El Tren de Hershey y el colapso del sistema ferroviario en Cuba

Lynn Cruz

El tren de Hershey saliendo de Casa Blanca, La Habana. Foto: Branson Quenzer

HAVANA TIMES – Produciendo el filme independiente Corazón Azul, de Miguel Coyula, y puesto que necesitábamos filmar un viaje en tren, lo primero que me vino a la mente fue el tiempo que pasé durante años en el tren de Hershey, viniendo desde Matanzas para visitar a mi familia materna, en especial a mis abuelos.

Puesto en marcha en 1920, fue famoso por ser el único tren eléctrico que rodaba en Cuba.  Con el tiempo devino en objeto vintage, explotado, también, con fines turísticos.

Le debe el nombre al famoso chocolatero estadounidense que lo mandó a construir, con la finalidad de transportar pasajeros, pero también a sus empleados. Pasaba por el pueblito de Hershey, donde el empresario construyó, en 1916, un ingenio de azúcar, hoy en desuso, y recorría los 98 km que separan a La Habana de la provincia de Matanzas.   

De los 17 coches que tenía el medio de transporte a principios de los años 20, quedaban tres auténticos construidos en 1917 en Pensilvania, sede del grupo Hershey.

Organizando el plan de rodaje llamé a la estación de Casa Blanca, desde donde parte el tren en La Habana, y para mi sorpresa, ya no existe. El custodio que me atendió, con indignación me narró que cuatro días antes del huracán Irma en el año 2017, salió por última vez.

Me contó, además, que esa información solo la han dado en la provincia de Mayabeque, pues el tren atravesaba a muchos de sus pueblos y municipios, los cuales son los más afectados. Se quejó de que ni siquiera se han tomado el trabajo de actualizar las noticias en Internet, por lo cual muchos turistas aún siguen viniendo en busca del viaje prometido.

Este hombre, quien sin dudas tiene un sentido de pertenencia con el lugar, relató también que los empleados de la estación perdieron sus trabajos, que solo quedan los custodios.

Pregunté si han dado razones, y me contestó que se rumora la rotura de los trenes, estacionados, al parecer, en la estación de Hershey. Refirió, igualmente, que la administración era más delincuente que los propios delincuentes y que poco les importa el destino de esos medios.

Lamentando la noticia me despedí del custodio, pues ese tren además de cargar con los pasajeros por un precio muy económico, llevaba consigo el peso de la historia.

Como mi objetivo era filmar un viaje en tren, pensé entonces en el que va desde San Antonio de los Baños hasta La Habana, donde vive otra parte de mi familia. Llamé a la estación ubicada en la calle Tulipán, en el capitalino municipio de Nuevo Vedado, y resultó que este también está cancelado desde el mes de septiembre, no han dado tampoco razones, solo manifiestan “roturas” y no se sabe hasta cuándo.

Intenté a través de la Estación Central en La Habana Vieja, que abarcaba los traslados hacia casi todas las provincias, y el único accesible era con destino a Sancti Spíritus, sale de noche, y la escena ocurre de día.

De todas formas, podríamos hasta prescindir de filmarlo, solo que las condiciones geografías de Cuba, con un terreno mayoritariamente plano hicieron del ferrocarril uno de los principales medios de transporte. Es lamentable constatar otra de las grandes pérdidas durante el denominado período revolucionario cubano.

 

Lynn Cruz

No es el arte el que imita a la vida, es la vida la que imita al arte”, dijo Oscar Wilde. Y es que el arte siempre va un paso más adelante. Soy actriz y escritora. Para mí el arte, en especial la escritura, es un modo de exorcizar los demonios. Es algo íntimo. Sin embargo, decidí escribir periodismo porque me di cuenta de que yo no existía. En Cuba sólo tienen derecho a expresarse públicamente, las personas autorizadas por el gobierno. Havana Times constituye un ejemplo de convivencia dentro de una democracia y puesto que me considero demócrata, mi sueño es integrar la filosofía de este diario a la realidad de mi país.

Lynn Cruz has 103 posts and counting. See all posts by Lynn Cruz

6 thoughts on “El Tren de Hershey y el colapso del sistema ferroviario en Cuba

  • “oh, la madre patria, qué tiempos aquellos”… increíble.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *