Mi tío vino del Yuma

Nonardo Perea

Pedaleando por la ciudad. Foto: Juan Suárez
Pedaleando por la ciudad. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Hace seis años se fue y apenas hace unos días mi tío está de vuelta, venía acompañado por la esposa que apenas hace un año salió del país por reunificación familiar.

Han venido a visitar a los suyos. No pude ir a visitarlo el primer día porque a consecuencia de mi accidente me fue imposible ir a verle, aunque pude tener una conversación telefónica en la que me expresó su deseo por verme, y no dejó de decirme que me había traído un presente: un par de tenis, por supuesto cuando uno viaja ya sea a Japón a Venezuela o a Haití tienes que traer un regalo, porque en Cuba todos estamos necesitados de algo y si por casualidad no traes nada a nadie, te llueven las críticas.

Yo no quería nada, aunque no puedo negar que un par de tenis no me venía mal porque siempre he tenido problemas con el calzado, y ahora mismo, solo tengo un par de tenis y unas sandalias, con eso soy feliz, además de que no necesito más.

En los sucesivos días, supe que el primer día la casa de la esposa de mi tío se llenó de familiares de la esposa y se formó el sal pá fuera.

Como si se tratase de una comedia, todo el mundo empezó a coger todos los regalos, y ni siquiera respetaron los que venían etiquetados con nombres.

Mi tío estaba tan atormentado que ni siquiera se interesó por la repartición, según me contaron mis otros tíos, fue un relajo, como esos que se forman en una piñata de muchachitos donde todos empiezan a coger lo que pueden.

Finalmente, cuando ya estaba en condiciones de poder caminar sin problemas, fui a visitar a mi tío. En cuanto me vio, me dio un abrazo y me comunicó que se habían perdido los tenis que me había traído como regalo, pero que no me preocupara que él me mandaría otros en cuanto llegara a Texas, que es donde vive.

Apenas hablamos, él solo tuvo tiempo para sacar un gran celular que puso en mis manos para mostrarme unos vídeos y se fue a dar un baño porque tenía que irse pues lo habían invitado a una comida. Me dejó sentado en el sofá viendo las imágenes de su trabajo: un supermercado donde hay todo tipo de comida y frutas. Salió del baño, y entre risas y chistes tomó el teléfono.

Luego me despedí de él, no sin antes saber por boca de mis demás familiares la incomodidad que tenían con mi tío porque la esposa sí había traído de todo para su familia, incluso dos televisores de pantalla plana, y él para los suyos, que son varios hermanos, apenas ni había comprado comida para abastecerlos.

Ayer mi tío regresó a Texas, y no lo volví a ver, ahora voy a sentarme a esperar por los tenis.

Nonardo Perea

Nonardo Perea: Me defino como una persona observadora, me gusta escribir con sinceridad lo que pienso y vivo en carne propia. Para mí resulta un tanto difícil el dialogo, soy tímido y de pocas palabras, es por ello que considero que mi mejor medio de comunicación es la escritura. Vivo en Marianao y tengo 40 años.


18 thoughts on “Mi tío vino del Yuma

  • el 17 octubre, 2015 a las 9:54 am
    Permalink

    Lo primero es el costo inhumano de un viaje a Cuba, el que se embolsilla el desgobierno. Solo por eso no vale la pena ir, para seguir siendo explotada por los mismos? NOOOOOO

  • el 7 octubre, 2015 a las 12:54 pm
    Permalink

    Interpretando el comentario de Eduardo concluimos que: 1 Los cubanod emigradod poseen capacidad de endeudamiento, como que no tiene el gobierno de Cuba por ser malapaga, 2. En Cuba no puedes satisfacer sus necesidades básicas trabajando dignamente, tiene que venir un “gusano” con otro gusano para poder calzarte.

  • el 6 octubre, 2015 a las 9:14 am
    Permalink

    Los cubanos como siempre tan educaditos

  • el 5 octubre, 2015 a las 10:21 am
    Permalink

    Gracias a Dios que solo tengo hijas.Los hijos varones, he visto que son unos Babosos y se dejan manipular por sus mujeres (que si saben tirar para su familia) si tuviera 10 hijos, quisiera que fueran hembras==son mas fieles a la familia.

  • el 5 octubre, 2015 a las 9:52 am
    Permalink

    Si tuviera al Tío delante lo primero que le díría es que salga corriendo de esa “familia” y comience a rodearse de personas que lo quieran verdaderamente porque a juzgar por el relato de Warhol, al tío lo aprecian bien poco. O bien, que por un tiempo largo no regale nada más: a ver quién se queda, y quién se va. Una vez hecha la purga familiar, que retome los regalos, pacotilla etc

  • el 5 octubre, 2015 a las 1:51 am
    Permalink

    Se puede ser pobre y tener necesidades, pero la decencia y los Buenos modales no estan reñidos con eso. Si mi familia se comportara asi, primera y ultima vez que les llevaba cualquier cosa.

  • el 4 octubre, 2015 a las 10:39 pm
    Permalink

    “por supuesto cuando uno viaja ya sea a Japón a Venezuela o a Haití tienes que traer un regalo, porque en Cuba todos estamos necesitados de algo y si por casualidad no traes nada a nadie, te llueven las críticas”

    Detesto esta afirmación, pero no me sorprende que Wharol piense así, porque es un criterio bastante generalizado en Cuba. Pienso que, en parte, es producto de la ignorancia y el aislamiento en que vivimos los cubanos en Cuba, pues muchos piensan que para cualquiera que viaje al extranjero es sencillo regresar cargado de pacotillas. Por otro lado, este hecho denota incomprensión y egoísmo de los amigos y hasta los familiares del “viajero”, que no se ponen por un momento en sus zapatos para saber lo difícil que es quedar bien con todo el mundo. Por último, ¿por que todo el mundo asume que “viajar” es sinónimo de tener mucho dinero para comprar regalos a la gente? No dudo que en algunos casos sea así, pero ¿y si no? ¿entonces hay que aguantar que te “lluevan las críticas” ?

  • el 4 octubre, 2015 a las 7:50 pm
    Permalink

    el tio no es perfecto y trato de llevar un detalle a todos,la actitud de la familia no es correcta por muchas razones,amen de la necesidad/pobreza/carencia,el respeto,la Buena conducta no debe faltar entre todos. de todas formas los articulos no pueden mandarse a corer,el tio tiene que tener la disciplina y repartir los regalos a cada uno,despues que vaya a comer o visitor el zoologico con una novia y celebre lo que quiera.el ejemplo siempre se da en casa.

  • el 4 octubre, 2015 a las 3:16 pm
    Permalink

    Si yo llevo una cosa para alguien simplemente no permito que nadie se lo coja.

  • el 4 octubre, 2015 a las 1:56 pm
    Permalink

    Copio de HavanaTimes:

    tienes que traer un regalo, porque en Cuba todos estamos necesitados de algo y si por casualidad no traes nada a nadie, te llueven las críticas

    solo tuvo tiempo para sacar un gran celular que puso en mis manos para mostrarme unos vídeos y se fue a dar un baño porque tenía que irse pues lo habían invitado a una comida. Me dejó sentado en el sofá viendo las imágenes de su trabajo: un supermercado donde hay todo tipo de comida y frutas. Salió del baño, y entre risas y chistes tomó el teléfono. Luego me despedí de él, no sin antes saber por boca de mis demás familiares la incomodidad que tenían con mi tío porque la esposa sí había traído de todo para su familia, incluso dos televisores de pantalla plana.

    —————
    Je Je. Acabo de comprar un Sansung, smart. 40 pulgadas. Ese cuesta 400 y pico.

    Mi mujer le dio un golpe al que teniamos, y lo hizo talco. Je Je. Como es tan ahorrativa y cuida los equipos
    le dije que no le formularia nu un reproche, pero que si me rompia este otro, me iba a tener que oir.

    Me estoy haciendo chequeos medicos y le adverti que si me detectan un cancer terminal, me voy a Cuba a cumplir las mas intimas fantasias, que lo meteria en la carta de credito para que luego de mi partida, ella no fuera responsable.

    En Best Buy, los hay de pantalla plana de mas de 80 pulgadas, que cuestan una friolera,$ 9 999. Je Je,. Asi que le dices a tu tio, que la proxima vez que vaya a la isla te traiga el tuyo y que no sea pelabolas., que se busque otro trabajo o que meta un tarjetazo.

  • el 4 octubre, 2015 a las 7:10 am
    Permalink

    Oportuno el señalamiento. Lo respaldo. Tito, ponga de su parte…

  • el 4 octubre, 2015 a las 4:42 am
    Permalink

    Ahora dile a tu tío que te pague desde la Yuma el Internet Nauta

  • el 3 octubre, 2015 a las 7:27 pm
    Permalink

    Estimado Tito es la segunda ves que te veo comentar por acá y pareces tener la costumbre de atacar a las personas y no a lo que dicen y además no sustentas tus argumentos con ninguna prueba. Sería de beneficio que lo hagas pues no estamos acostumbrados en este sitio a los ataques personales y comentarios como este disminuyen severamente los diálogos que entablamos por acá.

  • el 3 octubre, 2015 a las 7:51 am
    Permalink

    tristeza porque un lado tiene que vivir sosteniendo al otro que se ve en la obligacion de estar alabando, todo por la miseria generalizada que ha creado un gobierno por el que nadie ha votado en 6 decadas. es tan dificil de entender?

  • el 2 octubre, 2015 a las 7:42 pm
    Permalink

    Para ser justos, este fenómeno no es exclusivo de los cubanos que llegan de la Yuma. Basta que uno esté afuera, aunque sea en Micronesia, para ser testigo de escenas semejantes cuando regresa al terruño. Y lo peor, es que la cosa pica y se extiende.

  • el 2 octubre, 2015 a las 3:21 pm
    Permalink

    hay mira que hablan basura aquí ,y hay que ser tonto para creer esa historia como que te paso a ti periodista de manigua que si no tienes etica para habalr de tu propio tio en caso que fuera tu historia real que ha de esperar otra persona de ti.No te das cuentas que a quien desprestigias es a los cubanos no a tu supuesto tio que ya quisieras tener uno que te de al menos un par de tenni que es mucho por que por e4ste artículo ni eso mereces.

  • el 2 octubre, 2015 a las 3:17 pm
    Permalink

    ….cual es la tristeza???….a muchos cubanos emigrados les encanta endeudarse y llegar como santa claus cargado de regalos para deslumbrar a sus familiares ,amigos y conocidos con lo bien que le va en la yuma….a la gran mayoria de esos parientes,amigos y conocidos solo les interesa agarrar algo de la bolsa de santa claus y listo….los dos bandos contentos…uno porque quedo bien y por un rato todos lo alabaron y festejaron ,el otro porque recibio y resolvio un problema sin hacer nada….si esa es su decision y su gusto…cual es la tristeza???….

  • el 2 octubre, 2015 a las 2:43 pm
    Permalink

    Triste ver como a los cubanos emigrados los ven como gallina de los huevos de oro y no sólo el gobierno. Nada de sentarse con el tío a conversar de su nueva vida, de sus problemas, de sus preocupaciones.

    Sólo el costo del viajar a Cuba representa un gran gasto de dinero para el que lo tiene que sudar. Si a lo anterior tienes que venir cargado de regalos con los impuestos de las aerolíneas y la aduana cubana por sobrepeso, no le veo gracia representar el papel de Rey mago o Santa Claus para poder quedar bien con tus familiares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *