El lujo de tener un teléfono domiciliar en Cuba

Dos gestiones y ninguna solución (2)

Luis Rondón Paz 

part-2-gestionesHAVANA TIMES — El monopolio de las telecomunicaciones de Cuba, me imagino que por necesidad, asumió hace varios años una política de apostar por invertir en la telefonía móvil e Internet. Dejó casi completamente desatendida la gestión e instalación de telefonía fija a la población cubana, hasta el punto de que, en la actualidad, instalar un nuevo dispositivo de estos en la vivienda de un cubano de a pie, es casi imposible si no tienes un cargo VIP en el Gobierno, un problema de salud muy grave o se trate de la compra-traslado del aparato.

Al mirar las categorías recordé que la Dirección municipal de Trabajo y Seguridad Social de Boyeros era el nuevo canal establecido para la gestión con Etecsa del servicio en cuestión. Ya que debido a la “poca capacidad existente”, solo estaban priorizando los casos sociales, o sea, personas que por discapacidad u otro tipo de problema de salud, necesitaran estar localizables ante alguna urgencia.

Yo trabajo en la ciudad y vivo con dos personas con estas características, creo que mi caso clasifica para la gestión, pensé.

Con esa idea en la mente me dirigí a la Dirección municipal  de Trabajo y Seguridad Social de Boyeros, en Santiago de Las Vegas. Allí confirmé que, en efecto, yo cumplía con los requisitos establecidos por la institución para crear un expediente que contiene todos los documentos que darían credibilidad a mi caso. Y entonces, a partir de ese momento, iniciar proceso burocrático de revisión, aprobación y traslado de la solicitud a Etecsa.

No es tan complicado, eso creí. Ya que a partir de ahí comenzarían a complicarse la cosas.

Debía entregar varias cartas a la Dirección municipal de Trabajo Y Seguridad Social: la primera explicando el por qué tan necesario servicio de telefonía fija. La segunda debía venir de una representante de la Federación de Mujeres Cubanas en la cuadra respaldando lo que decía la carta de solicitud, y la tercera, del presidente del Comité de Defensa de la Revolución o de Vigilancia aprobando mi caso. Unido a estas cartas era imprescindible presentar un resumen de todo el historial médico con copias de todos los certificados, y un dictamen del médico de la familia. Pues se trataba de una solicitud en la categoría de Caso Social.

Al tercer mes de haber entregado toda esa documentación, fui informado por la Dirección municipal de Trabajo y Seguridad social de mi localidad que mi expediente había sido aprobado, y elevado al Gobierno en Boyeros para su valoración y transitó a otra institución que nuevamente valoraría el expediente.

Según una funcionaria, con buena suerte mi gestión no demoraría más de un año. Pero ya había pasado casi un año y no veía nada claro. Por lo que me dirigí a la oficina comercial de Etecsa en mi localidad en busca de información.

Allí una de las especialistas buscó en el sistema de demanda de telefonía (Sadtel) mi nombre y dirección, con esperanza de que estuviera aprobado mi expediente.

Esperaba que ya estuviera mi expediente registrado en el sistema, pero no. Nada de nada con mi trámite. Entonces la gerente me orientó que debía aguardar unos meses más, y de vez en cuando preguntar al que atiende telefonía en el Gobierno del Municipio de Boyeros por el estado de mi caso.

Eso hice.

En ese momento me encontraba irritado por la situación del agua en mi casa. Solo yo sé de dónde saqué la paciencia para no salir de mis cabales con las palabras que tuve que escuchar en ese lugar.

Como el director estaba con dengue, me atendió otra persona, la cual me dijo con mayúsculo descaro, que en mi cuadra no hay capacidad para instalar el teléfono, cuando yo sé que sí hay, pues hacía unos meses en mi cuadra fue desmantelada una institución de Educación que contaba con más de 10 teléfonos instalados, además, de que la caja de donde salen los cables está ubicada exactamente en la puerta de mi casa.

“Paciencia Luis, paciencia”, decía para mi interior mientras el sujeto continuaba con su parlamento demagógico.

Fue el colmo lo que me respondió cuando dije: “Si yo tuviera 500 CUC” seguro la capacidad aparece enseguida para instalarme el servicio. A lo que él, como asumiendo el papel de héroe honesto o no sé qué, demandó que le señalara al funcionario de Etecsa que hizo semejante oferta, para él denunciarlo con la policía por corrupción y estafa.

Al escuchar sus palabras sentí pena y muchas, muchas ganas de reírme en su cara. Como si él no supiera el origen de esas ofertas. Mi paciencia hace rato había sobrepasado el límite, pero debía seguir hasta el final con mi gestión.

Con aparente calma supe por él que, pasado nueve meses de hacer la solicitud a través de la Dirección de Trabajo y Seguridad Social de mi localidad, ser valorada en el gobierno, tramitada a otras instituciones que nuevamente valoran el caso antes de presentarlo a la presidencia de Etecsa. La cual, en caso de aprobar el expediente, dicta la orden de ejecución para la instalación del teléfono fijo. Y entonces, finalmente, la información de aprobación baja desde allá arriba hasta el origen desde donde se hizo la solicitud.

Pero ese no era mi caso según este señor, pues estaba orientado “allá arriba” que los únicos casos sociales que se estaban priorizando eran los niños con tratamiento de hemodiálisis. Por lo que al año siguiente seguramente mi expediente quedaba eliminado del listado de prioridades.

Di tú, todo el tiempo que he perdido para finalmente no llegar a ninguna solución. Qué triste, qué patético. Así regresé a mi casa a darle la noticia a mi madre, quien con ironía me dijo, “hay que estar medio muerto y, además, poner una escalera de aquí al cielo para uno subir y hacer la gestión en persona allá arriba para que bajen las cosas más rápido.”

Al final perdí casi dos años en dos gestiones que por la vía formal no tienen solución, mi testimonio es la prueba de que tanto Etecsa como Aguas de La Habana, en cuanto a sus servicios y gestión organizacional. Son incompetentes e ineficientes. Minadas de corrupción y exceso de burocracia.

Luis Rondón

Luis Rondón Paz: Activista, Queer, informático, actor, fotógrafo, estudiante y aprendiz de periodista. Original de Santiago de Cuba. Creo que las personas somos proyectos de vida en constante transformación. Soy consecuente y responsable de mis actos. Comprometido con las causas justas y amante de las buenas acciones. Hoy escribo sobre Cuba en el exilio, libre de la tortura psicológica y persecución de la dictadura cubana.


5 thoughts on “El lujo de tener un teléfono domiciliar en Cuba

  • el 27 junio, 2016 a las 8:34 am
    Permalink

    bueno y..??? que va a hacer el pueblo cubano para cambiar esa situación..?? y la otra situación..?? y todas las miles de situaciones que los tienen como los tienen..?? que va a hacer el pueblo cubano..??? NADA, NADA DE NADA…!!!!!!!! por eso van a seguir tal y como están..!!!!

  • el 27 junio, 2016 a las 6:26 am
    Permalink

    Y todavía hay quien no entiende el indefendible éxodo del pueblo cubano. Cuba es un país invivible, con un gobierno que lo prohíbe toda iniciativa privada pero no garantiza ningún servicio básico bajo su competencia. Y es que no puede ser de otra forma si los que gobiernan pasan el tiempo gerenciando los pocos negocios existente en divisas para llenarse los bolsillos y no tienen que arriesgar sus puestos en elecciones democraticas.

  • el 27 junio, 2016 a las 4:36 am
    Permalink

    Pues así mismo es.Una pesadilla lograr un teléfono fijo en la casa.No da divisas al gobierno y por eso lo impiden.
    Tu post es muy necesario porque uno leyendo este testimonio confirma el nivel de absurdo delirante que reina en el país para los servicios elementales y sobre todo el maltrato al ciudadano “peloteándolo” de un lugar al otro. La cantidad de papeles que te pidieron para poder solicitar el teléfono rompe el récord guiness en el mundo para este tipo de trámites.Estoy segura que en ningún país del mundo,(puede ser que Corea del Norte tenga el mismo procedimiento) se pide tamaño disparate de papeles.
    Todo porque somos un país pobre y subdesarrollado, y somos pobres y subdesarrollados porque la planificación centralizada el monopolio estatal de la economía y el partido único así lo quieren. Mientras no se elimine la trilogía nefasta, seguramente los nietos del autor de este artículo tendrán que seguir haciendo los mismos trámites sin salida.

  • el 26 junio, 2016 a las 5:20 pm
    Permalink

    Nunca ha sido prioridad del régimen facilitarle la comunicación a los ciudadanos. Bueno, nunca ha sido prioridad facilitrle NADA a los cubanos. La comunicación es un poderoso medio por el cual los ciudadanos pueden concertar acciones comunes, intercambiar criterios, comunicarse entre sí sucesos que la prensa nacional silencia. desde 1959, los teléfonos se han puesto con cuenta gotas, se destinaban fundamentalmente a funcionarios del gobierno, agentes del MININT o miembros delas FAR, etc. Hace unos años atrás, cuando se invirtió por Italia en ETECSA, pusieron bastante teléfonos en la capital porque, según los inversionista, era necesario por problemas técnicos. Una vez resuelto ese problema con la referida instalación, se volvió a congelar la puesta de teléfonos fijos. Ahora aceptan suscripciones al servicio móvil porque es ingresos en divisas para el gobierno, no porque quieran darle acceso al ciudadano a este medio de comunicación. Dejémonos de soñar. A ellos no les interesa nada más que mantener el status quo y todo lo que sean políticas restrictivas es la forma de lograr ese objetivo.

  • el 25 junio, 2016 a las 4:35 pm
    Permalink

    Luis, es problema fue que “no le subiste la parada” al cro funcionario, o a cualquiera de los que le antecedieron en tu gestión, si les dices 800.00 al momento “se abren de patas’. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *