El cerrajero de mi hermana

Jorge Milanés Despaigne

Foto: Byron Motley

Hace un tiempo mi hermana debió afrontar las circunstancias desagradables relacionadas con el robo de varios equipos eléctricos en su casa. En esa ocasión contactó con un cerrajero, quien le cambió todas las combinaciones a las cerraduras de su hogar.

Mi hermana es una mujer muy emprendedora y repuso todos los equipos robados muy pronto. Sin embargo, ella quiso mudarse de su casa, que es de puntal alto y techo de tejas, para un apartamento de un edificio multifamiliar conocido como microbrigada, porque asegura que mantener levantado ese techo es algo así como un romanticismo poco rentable en estos días.

Y por supuesto, una vez hecha la mudada a su nuevo apartamento, fue en busca de aquel cerrajero que había contratado cuando el robo. Ese hombre tiene muchos clientes y ya no se acordaba del rostro de mi hermana, pero aún así le dijo que iría:

“¡Yo voy delante y usted va atrás!”, le indicó a mi hermana con una abierta sonrisa, en tanto dio pedales a su vieja bicicleta.

Ella estaba tensa, porque había dejado a una vecina que apenas conocía cuidándole el frente de la casa y al saber que el cerrajero iría en ese momento a resolver el problema vio «los cielos abiertos», como dice una expresión popular.

Avanzado el camino de regreso, justo en el lugar conocido como «el árbol del espanto», se percató de algo de lo que no había caído en cuenta, producto del desespero por solucionar el tema de la cerradura.

A esa hora se acordó de otro refrán que dice: “Vísteme despacio que voy de prisa.” Miró hacia un lado y hacia otro y no vio señales del cerrajero por ningún lugar. Puestas las manos en la cabeza y acaso avergonzada como ocurre cuando se comete alguna estupidez, se preguntó en alta voz: «Pero cómo él va ir delante y yo detrás si no tiene mi actual dirección.»

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.


2 thoughts on “El cerrajero de mi hermana

  • el 26 septiembre, 2011 a las 7:54 am
    Permalink

    O quizas?abriendo la “cerradura” ya abierta..puede suceder…o no??…mas una “cerradura” “Hecho en Cuba”
    Con “garantias”…contra el “robo”…y el dinero…pero lindo el articulo!….me rio todavia!!
    Pero “cuidado” con las cerraduras…y mas hechos en Cuba!!

    Cambio las combinaciones??yo voy delante y tu atras??eso me gusto!..me acorde de un chiste donde se le pregunta a alguien,que prefieres cuidar mas a tu mujer o al auto?…responde, yo?? al auto cuando hay un accidente,yo se donde le dan a mi mujer!!…pero en el auto…no se donde le darian! !!…pero..si montan la misma bicicleta” vieja??…es posible que de nuevo…”funcione” el engranaje…es solo probar…quien va delante y atras!!…saludos

  • el 21 septiembre, 2011 a las 3:58 pm
    Permalink

    Ja… te quedó bien eso… supongo que ya para estas fechas va llegando el cerrajero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *