Qué hacemos los cubanos en las vacaciones

Kabir Vega Castellanos

Playa en Guanabo en Habana del Este.  Foto: Juan Suarez
Playa en Guanabo en Habana del Este. Foto: Juan Suarez

HAVANA TIMES — Estos meses de verano me recuerdan las vacaciones escolares y algo que parecía inevitable cada vez que se reiniciaban las clases: hacer una composición con el tema “¿Qué hiciste en las vacaciones?”

Todavía el año pasado y durante un curso de inglés, ese era el tópico recurrente a inicios de septiembre. Ya mencioné que en esa ocasión más de la mitad del aula contó acerca de su estadía en Varadero, al punto que hasta el profesor hizo un chiste preguntando cómo era posible que estando todos en el mismo lugar y por la misma fecha, ninguno se hubiera visto.

Ya desde la primaria acostumbraba oír sobre visitas al Coney Island, y de manera espontánea todos parecían intentar demostrar que sus vacaciones habían sido fascinantes. Con tal de pasar inadvertido, en la secundaria yo mismo llegué a mentir sobre supuestas fiestas y salidas.

El tema provoca un ambiente de disimulada tensión, en el que es prácticamente tabú decir que estuviste en tu casa, haciendo más o menos lo que haces el resto del año. Una confesión de este tipo provocaría la discriminación general, porque no se trata solo de exponer las vivencias de uno, de alguna manera, hablar de la verdadera condición del cubano hace que todos se sientan expuestos.

En el ejemplo del curso de inglés, cuando el profesor hizo el chiste, todo el mundo se rió, pero nadie admitió que estaba mintiendo. Quedar en esa posición cuestionable es mucho mejor que admitir que eres pobre y tu vida carece de ese tipo de privilegios.

Sin duda, entre esos jóvenes había algunos que tienen familia en el interior del país y, tal vez, estuvieron en esas provincias, viviendo en ambientes rurales, lo cual significa un cambio considerable en sus rutinas. Pero esos ejemplos ni se cuentan dentro de contextos donde predomina la frivolidad y la meta es imitar a los primermundistas, que vacacionan en otros países y vuelven contando sus vivencias reales en lugares distantes y hasta exóticos.

Recuerdo un animado francés titulado “Les Lascar”, en el que cuatro franceses que viven en un barrio marginal, alardean ante sus amigos de que viajarán a un paraíso caribeño llamado “Santo Rico”. Ciertas adversidades frustran los planes de dos de ellos, quienes terminan infiltrándose en una piscina con ambiente tropical. Ahí pasan sus vacaciones y regresan contando historias del mítico Santo Rico a los socios del barrio, que los oyen con envidia.

En el animado la cosa se queda en la ironía, pero me pregunto por qué es tan difícil desechar ese complejo de inferioridad y decir qué hicimos realmente en el tiempo libre. Y aprender de la diversidad de gustos e intereses, porque ni siquiera es cierto que todo el mundo se divierta en los mismos lugares ni haciendo las mismas cosas. Y un día o un tiempo pueden ser muy especiales para uno, sin que pase nada de lo que suele llamarse “sensacional”.

 

 

Kabir Vega

Soy un joven cuyo desarrollo en la vida no ha sido lo que consideramos normal o apropiado, pero no me arrepiento. Aunque soy muy reservado, disiento de muchas cosas de forma implacable. Considero que la sociedad, y no solo de Cuba, está errada y necesita cambiar. Amo a los animales en ocasiones incluso más que a mi persona ya que ellos carecen de maldad. También soy fan de la tecnología y del mundo Otaku. Empecé en Havana Times porque me permitía contar algunas vivencias y quizás incentivar algún cambio en mi país. Puedo ser ingenuo en mis argumentos, pero soy fiel a mis principios.



11 comentarios sobre “Qué hacemos los cubanos en las vacaciones

  • Te entiendo perfectamente Kabir. En mi generación, “los hijitos de papá” ocultaban los privilegios porque era una orden de doble moral como condición de tener los privilegios. Hoy, con la nueva mentalidad de la élite política, el éxito es sinónimo de dinero y de ostentar, incluso lo que no se tiene. Así, conocemos que Antonio Castro se pasea por Turquía y Grecia en yates, y se hospeda en varias suites a costa del erario público. Ese es el ejemplo que el propio gobierno da como referente de éxito.Vacaciones suntuosas solo por ser hijo de papá, ningún respaldo en el trabajo honrado.

    Respuesta
  • Kabir, tuve la fortuna de pasar casi todas mis vacaciones en una pequeña playa en la costa sur de pinar del río “Boca de Galafre”. Disfrutaba mucho mis vacaciones allí donde compartíamos con otras amistades y familia de consolación del Sur que también vacaciónaban en el mismo lugar.
    Salía a pescar con mi abuelo materno o a cazar cangrejos que mi mama preparaba después. Esta playita pequeña con partes llenas de fango y a veces muchos mosquitos y gegenes y a pesar de ello la pasábamos muy bien. Nunca visite Varadero. Aun pudiéndolo hacer después de venir para acá.
    No era extremadamente difícil pedir un bote prestado a pescadores de la zona para ir a remar o pescar y los guardia frontera que quizás fueran más exigentes en la costa norte me permitían salir en pequeña chalupa y remar! Sorprendentemente aplique por licencia de pescar pues ya la estaban requiriendo y después de dos años precisamente unos meses antes de venir a este país me aprobaron la licencia de pescar! 2 años de trámite burocrático? Excesivo! Pero afortunadamente como mencione en esa época no seguían las reglas estrictamente! Y tampoco tenía que sobornarles.
    Un pescador amigo nos regalo langostas a escondidas y fue la primera vez que comí langosta. Deliciosas!
    En esa época quizás nos hubiera costado carcel o multa. La verdad no se pero si se que nosotros los cubanos no podíamos comer langostas. Eran solo para vender en el extranjero como nuestros cítricos etc. Tanto dinero que debieron hacer y nunca lo vimos en nada.

    Respuesta
  • Kabir, me gusto tu escrito y por supuesto me recordó mi época de juventud. En muchas cosas el cubano no ha cambiado nada. El presumir, (ahorra le dicen “especular”), es tan cubano como las palmas y hasta ha tomado niveles que ni siquiera existían cuando “el capitalismo”.
    Creo haber contado este cuento, el articulo de Kabir me lo recuerda de nuevo. Antes de la revolución era asequible a la clase media cubana ir a Miami un fin de semana. Ahorra, un viaje a Europa, eso si era harina de otro costal.
    Al Club social que iba en Cuba antes de la revolución había un joven llamado Armandito. Era un muchacho muy fino, educado, gordito y muy culto. Un verano Armandito se pierde del Club y no lo vemos hasta un mes después. Cuando lo veo de nuevo me lo encuentro sentado en el Salón del Club hablando con unas señoras sobre su reciente viaje a Europa. Si, había estado en Europa y describía todas las bellezas de ese continente. Las señoras que nunca habían viajado por esos lares le hacían todo tipo de preguntas. Armandito culto y conocedor se los describía con gusto. “¡Armandito Armandito! y ¿fuistes a Paris?”. Armandito contestaba; “Ah señoras, tienen que ir a París”, y por ahí iba Armandito hablándoles de Los Jardines de las Tulerias, Le Champs Elisee, Notre Dame y demás.
    La verdad de la historia es que Armandito se había metido un mes sin salir de su casa en el vedado sin ir a ninguna parte para que así la gente no lo vieran y tirarse el plante que había estado en Europa.

    Kabir, no te aflijas. Es sabio reconocer y aceptar. El cubano era, es, y sera así. Como dicen los Andaluces; “Es la sangre que corre por las venas”

    “pero me pregunto por qué es tan difícil desechar ese complejo de inferioridad y decir qué hicimos realmente en el tiempo libre”

    Aquí si que distes en el clavo. Los complejos nos matan. Y la razón de la dificultad es que el cubano tiene muy poca introspección. Siempre se fija en el otro, lo que esta fuera de el, pero cuando se trata de mirarse a si mismo, como dice el viejo dicho; “Pa’ya pa’ya, allí fumé”. De momento, mucho cuidado, despacito y suavecito. Si se los dice abiertamente, te pueden hasta linchar. Afila la pluma leyendo sobre sicología. Te necesitamos.

    Respuesta
  • Hola, Kabir.

    Buena tu estampa para discernir los derroteros de la actual sociedad cubana, que en esencia no distan mucho de lo que hizo mi generación, y antes las de mis padres, y antes incluso la de mis abuelos, puesto que la soceidad cubana en realidad nunca se ha librado de desigualdades.

    Ahora, si tuviera que aconsejarte algo es que intentes elevarte por encima de ciertas miserias a las que parece condenarnos la cotidianidad, por obra de las carencias materiales.

    Recuerdo que a mediado de los 70, cuando apenas había algo disponible en los mercados cubanos, y el turismo era aún coto cerrado (más que nunca), un amigo y yo decidimos irnos “de guerrilla” a Varadero. Y así lo hicimos, cargando cada uno con su “jolonguito” con cosas imprescindibles, unos pocos pesos y mucha, mucha voluntad para ir en “botellas” o caminando kilómetros y kilómetros, durmiendo a la intemperie o en obras abandonadas, perseguidos por los mosquitos y temiendo por igual a ladrones y policías. Pero el resultado fue una divertidísima aventura.

    En resumen Kabir, el gran goce se lleva por dentro.

    Respuesta
    • Isidro lo mismo trate de expresar yo arriba! He visitado montones de lugares más bonitos que Boca pero sin embargo atesoro mis recuerdos de infancia y juventud de vacaciones allí.
      Lo importante eran amistades, jugando domino en un portal corrido con la brisa del mar, pescado con amigos y familia. En las noches que no teníamos electricidad disfrutar de un cielo totalmente estrellado y ver por primera vez la vía láctea una visión impresionante especialmente cuando se sabe lo que se esta mirando.
      Hasta el fango de algunas partes era bueno para aplicar cuando te picara un agua mala!
      Comiendo cazuelas deliciosas de cangrejos de tierra en salsa para chupar los dedos literalmente!

      Kabir, Si la vida te da limones entonces as limonada!
      Así dicen por acá
      Como estas aprendiendo ingles te lo pongo en ingles
      If life gives you lemons then make lemonade.

      Respuesta
      • Julio:

        Sólo estuve una vez en Boca de Galafre (y es cierto que la policía trataba de sorprender al viajero por si llevaban pescado o mariscos), y me encantó el lugar. No pude volver allí, pero sí recorrí varias veces el Salto de los Portales, zona que quizás conozcas. Cada vez que iba a Guane, mi entretenimiento favorito era perderme entre los mogotes. A Pinar del Río siempre le han dicho la Cenicienta de Cuba, pero me atrevo a asegurar que ninguna otra región cubana tiene tan bellos y diversos paisajes.

        Respuesta
        • Isidro , recuerdo de niño ir a manguear. Buscar mangos en la finca de mi familia lejana. Pasar unos días en la finca donde ni siquiera tenían electricidad. Recoger tomates o hasta tabaco. Ayudar a mi padrastro en el cultivo de arroz. También cuando estaba en la escuela cultivo de cítricos, hacer palanganas etc
          Cuando habían apagones en la playa hacíamos un circulo de sillas y los mayores hacían cuentos de todo tipo desde cuentos del pirata barba negra y las supuestas botijas llenas de oro hasta la ultima captura en una red.
          Quizás así se deben sentir personas en los tiempos de antes sin televisión ni internet pero con un sentido directo de inmediatez que es imposible de obtener. Nada como ver las expresiones deuna cara real a una virtual! O como comer sardinas fritas acabadas de pescar a unas sardinas en lata :-)
          Doy gracias que a pesar de humilde la pasaba extraordinariamente bien!
          Y que conste que mi familia no eran ricos ni nada por el estilo. Si también se que no todos los cubanos podían hacer esto. Me sorprendía bastante que mi familia ganaba menos que familia de pescadores pero podían hacer mas con lo que tenían. Y la explicación estaba en sus acciones. Algunos se veían borrachos semanalmente cuando regresaban de sus días de pesca en el mar.

          Estuve por Cortez con mi tío buscando ajos cuando niño. Y el también traía cotorras cubanas de esa zona.
          Si, pinar ciertamente tiene lugares muy bonitos.

          Respuesta
          • “manguear”…jaja…nunca antes había oído ese verbo..lo guardo en mi catauro de cubanismos…

        • Hay algo que se pierde quizás con toda la tecnología.
          Que es preferible? Una grabación de la mejor música del mundo i escuchar a alguien medianamente competente tocar la misma música delante de uno? Creo en mi opinión que la ultima opción es mejor.

          Respuesta
  • Yo guardo muy Buenos recuerdos de mi campismo en la playa Las Tumbas, Guanacabibes, un lugar a donde tenias que llevarlo todo, absolutamente todo excepto el agua de tomar y el techo pues habian unas cabañitas rusticas. La primera vez fui una semana, el segundo año fui quince dias y al siguiente un mes completo. Complementabamos la comida con pescado fresco que se cogia muy facil en esa zona donde los peces nunca habian visto a un ser humano. Arenas mas finas que Varadero, mar transparente y tras la franja de arena un exuberante bosque con orquideas, guayabas cotorreras, jabalies, venados y muchos mosquitos, nada de radio, nada de periodicos ni horarios y una vez a la semana un crucero de Carnival que se acercaba bastante a la costa al cual mirabamos como, los indios veian las carabelas de Colon por primera vez. Yo he estado en muchas playas pero como esta jamas he visto una similar. Que conste, que era comida de subsistencia: latas, arroz y galletas, ron y una guitarra. Mas no podia pedir

    Respuesta
  • ¡¡¡¡Que!!!acaso soy la unica que se la paso jugando videojuegos y viendo el paquete….vamos eh(tal vez vaya a un todo incluido o algo asi despues…)de comer….pizza y cola:)

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Cabo San Lucas, Baja California, México. Por Ray McCloud Hensley (EUA). Cámera: Google Pixel

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]