De los Camellos habaneros a los P inflamables

Jorge Milanés Despaigne

Camello frente el Capitolio.

HAVANA TIMES — Los Camellos, transporte que en los años 90 resolvió un periodo crítico en
Cuba, están en extinción. La Habana, tenía una gran cantidad, iban y venían atravesando la capital con sus jorobas y puertas abarrotadas de pasajeros.  Hoy se puede ver algún sobreviviente que viene de provincia a saludarnos.

Hace unos años el Ministerio de Transporte sustituyo los aparatos aquellos por un servicio de ómnibus nuevo llamados: P6, PC, P8 y otros P; fabricados en Belarus, si no me equivoco.

— Se ven fuertes, resistente; además, para los problemas de transporte que tenemos ¡son una maravilla! —decíamos algunos.

En realidad no están diseñados para el régimen de trabajo a que los someten. Calles deterioradas, sobrecarga y maltrato por parte de los pasajeros, violación del ciclo de mantenimiento, entre otras cosas que detonan los límites de garantía señalado por el fabricante, y pone en peligro la vida de muchas personas.

Uno de los nuevos "P" que repusieron a los camellos.  Foto: Juan Suárez
Uno de los nuevos “P” que repusieron a los camellos. Foto: Juan Suárez

Un tiempo atrás presencié uno de estos artefactos que se incendió como un fósforo en la carretera, mientras escuchaba los gritos de histeria de las personas que intentaban salir —todas a la vez—, por las ventanillas y puertas, antes que las llamas tomaran fuerzas. Al parecer, no tenían los extintores de fuego ni herramientas que traen para romper las ventanillas de socorro. ¿A quién le hizo falta?

— Es el segundo fuego que veo en estas guaguas —dije en voz baja.

Una señora me señaló: “ese es, también, el segundo accidente de este tipo que veo en la semana, por suerte aquí los bomberos cumplen con su función.”

El que vi hace unos meses y el de hoy y el otro de la señora dentro de la misma semana, son tres. Entonces ¿debo entender que los Camellos resisten y estos no? Su reacción parece que es incendiarse como un fósforo.

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.

Jorge Milanes has 224 posts and counting. See all posts by Jorge Milanes

2 thoughts on “De los Camellos habaneros a los P inflamables

  • Niño, aquí en este tercer mundo latinoamericano se incendió un bus hace como 8 años y la mayoría quedaron calcinados. Se formó un verdadero escándalo nacional y los pocos sobrevivientes armaron una organización que se dedicó a exigir por los usuarios del transporte público.

    Ese HECHO propició que 1-sacaran de circulación a todos los buses viejos, contrataran a una empresa nueva, con contrato de que tienen que tener seguros, hacer los mantenimientos preventivos por kilometraje, choferes entrenados, pago por tarjeta ya no se usa el dinero, y con la tarjeta haces un pago y te da derecho a trasbordo, 2-obligaran a todos los taxis a estar pintados de un color único, 3-Empezaran la construcción de un metro, que ya hoy está empezando a operar.

    Pero en Cuba, que están tan desarrollados, hay que aguantárselo.

  • Elio, por favor no me hables de camellos, que ayer vi un reportaje que mandaron de Cuba, que no sale en el granma ni en la mesa retonta, de los accidentes y la cantidad de muertos y gente regada por la tierra por culpa de ese gobierno asesino que a sabiendas del peligro que corren los ciudadanos siguen proveyendole esta clase de transporte.

    Te contesto solo por el titulo, por la noche cuando tenga tiempo te leo a ver con la historia que te saliste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *