La palabra de los señores & la mía

Por Jorge Milanés

Foto: lahabana.com

HAVANA TIMES – “Buenos días hermano, traemos la palabra del Señor. ¿Tienes tiempo para atendernos?” Me dice un hombre acompañado por otro, quienes me abordan a la salida de casa cuando voy para el trabajo. En las manos, traen unos folletos.

“Disculpen, pero estoy muy apurado, mi tiempo es oro como dice una famosa canción, Time is money…”

“De todos modos, usted puede entrar en el reino del Señor”, continúan. “Permítenos enseñarle en este folleto lo que dice la palabra de Dios respecto a eso que acabas de decir”.

“No creo disponer del tiempo que ustedes necesitan, pero les puedo afirmar que estoy en el reino del Señor, mi creencia se basa en hacer el bien a todos y todas sin imposición, les aclaro.

“De eso también, ¿Podemos conversar?” insisten, por lo que lentamente me vi obligado a dar algunos pasos  mostrando mi apuro, pero ellos me siguen, en tanto, les expongo mi posición religiosa, devenida de una tradición familiar africana-española, diáspora que para sobrevivir, en aquellos tiempos, se vio obligada a asumir algunas tendencias de la Iglesia Católica en Cuba. “¿Ya puedo continuar por favor?”, otro día tendremos con mejores condiciones un encuentro.

Creí que habían entendido, pero no.

“Hermano, de todos modos, queremos que lea estos versículos y cuando nos volvamos a encontrar nos das tu opinión. Que Dios lo bendiga”. “Uffff, al fin se marchan. Ahora estoy más apurado que antes.”

La persistencia es aceptable para el logro de muchos proyectos en la vida, solo que no aplica para todos los casos. En este fui amable, pero he presenciado situaciones muy acaloradas con  personas de ideologías divergentes que han terminado en frases como: no me interesa tu religión, soy santero, ni se les ocurra volver, etc…

Frecuentemente algunos grupos religiosos en mi localidad asumen procedimientos invasivos, pero no siempre obtienen buenos resultados. Creo que con un poco más de prudencia y perspectiva podrían tener más éxito.

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.


2 thoughts on “La palabra de los señores & la mía

  • el 30 agosto, 2019 a las 9:31 pm
    Permalink

    Este es un fenómeno que a menudo sufrimos…la invasión de tu espacio para imponer una idea y que a veces nos hace dar respuestas fuertes pues sino, no te dejan ni caminar o te retienen en la puerta de tu casa sin comprender que no deseas compartir lo mismo que ellos…nos quejamos de los vecinos practicantes de la santería o el palo y sus toques descollantes para nuestros oídos y entendimiento…pero que me dicen de estas casas-iglesias con sus llamados y plegarias a todo lo que el micrófono da…

  • el 29 agosto, 2019 a las 8:46 pm
    Permalink

    Tratan de convertir a alguien siempre resulta contraproducente. Las religiones hacen mucho daño en ese aspecto y en otros. No creo en una religión que se basa en hacer daño a las personas, o en sacrificio de animales con sangre de por medio. Hecho terrible que afecta al animal indefenso y contamina el medio ambiente además. Es una forma de imponer la fuerza la de esta religión. La católica ha hecho horrores, empezando por la inquisición. Todas las religiones son formas de dominación por parte de quien las ejerce contra otros de mente maleables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *