Los extraños personajes de la playa

La playa frente mi casa.

Por Irina Pino

HAVANA TIMES – Son las 7 y 30 de la mañana, desayuno y me alisto para ir al mar. Lo tengo enfrente, así que dependiendo de su estado voy a tomar un baño.

Prefiero el  mar “plato”, como decimos los cubanos, o sea, liso, sin olas apenas. En la playita La puntilla hay que tener cuidado al caminar por el “diente de perro”, porque esas rocas son punzantes, por lo que ando despacio, evadiendo las superficies más escabrosas.

Nuestra playa fuera más agradable, si la gente que la visita no echara basura, creo ese problema tendría solución poniendo cestos a todo lo largo de la zona.

Algo que conspira contra la limpieza, son los santeros que vienen a hacer sus rituales religiosos y dejan trapos, frutas y cadáveres de animales en la orilla del mar.

Ayer había un hombre pasándose una gallina blanca, viva, por todo el cuerpo. No quise mirar más, porque sé que al final le corta el pescuezo y vierte su sangre. Estos sacrificios no son contemplados en la Ley de protección animal, cuando debieran, al menos, imponerles multas por estas prácticas tan crueles.

Últimamente, encuentro raros personajes en nuestra playita: el tipo que viene a lavar ropa en una de las pozas (nunca he visto que use jabón). Da risa cómo lo hace, las separa y las remoja una a una, restregándolas. Después las coloca en un murito, hasta que el sol las seca.

Otro es el pescador de cangrejos, un hombre de unos sesenta años, con la piel curtida por el sol, lleva short y tenis, la mayoría de las veces va sin camisa y con la calva descubierta.

Su avío de pesca es sui géneris: la rama de un árbol con un cordel atado, y un cangrejo seco de carnada. Se pasa toda la mañana de un lado para otro, tratando de pescar algo en las pozas.

Este sujeto es un violador del espacio ajeno, pues pasa muy cerca de la poza donde me baño, y ni siquiera pide permiso. A veces se mete conmigo y me dice piropos estúpidos.

No todo en la playa es feo, es divertido ver una sesión de fotos de alguna quinceañera; como se cambia de atuendo tres o cuatro veces en un vestidor improvisado y luego el fotógrafo la hace posar como en las revistas de moda.

Pero lo que me gusta es la terapia del silencio, estar sola con mis meditaciones y que nadie me hable. Sin embargo, en estos días apareció un joven a darme cháchara.

Aparenta unos treinta y tantos años, es de fuerte constitución. Me contó que vivía en La Timba (barrio periférico pobre) con su abuela que recién falleció. De ella heredó un cuadro con una imagen de Santa Bárbara. La señora era muy creyente y su último deseo fue que echara la pintura al mar. Aunque él prefirió conservarlo como recuerdo.

Aquella historia me conmovió.

En el segundo encuentro no paraba de hablar, primero me pidió consejo, si debía tomar un trabajo en la zafra, porque la paga es de 5000 pesos al mes; o si no sería mejor limpiar autos frente alguna tienda en MLC.

Luego comenzaron las invitaciones: ir a bucear en la Marina Hemingway, hospedarnos en un hotel de Varadero…

Habló de una cartomántica que le predijo el futuro por 25 CUP. Ella le aconsejó dejarse crecer el cabello y llevar dreadlocks, porque con esa apariencia conocerá a una mujer extranjera que lo va a sacar del país…

El muchacho seguía hilvanando sueño tras sueño, en una ruleta de fantasía. Entonces decidí marcharme, ya me tenía mareada.

¿Será que la gente se está volviendo loca por el hambre y las necesidades?

Lea más del diario de Irina Pino aquí.



Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.

Irina Pino has 276 posts and counting. See all posts by Irina Pino

2 thoughts on “Los extraños personajes de la playa

  • El hombre quería seducirte pero seguramente estaba tan nervioso que no sabía qué decir para impresionarte. Lo del calvo cazador de cangrejos está bizarro jaja.

  • Gracias Irina por tu articulo de verdad esta muy interesante nos dejas ver como va la vida en Cuba , creo que al muchacho le llamaste la atención y le gustaba conversar contigo porque eres buena escucha y bonita, espero tu próximo artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.