Los hombres y los maltratos físicos

Por Nike

HAVANA TIMES – Hace unos años me he estado fijando en los hombres de mi país, padres de familia, algunos los conozco y otros solamente son de mi pueblo. Ellos tienen algo en común y es que tienen cierta dificultad para caminar. Hay muchos que necesitan un bastón para apoyarse y desplazarse, tienen diferentes edades pero la promedio es mayor de 40 años.

Hay un vecino que trabajó en la construcción por 10 años de su vida y en muy malas condiciones, sin ninguna protección, cargando carretillas llenas de sacos de cemento, arena y bloques. Lo hizo para ganarse el derecho a vivir en un apartamento de micro brigada con su familia.

Todo eso le provocó un desgaste en la columna vertebral para toda la vida. Ahora no sale del policlínico en la fisioterapia y lo único que puede hacer para ganarse el pan son guardias nocturnas en un círculo infantil.

Estos hombres trabajadores cubanos no se dan cuenta del maltrato al que someten sus cuerpos por la inexperiencia de su juventud, edad en la que empiezan a trabajar, la mayoría de las veces sin conocer siquiera que existen normas de protección. No hay en Cuba cultura sobre ese tema.

Y cuando llegan a la mayoría de edad empiezan a padecer de sacrolumbagia, y muchos siguen trabajando a base de antiinflamatorios y analgésicos, o haciendo fisioterapia y en casos más extremos hasta se tienen que operar de la columna.

Conozco muchos casos, otro amigo mío que trabajó muchos años en una librería y todos los días cargaba una cantidad de libros sin ninguna persona en el trabajo que le orientara cómo protegerse. Terminó ahora a los 50 años con una ciatalgia y se pasa hasta 6 meses en cama sin poder caminar, con unos dolores tremendos.

En estos momentos está en cama y como no hay medicamentos está aguantando el dolor, solamente se alivia con unas plantas antiinflamatorias que le llevo, hasta que le lleguen unas pastillas que le mandan del exterior sus amigos y familiares. (A él se le está formando una hernia discal y con la fisioterapia puede mejorar mucho sin llegar a operarse).

Hay otro amigo que es trabajador de una draga del puerto de la Habana y con sus 55 años no puede hacer ni un mínimo de peso, con decirles que el otro día limpió el patio de su casa y al día siguiente, estaba en cama.

Puedo enumerarles muchos casos de hombres jóvenes que ya están así y de mayores también, que haciendo diferentes tipos de trabajo ahora están con su columna maltratada para toda su vida.

Hace falta hacer un trabajo desde que son niños y jóvenes, en las casas, en las escuelas y después en sus trabajos, para que se informen bien de la postura y medidas que deben tomar para hacer diferentes tipos de peso o de cargar objetos pesados o fuerzas que puedan exceder sus posibilidades y no dañarse. Así podrán tener una vida más llena de salud para que puedan disfrutarla con su familia, y no sufrir ese padecimiento tan horrible que se puede evitar.

Y es que el cubano que yo conozco y casi todos por no decir todos los hombres en mi país se creen tan fuertes como Caupolicán.

Lea más del diario de Nike aquí.

Seguir y compartir:
Pin Share


Nike

Nací en La Habana, Cuba. Toda mi vida he tenido al mar como paisaje; me gusta estar cerca de él, sentir su brisa, su olor, tanto como sumergirme y nadar y disfrutar las maravillas que nos regala. Gracias a la habilidad manual que heredé de mis padres he podido vivir de la artesanía. Trabajo fundamentalmente el papier-mâché, haciendo títeres para los niños. Escribo para Havana Times por la posibilidad de compartir con el mundo la vida de mi país y mi gente.

Nike has 50 posts and counting. See all posts by Nike

One thought on “Los hombres y los maltratos físicos

  • La educación siempre va a ser la mejor opción pero las leyes suelen ser más prácticas según sea la población y el gobierno.

Comentarios cerrados.