Mis disculpas a Fernando Ravsberg

Lynn Cruz

Cubanos saliendo de la Isla por Camarioca a partir de 1965.

HAVANA TIMES – Recientemente cometí una torpeza tremenda, al hacer pública una conversación que sostuve con el periodista Fernando Ravsberg. Si bien fue durante una recepción, no estaba supuesta a salir la conversación del grupo pequeño que participaba en el diálogo por momentos tenso, y subido de temperatura. Pido disculpas públicamente al autor de Cartas desde Cuba por mi indiscreción.

Hace poco que colaboro de manera sistemática con este diario y, puesto que ante todo soy actriz, me he movido más dentro del mundo de las emociones, tal vez sea esa la causa de mi mala conducta como periodista.

He leído sobre la campaña para salvar el blog de Ravsberg. Le declaro mi solidaridad. Considero de vital importancia que dentro del país exista el punto de vista de alguien como él, quien no es cubano, pero con su pensamiento y accionar ayuda a entender mejor la realidad nacional. Las contradicciones y pluralidades de criterios hacen que las sociedades avancen.

Pocas veces en Cuba uno tiene la oportunidad de dialogar con personas que piensen distinto de uno, fuera de la familia o los amigos. Por lo general, dentro de los espacios oficiales solo se escuchan manifestaciones a favor del Gobierno, ya sea por miedo, simplemente por inercia o tal vez por la necesidad de seguir aferrados al símbolo.

Durante el exodo de Mariel en 1980.

Lo cierto es que durante casi sesenta años de tiranía antimperialista, el Gobierno cubano cosechó los mismos males que la República. Es una ecuación simple, nadie que lleve tanto tiempo en el poder puede ser inocente. Raúl Castro ha postergado su ocaso por miedo.

La intelectualidad cubana empoderada, “revolucionaria” sin revolución, no tiene el pudor en aterrorizar y expulsar a quienes mantengan una actitud crítica frente al Gobierno cubano dentro de las instituciones. Repite el mismo esquema diseñado desde el Punto Cero, antigua residencia de Fidel Castro.

He leído los comentarios acerca de mi discusión con Ravsberg. Agradezco a todos los que escribieron e hicieron crecer el artículo.

Desde que empecé a hacer Teatro Político, una idea no deja de atormentarme, es casi una tortura sicológica. Tiene que ver con el hecho de vivir en una paranoia perenne. Presa de etiquetas en un mundo que no da tiempo a ver los matices, menos dentro de un sistema totalitario que se disfraza de izquierda y que, en teoría, defiende a la justicia social. 

Balseros en 1994.

En su libro Sabbat Gigante, Néstor Díaz de Villegas, el escritor provocador del exilio cubano, se refiere a que la mayor creación del castrismo es la del gusano.

Con 18 años sufrió presidio político a causa de un poema escrito por él a la calle Carlos III, devenida en Salvador Allende tras el triunfo revolucionario. Un prisionero adolescente y de conciencia.

A partir de su análisis se puede inferir que Miami se convirtió en la ciudad de los gusanos. Una creación también de Fidel Castro conjuntamente con el Gobierno estadounidense. Así Castro hizo limpieza para evitar cualquier tipo de competencia política. Los primeros gusanos en salir serán la clase media, dueños de pequeños negocios, profesionales, intelectuales.

Pero Cuba hoy, a medio siglo después del primer éxodo masivo que comenzó en 1965, es una tierra condenada. Presenta, además, una oposición interna calumniada de mercenaria por recibir fondos provenientes de aquellos mismos gusanos- cubanos-americanos de Camarioca.

A los siguientes éxodos masivos le sucedió un nuevo tipo de gusanos, los de la clase trabajadora, que no viven allá ni de los fondos provenientes de la Casa Blanca, ni son cubanos de apellidos ilustres. En su momento también los tildaron de traidores. Sin embargo, en su Sabatt Gigante, Díaz de Villegas sobre ello expresa: “Hay una suerte de reivindicación tardía en el hecho de que el monstruoso gusano regresa a Cuba convertido en mariposa”.

Cubans varados en la frontera de Costa Rica con Nicaragua en 2015. Foto: Ezequiel Becerra /AFP

Mantienen al país por el concepto de remesas. Sin embargo, el Gobierno se aseguró de ponerle un gravamen al dólar del 10 por ciento con respecto al Peso Cubano Convertible (CUC), con sus siglas en inglés, para no confundir con las del otro PCC (Partido Comunista de Cuba), ironía del destino.

De ese modo, cada vez que un cubano comienza a criticar de manera directa al Gobierno, y demuestra que no tiene miedo, corre el riesgo de que lo conviertan en un gusano. No queda otra alternativa que el destierro, donde se encuentra el nuevo tipo de industria creada por el castrismo, y que también extendió a las llamadas “misiones” de médicos, deportistas, artistas y maestros los que verdaderamente costean las llamadas “conquistas revolucionarias” por supuesto plagadas de corrupción. No se puede negar la inteligencia de Fidel Castro, quien recogió toda la gloria, al precio de dividir, oprimir y aplastar al pueblo cubano.

Por otra parte Donald Trump, el actual presidente de los Estados Unidos, quien representa el ugly America, se ha destacado por su hostilidad hacia los inmigrantes de países “mierderos”. Ha reforzado las tensiones contra el Gobierno de la Isla, condenando a ambos pueblos a la incertidumbre y el miedo. Pero provocó que el Gobierno cubano en post supuestamente de “reconciliarse con su exilio”, estableciera la nueva categoría del gusano repatriado.

Los cubanos, aunque tengan pasaporte estadounidense necesitan uno cubano para viajar a Cuba. Podrían los órganos migratorios cubanos y estadounidenses explicar, ¿en qué consiste el estatus de un repatriado?

Lynn Cruz

No es el arte el que imita a la vida, es la vida la que imita al arte”, dijo Oscar Wilde. Y es que el arte siempre va un paso más adelante. Soy actriz y escritora. Para mí el arte, en especial la escritura, es un modo de exorcizar los demonios. Es algo íntimo. Sin embargo, decidí escribir periodismo porque me di cuenta de que yo no existía. En Cuba sólo tienen derecho a expresarse públicamente, las personas autorizadas por el gobierno. Havana Times constituye un ejemplo de convivencia dentro de una democracia y puesto que me considero demócrata, mi sueño es integrar la filosofía de este diario a la realidad de mi país.


13 thoughts on “Mis disculpas a Fernando Ravsberg

  • el 5 marzo, 2018 a las 4:00 am
    Permalink

    recomiendo las entrevistas al poeta rafael alcides hechas por coyula y Lyss, muy muy buenas

  • el 27 febrero, 2018 a las 6:07 am
    Permalink

    Exelente Lynn!!! Te disculpas porque así lo deseaste tú y entiendo que no debo cuestionarme ese derecho tuyo a discernir, o cambiar de opinión, evaluar , decir y contradecir. Tiene que ver con la inteligencia emocianal, el cambio, la evolución, el crecimiento personal, la capacidad de entender y valorar desde diferentes puntos de vista determinadas cosas y replantearlas. Derecho que tenemos todos, aunque algunos se empeñen en negárselo ;o)) Bravo por ti! Qué siga madurando tu carrera de periodista tanto como tu maravilloso crecimiento como actriz! Me encanta leerte, contigo también aprendo más de mi misma, amiga maravillosa!

  • el 26 febrero, 2018 a las 9:16 am
    Permalink

    El juego de Fernando de acosar los comentarista que le resultan incómodos es realmente asqueroso. No se contenta con censurar sino que quiere asesinar el character de los comentaristas. Pide rigurosidad periodistica en los comemtarios cuando su blog es una recopilacion no verificada de noticias sobre Cuba y unos cuanto articulos de option de su autoria.

    Yo creo que hace esto para mantener el balance en los comentarios . El mismo balance que mantiene con su recopilación de artículos donde da la idea de Cuba ser un país normal sólo con ciertas dificultades y ciertos problemas .
    Fernando en su blog le quita la verdadera dimensión al problema cubano lo minimize (lo mismo Lynn capto en la comversacion )y yo le noto cierto sentido de superioridad sobre los cubanos. Sobre sobre quiere explicarte cómo somos los cubanos.

  • el 25 febrero, 2018 a las 8:47 am
    Permalink

    exacto !! me acaba de eliminar por nada.!!! Defensor de la tirania ,otro mas, solo eso !!

  • el 25 febrero, 2018 a las 8:06 am
    Permalink

    Luis, no creo que toque ninguna nariz, Fernandito es simplemente un peon que juega segun lo ordenado desde el castillo.

  • el 24 febrero, 2018 a las 1:25 pm
    Permalink

    Bien por ti, Fernando es uno de los pocos periodistas extranjeros que vive en en el Pais (obviamente tiene mas privilegios que muchos de los locales) y le toca las narices a los Pinochos del castillo de las mentiras.

  • el 24 febrero, 2018 a las 8:40 am
    Permalink

    Lynn no veo la necesidad de disculparte, he vuelto a leer el artículo al que haces referencia y no hay motivos para disculpas, no dijo nada importante, era una fiesta, no un confesionario de una iglesia. En su blog él juega con el mono pero no con la cadena. El vive el comunismo con dólares, viajes, carro y casa. Por ser uruguayo y no haber vivido en Cuba cuando se fusilaba todas las noches, cuando se confiscaba todo al que salia del país, cuando habían campos de “reeducación”, no puede opinar. Si su padre hubiera sido fusilado, o le hubieran intervenido el negocio, o él hubiera estado en una UMAP, o le hubieran tirado huevos, o le hubieran negado reiteradamente el permiso de salida, o le hubieran obligado a ser como el Ché, becarse, jugarse la vida en Angola, y una larga lista, entonces otro gallo cantaría.
    En su blog NUNCA ha culpado al gobierno de los males que padecen los cubanos, a lo sumo descarga contra funcionarios de nivel intermedio y la burocracia. En Cuba todo se decide verticalmente y la cabeza de esa columna es Raúl Castro, y es el máximo responsable de todo, no se le puede echar la culpa a un ministro porque no tienen el poder de desición.

  • el 24 febrero, 2018 a las 3:35 am
    Permalink

    Pues estimada Lynn, opino que la disculpa está de más. Primero que todo porque no te hizo una confesión bajo secreto de sumario, sino en una fiesta pública y esas fueron sus palabras y no es un hecho que te has inventado. Segundo, una cosa es ser nueva en el mundo periodístico y otra es tu derecho a expresarte libremente; exponiendo una situación que viviste y donde no se te pidió -tácitamente- discresión o mantener el secreto. Tercero, si existe en la isla un “Club de amigos” (o “sociales”) de apoyo a la página del periodista; suena curioso, pues ?desde cuándo la dictadura ha cedido un milímetro ante la presión de “4 mininos” de sus cuidadanos? !Por favor!, a ella le conviene mostralo como parte del proceso de “democratización y libertades”, además de como medio de chantaje al escribano para cuando “se porte mal” o se pase un poquitín de la raya, amenazarle con censurárselo o yendo al extremo -nada improbable- tirarle arriba una causa negativa -“indiscresión informativa”- contra la “seguridad” del Estado y sacarlo del aire (y hasta del país). Total, sería -al fin y al cabo- una rayita más para ese gatico hambrieto y mal disfrazado de tigre que es lo que va quedando de esa “Revolución”. Por otra parte y finalizando, creo que el post sobre el “Sabatt Gigante” de Díaz de Villegas pudo merecer un envío aparte. Escribes muy bien y te siento como a una una persona muy sincera. Admiro a las personas inteligentes, pero, si; además, son valientes y mujeres, pues me quito el sombrero.

  • el 23 febrero, 2018 a las 4:00 pm
    Permalink

    a mi me pasó lo mismo con el blog de este señor, cuando mis comentarios, sin ser para nada ofensivos, señalaban contradicciones patentes en sus artículos, siempre matizando que era solo mi opinion, los censuraba, o peor, en más de una ocasión censuró solo partes de mis comentarios con lo que le cambiaba el sentido a lo que yo transmitia.

    Tampoco entro ya a ese blog, prefiero un blog donde pueda escribir dario sanchez y elio a la vez.

  • el 23 febrero, 2018 a las 10:17 am
    Permalink

    Disculpas, autoflagelación, por qué? Por otra parte no sabía que el blog del señor Ravsberg estaba en peligro de extinción , y menos aún que existe una campaña para salvarlo. Yo hace mucho tiempo dejé de visitar dicho blog porque considero que , amén de la posibilidad que tienen los titulares de dichos espacios de eliminar comentarios que contengan expresiones groseras, racistas, etc, no creo se pueda hacer uso de ese derecho para eliminar un comentario contrario a lo expresado por el autor del post; eso a mi me pasó varias veces con Cartas desde Cuba, hasta que comprendí que el señor Ravsberg no se diferenciaba en nada (por lo menos en cuanto a censurar ) a los que (según él) lo acosan en estos momentos.

  • el 23 febrero, 2018 a las 7:30 am
    Permalink

    disculpas por?

    q bueno q leyeras los comentarios q recibiste en el anterior artículo y q los reconocieras, aunque obviamente no los compartas.

  • el 22 febrero, 2018 a las 8:12 pm
    Permalink

    No entendí la conexión entre la disculpa y el texto que sigue

  • el 22 febrero, 2018 a las 2:48 pm
    Permalink

    Los colombianos, peruanos y muchos otros necesitan de su pasaporte de origen para entrar a sus paise, aunque tengan otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *