El Señor de las puntas

Jorge Milanés Despaigne

Carlos Acosta y Tamara Rojo en La Habana - Foto: Caridad

En los últimos días he tenido problemas con la comunicación, debido a los arreglos que se hacen en las redes, no obstante me las ingenio para comunicarme personalmente.

Una de estas jornadas, en que, con el propósito de comunicar a uno de nuestros directores la entrevista telefónica que tendría en un programa de radio, me llegué hasta su oficina, estaba tan abstraído que olvidé saludar a todos los que se encontraban allí.  La secretaria muy amable me pregunta:

“¿Saludaste al señor?”

Di la vuelta, mi vista recorrió todo el espacio:

“Disculpe, no me había dado cuenta, venía abstraído en todo lo que tengo que hacer y con este problema de la incomunicación en que para todo tengo que subir o bajar las escaleras…”

“¿Lo conoces?” – me preguntó nuevamente.

En el recibidor, un joven esperaba al director.  Lo miré atentamente, mi mente voló rápido en busca de algún detalle que me llevara a recordar esa imagen.  Los dos nos quedamos con la mirada fija, tal vez él pensaba “no puedo concebir que no me conozca.” De momento, miré sus pies y noté una pose de estilo único.

“Sí, ¡ahora creo reconocerlo!”— me alegré— “¿Tú eres Carlos Acosta, el famoso bailarín del Ballet Nacional de Cuba y hoy unos de los primeros bailarines del Royal Ballet de Londres?”

Asintió con la cabeza.  Noté que era una persona sencilla y continué conversando:

“En una de tus últimas presentaciones, antes de partir a Londres, tuve la oportunidad de ver tu magistral actuación en la obra “El corsario negro” con el Ballet Nacional de Cuba, fue realmente fantástica.  ¿Y qué proyecto tienes ahora?”

El Señor de las puntas me miraba atento, supuse que él estaba acostumbrado a esos halagos y me respondió:

“Quiero publicar mi libro en Cuba…”

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *