¿Dónde está el caballo?

Nonardo Perea

Fidel Castro en su último aparición público en enero del 2014.

HAVANA TIMES — Algunas malas lenguas dicen que esta ingresado en un hospital militar, y que al parecer sus horas están contadas, y que de esta no hay quien lo salve.

Otros dicen, medio en broma que lo que lo dejó turulato fue la noticia del pasado 17 de diciembre en que se comunicó al mundo que Cuba y Los Estados Unidos normalizarían las relaciones diplomáticas luego de más de 50 años de enemistad, ¡Tremenda noticia! Al parecer al caballo se le quebraron las patas y no pudo soportar algo así.

Lo cierto es que resulta raro que no se halla proyectado de ninguna manera, ni con una extensa reflexión ni con fotitos en traje deportivo, compartiendo junto a los 5 que fueron canjeados y al fin ya están aquí para terminar la historia con un The End de telenovela, donde casi todo el mundo llora y es feliz, y el pueblo se proyecta también con lágrimas y sonrisas.

Hasta yo solté alguna lagrimón porque soy demasiado sensible y femenino, y mis lagrimitas no solo fueron por lo melodramático de la situación sino también al escuchar el discurso de Obama. ¡Buenísimo, desde arriba hasta abajo! Me encantó la parte en que cita lo siguiente: “Los Estados Unidos consideran que ningún cubano debe ser víctima de acoso, arresto o golpizas solo por ejercer el derecho universal de hacer que su voz se escuche. Y continuaremos apoyando a la sociedad civil allí”.

(Me viene a la mente la artista de la plástica Tanía bruguera y a otras personas que recientemente fueron arrestadas en la plaza de la revolución cuando iban a llevar a cabo un performance.)

A pesar de que no se habla absolutamente nada de la ausencia de Fidel Castro ni en los medios nacionales ni en la calle, se percibe por el silencio tan prolongado que algo serio está pasando con él, porque como ya he dicho anteriormente nada se sabe del sujeto que bien se sabe le fascinan las cámaras, los discursos, las reflexiones, y dejarse ver, aunque sea en fotos congeladas donde se es imposible ver cuan mal van las cosas con su salud.

Si está vivo, quisiera que se repusiese lo más pronto posible para que pueda ver el comienzo de estas nuevas relaciones con su enemigo, y si está en fase de morir o ya está muerto, si puede descansar, que descanse. Amén.

Nonardo Perea

Nonardo Perea: Me defino como una persona observadora, me gusta escribir con sinceridad lo que pienso y vivo en carne propia. Para mí resulta un tanto difícil el dialogo, soy tímido y de pocas palabras, es por ello que considero que mi mejor medio de comunicación es la escritura. Vivo en Marianao y tengo 40 años.

Nonardo Perea has 117 posts and counting. See all posts by Nonardo Perea

18 thoughts on “¿Dónde está el caballo?

  • Bueno, aunque no tengo tampoco noticias de Fidel,odié este artículo, me dió la impresión de estar leyendo una vez más un escrito hecho por encargo y sin una gota de semejanza con un hecho artístico, soy Ingeniera en Ciencias Informáticas y ahora estudio periodismo, así que alguito del tema si sé.
    Eso en cuento a la estructura del artículo, en cuanto al contenido mi impresión es incluso peor, no aportas nada que no sepamos y menos algo que nos interese saber.
    Y que conste que Fidel ya tiene su lugar en la historia, no solo de Cuba sino del mundo, y sí las relaciones hoy con los EE. UU están cambiando, también es gracias a su política, no veo por qué se quebraría, en fin, que estuve de paso en este sitio esperando encontrar algo interesante y para nada, es uno más lleno de artículos sosos, con críticas sin fundamentos y nada cautivantes.
    Saludos

  • Creo que Fidel está vivo pero en unas condiciones tales de demencia senil que no se puede presentar en público. Pueden pasar años hasta su muerte.

    En el 2007 hizo una entrevista con Randy:

    https://www.youtube.com/watch?v=RVAKPLZPN88

    Pongo una transcripción de un fragmento:

    Te la mima persona. Era minitra, prera minitra. Na del grupo de partido de la Tacha quera de derecha. Etis bone dun partido de iquieda. Pero en e la Tache ese duarestaría hora en le medioriente.

    En fin, ahora ocho años después tiene que estar mucho peor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *