Isbel Díaz Torres

Graffiti urbano en el barrio de San Agustín.  Foto: Isbel Díaz
Graffiti urbano en el barrio de San Agustín. Foto: Isbel Díaz

HAVANA TIMES — Si tu papá es coronel de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba, de seguro pasó un delicioso Día de los Padres. Lo digo porque el esposo de una vecina, con esos altos grados, recibió por esas fechas algunos de los habituales privilegios que dan a las élites militares en nuestra isla.

La FAR le regaló al señor oficial una caja de cerveza totalmente gratis (unos $576.00), le vendió en solo $50.00 una botella del exquisito ron Habana Club Añejo (en dependencia del añejo, entre $120.00 y 240.00), más una reservación en el restaurante Los Doce Apóstoles, ubicado en el centro turístico La Cabaña.

Realmente no estoy seguro si la cena de Los Doce Apóstoles era por el Día de los Padres, porque el Coronel y su familia van con bastante asiduidad a este caro restaurant, donde consumen con precios subsidiados.

En fin, todas las condiciones para premiar sus sacrificadas vidas.

Por supuesto, estos detalles se suman a una extensa lista de privilegios. Por ejemplo:

–      Le regalan viajes al carísimo balneario de Varadero todos los años, durante 15 días.

–      Cuando tiene problemas de salud, lo envían a recuperarse a un lujoso hotel enel paradisíaco Topes de Collantes, en las zonas montañosas al centro de la isla.

–      Como regla, recibe mensualmente víveres, entre los que se destacan un cartón de huevos, pollo, y cada dos meses un galón de aceite de cocina.

–      Dos veces al mes tiene la posibilidad de salir a cenar a la Casa Central de las FAR, a un reservado para oficiales.

–      Cada año le otorgan equipos electrodomésticos o muebles para la casa, a precios subsidiados hasta la obscenidad.

–      De manera irregular le venden perfumes “de marca”, costosos maletines, mochilas, colchas, etc… siempre a precios simbólicos.

Mi vecino coronel vive en una casa que le dio las FAR, totalmente amueblada. No obstante, en caso de que su familia creciera más, tiene derecho a cambiarla por una más grande, independientemente de los millones de cubanos con necesidad de vivienda.

En estos días el coronel ha estado un poco afligido. En la última entrega de electrodomésticos de su trabajo, no pidió otro televisor para su casa, porque está esperando que entren los modernos televisores de pantalla plana (LCD) que anunciaron.

Espero que no demore mucho la solución de ese grave problema. No olvidemos que un oficial afligido pudiera poner en riesgo la seguridad nacional.

Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.

38 thoughts on “Felicidades, papá coronel!

  • Regreso.

    Mercedes, yo no he dicho que la base me afecte. Hablaba del bloqueo, que sí nos afecta a muchos cubanos, y en gran medida. Pero si bien la base no me afecta directamente, como cubano que siente algo por su país, al menos me da un poco de salpullido moral, por así decirlo. Simplemente no acepto que se nos imponga una base militar. Y si fuera rusa, la rechazaría por igual.

    Si lees la historia de la Base Naval de Guantánamo, te darás cuenta de que fue una simple y soberana cañona de los EEUU, aprovechándose de su “ayuda” a los cubanos para librarse de España. Y el Gobierno de Estrada Palma, agarrado entre la espada y la pared, no tuvo más opción que ceder. Y recuerda que la enmineda Platt, uno de los sostenes legales de esa base en su momento, no se derogó hasta 1934. En fin, que como es ya tradición, Washington se salió con la suya. Hoy argumentan no sé cuántos subterfugios para mantener el enclave, contrarios a lo que establece la Convención de Viena al respecto, y a pesar de que el Gobierno del país que ocupan se opone a su presencia. Sacarlos a patadas no estaría mal, pero le puede costar bien caro a Cuba.

    No creo que la “entrega” de Cuba a la ex URSS hubiera sido tan incondicional. Los misiles se colocaron a petición de Cuba. Lástima que al final no se lograron los Cinco Puntos a cambio de su retirada, pecisamente porque los rusos dejaron a los cubanos colgados de la brocha. Reitero que el compromiso fue circunstancial. Muestra de ello fueron las ronchas que levantaron la Perestroika y la Glasnot en La Habana. De haber sido un verdadero satélite, la Isla habría corrido la misma suerte de Bulgaria, la RDA y otros similares a partir de 1989.

    Por ora

  • Si tener ese pedazo de Cuba rentado (porque eso es, una renta), si la base militar de veradad le molestara a la dictadura cubana, hicieran el mismo espectaculo publicitario que hacen con los cinco. Y no hay quien soportara la constante cantaleta. Lo denunciarian un dia si y el otro tambien en cortes internacionales de justicia. Pero ni lo mencionan.

  • Como te afecta a ti la base militar de Guantanamo? A mi nunca me afecto negativamente en nada. Me pondrias unos ejemplos?
    Sin embargo la URSS nos puso base militares por decadas, hubo un incidente relacionados a artefactos nucleares que nos pusieron en peligro de volar, no te acuerdas?
    La URSS nos planificaba ademas la economia mediante el CAME que nos decia que producir y que no. Una economia dependiente y sumisa que dejo el periodo especial, donde cubanos se quedaron ciegos y paraliticos de hambre.
    Hace dos dias el mismo dictador dice que la socidad cubana no sirve moralmente debido a ese periodo especial.
    Como veras la incondicional entrega de Cuba a la URSS nos dejo bastante calamidades. No es el coyuntural y pasajero evento que tratas decir fue.

  • Mercedes:

    Sobre el tema de las “potencias extranjeras” en el panorama cubano siempre hay unos detallitos que me gusta recalcar. ¿Qué nos queda a los cubanos de la antigua URSS, como no sea el recuerdo de los “años bolos”? Es decir, la impronta soviética siempre fue coyuntural, apenas un apoyo de ocasión para plantarle cara al agresivo vecino del Norte, por más que se le cantaran loas en los discursos y hasta en la Constitución. Miremos por otro lado que nos queda de la otra potencia: para empezar, 118 km2 de territorio cubano ocupados a día de hoy en la bahía de Guantánamo, sin que nadie pueda decir a ciencia cierta cuándo los devolverán; un montón de medidas coercitivas que en medio siglo no han logrado su objetivo, pero que siguen ahí, vigentes, complicándonos la existencia a la mayoría de los cubanos, más alguna que otra velada amenaza que en la actualidad siguen justificando la presencia de esa fuerza armada que hoy es blanco de todas estas criticas.

  • La propaganda cubana habla de Giron como que de verdad se batieron con los americanos y no con un grupo de cubanos. Ya el gobierno cubano estaba tambien “plegadandose a las ideas y aspiraciones de una potencia extranjera”.
    Y asi estuvo Filde plegado hasta que la potencia extranjera se lo sacudio como una pulga.

  • Yo no lo diría así. Sólo que la Brigada 2506 fue en buena medida emblemática de las tensiones que hemos vivido los cubanos por más de un siglo, que suele dirimirse – y con frecuencia banalizarse – entre pro y anti EEUU. Para procurar su objetivo, que era derrocar al Gobierno de su país, los expedicionarios (no voy a decir mercenarios) debieron apertrecharse con las armas y plegarse a las ideas y aspiraciones de una potencia extranjera. Y observa un detalle: poco años antes, los que ya estaban en el poder en 1961 habían intentado lo mismo, con la diferencia de que lo hicieron incluso en contra de la voluntad de al menos una parte de otro gobierno extranjero ( México), y contando en última instancia con esfuerzos propios. Vamos a la historia y compara el recibimiento que recibieron los del 26 de julio desde que desembarcaron en las Coloradas, hostigados todo el tiempo por un ejército profesional, armado hasta poco antes por los propios EEUU, y el que se le deparó a los de la 2506, que fueron enfrentados por una bisoña fuerza armada (sin que todavía contaran con ese poderío colosal soviético que mencionas y que llegaría después). No pases por alto el factor moral, que a veces decide una batalla, y hasta una guerra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *