¿Los gays necesitan unas Olimpíadas propias? (1era parte)

Isbel Díaz Torres

Gay Games Colonia 2010 Foto: SentidoG.com

HAVANA TIMES — Una gran amiga ha puesto en mis manos un interesante documental acerca de las Olimpíadas Gay, y quiero compartir algunos comentarios sobre el tema, dado que por estos días mucha gente en el planeta está concentrada en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

De más está decir que, entre quienes me rodean, la mayoría me ha mirado con cara de extrañeza cuando les he mencionado los susodichos juegos, por lo que he tenido que contarles parte de la historia.

Algo de historia

Los Juegos Gay se celebran cada cuatro años, y originalmente se llamaron Olimpíadas Gay, solo que fueron forzados a cambiar el nombre a “Juegos Gay” cuando el Comité Olímpico de EE.UU., en una postura homofóbica, amenazó con demandar a los organizadores.

El evento, al que cada año asiste gran cantidad de atletas, artistas, intelectuales y activistas, fue una idea verdaderamente exitosa de Tom Waddell, un declatonista estadounidense que había alcanzado el sexto puesto en las Olimpíadas de México ’68, y que falleció en 1997 víctima del SIDA.

Los primeros Juegos tuvieron lugar en San Francisco en 1982, al que asistieron mil 300 atletas de doce países, y 300 voluntarios colaboraron en su ejecución. La ceremonia inaugural contó con la interpretación de la gran Tina Turner, para euforia de 10 mil personas en las gradas.

Gay Games Colonia 2010 Foto: SentidoG.com

Pero esas cifras no se han quedado ahí, por supuesto. A la última competición, celebrada en la ciudad alemana de Colonia en 2010, asistieron 9 mil atletas en más de 35 disciplinas, provenientes de 65 países, entre ellos Arabia Saudita, Zimbawe, El Salvador, Ghana, Liberia, Perú, Surinam, Emiratos Árabes Unidos, México y Sri Lanka.

A la inauguración, donde cada delegación cantó sus canciones típicas, asistió el Ministro de Relaciones Exteriores alemán, Guido Westerwelle, quien es abiertamente gay, así como el medallista olímpico Mattew Mitcham, que leyó el juramento a los atletas.

Necesidad de los Juegos Gay

Los Juegos Gay se han convertido en uno de los mayores eventos deportivos a nivel global por la gran cantidad de deportistas que acoge, y sobre todo porque cualquier adulto puede participar, incluidas personas con discapacidades o limitaciones físicas.

Pero tal amplitud se ha logrado a contrapelo de las homofóbicas instituciones deportivas vigentes en nuestras sociedades, bastiones de la más retrógrada homofobia.

Gay Games Colonia 2010 Foto:SentidoG.com.

Muchos de los participantes en los Juegos de 2010 debieron adoptar identidades falsas por miedo a ser perseguidos o perder sus empleos cuando regresaran a sus ciudades.

Desafortunadamente, cuando se enseña deporte, en esencia se enseña cómo NO ser una mujer, o cómo NO ser gay. Las recientes declaraciones televisadas del joven nadador cubano Hanser García en Londres lo confirman: “al agua hay que ir macho, machón”.

Esas son las expresiones que, al igual que en el ejército, energizan al deportista o al combatiente. Con las mujeres sucede otro tanto, solo que, para colmo de esquizofrenia, terminado el entrenamiento o la competencia la sociedad les exige una apariencia suave y “femenina”.

Resulta muy incómodo para el sentido común sexista, heteronormativo y patriarcal imperante, observar a un pelotero “amanerado” o una nadadora “demasiado viril”. Y con esa imagen estigmatizada y ese miedo, deben vivir muchas personas todavía hoy, competir, y ganar.

Así lo entienden también los activistas y deportistas en este documental Take the Flame, quienes con estos juegos buscan “enfocarse en los aspectos saludables de la comunidad”, una comunidad patologizada por el discurso hegemónico y el imaginario popular constantemente manipulado.

(Continuará…)

25 thoughts on “¿Los gays necesitan unas Olimpíadas propias? (1era parte)

  • el 13 agosto, 2012 a las 11:17 am
    Permalink

    ..si, ese si lo es isbel..sorry…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *