hace la felicidad si ayuda mucho a llevarla. El dinero si vale. Si a esas empleadas las botaran del trabajo por no hacer sus tareas de seguro se lo iban a sentir en el bolsillo y para la proxima hasta te abrocharian los cordones de los zapatos, pero como hay tanta indolencia y como el salario que ganan es de casi miseria con lo que no pueden satisfacer sus necesidades mas elementales. Ellas se consideran mas miserable que tu. No creas que eso es solo en Cuba. Hay una gran diferencia de como te tartan en un Sedanos a como lo hacen en Nordstrom y la diferencia en el servicio al cliente se explica por salarios diferentes, prestigio del empleo y nivel educacional del empleado pero sobre todo el poder adquisitivo del cliente. Dinero es dinero

  • el 11 diciembre, 2015 a las 8:07 am
    Permalink

    es el problema del sociolismo ese que vivimos, la tienda no es de nadie, asi que a nadie le interesa el comportamiento de la tendera y como “todas” las tiendas son de “todos” pues asi vamos donde quiera que vayas.
    el cuento es distinto si la tienda tiene dueno, recibes esa respuesta, vas al dueno y la tendera de paticas en la calle (no es que nadie desee eso pero ya ves lo que sucede cuando el empleado no tiene una presion para que trabaje bien y sienta respeto por el cliente)
    mientras sigamos “viva Esto” y “viva Aquello” y “apoyamos” y aplaudimos, la tendera y su actitud no van a cambiar, el experimento que sufrimos lo unico que logro desde el primer dia fue que el pais empezara a caminar hacia atras a velocidad cada vez mayor.

  • el 11 diciembre, 2015 a las 7:50 am
    Permalink

    “De Macondo eres y como tal te trataremos”, creo así debería llamarse tu post Wharol. En lo que relatas no tiene nada que ver la pobreza, si la educación, la cultura elemental y de trabajo implantada en Cuba hace un montón de años. Yo no soy rico, en el pais que vivo voy a tiendas que son frecuentadas por personas de ingresos bajos a medios (nada de Boutiques ni otras exquisiteces); sabes que, en cuanto entro enseguida se me acerca una de las tenderas (probablemente más joven y linda que la de tu relato, que no necesitó ir a escuela alguna para aprender como se atiende a un cliente) y me pregunta que necesito, si por ejemplo le digo que me interesa un champú en fracciones de segundo me tre varios diferentes y me explica para que sirve cada uno. Hablar por celular en horario de trabajo ajaja, ni que estuviera mal de la cabeza; por mi trabajo he estado en tiendas realizando instalaciones electrónicas, las tenderas para hacer una llamada rápida se esconden en el baño o pantry, eso dura máximo un minuto, mientras otra le cubre. Deseo aclarar que ni son explotadas, ni maltratadas, tienen su horario de almuerzo (escalonado porque los mostradores y salón no pueden quedar vacíos), vacaciones pagadas,etc. Sabes en qué estriba la buena atención de las tenderas que te conté? , facilito, la tienda tiene un DUEÑO, que siempre está vigilante (con cámaras de circuito cerrado incluidas), cliente que se va de la tienda molesto y sin comprar es dinero que deja de entrar en su bolsillo, eso él no o puede permitir. En Cuba desgraciadamente la propiedad es de todos (todos?), y a la tenderita de marras le importa un carajo si vende o no vende; total, ella va a ganar lo mismo al final (y si le cae en gracia al gerente hasta unos fulitas extras). Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *