El sexo en las posadas cubanas

Irina Pino

Photo: Sandie Butler
Photo: Sandie Butler

HAVANA TIMES — Tener sexo en el lugar adecuado es lo ideal, por supuesto, aunque allá por los años 80 las opciones escaseaban, como escribí en un diario anterior, se hacía en disímiles lugares, como azoteas, escalera.

Sin embargo, los verdaderos sitios destinados para esa placentera actividad se nombraban “posadas”, donde se alquilaba una habitación por hora. Si no recuerdo mal, creo que costaba más de 2 pesos la hora, pero la ínfima suma significaba dinero, cuando solo existía la moneda nacional, y el dólar estaba prohibido.

Esas edificaciones tenían muchos cuartos, las parejas llegaban y marcaban en la cola; las había discretas, que poseían entradas poco llamativas, rodeada de muros, con arboledas; ahora recuerdo la de 11 y 24, inmediata al Puente de Hierro, actualmente vivienda transitoria para familias que por algún hecho en particular se quedaron sin inmuebles propios.

La mayoría se hallaban en malas condiciones, cuartuchos con baños sin agua corriente, donde religiosamente se ponían dos botellas de cristal llenas de agua, en el piso, al lado de la taza, para que la mujer se aseara, porque apenas alcanzaba para los dos. Y para qué hablar de la ropa de cama, repleta de manchas amarillentas, cual un mapa de historias de sexo, las paredes garabateadas con los nombres de los que pasaban por allí y querían dejar constancia de su acto de amor o de imperioso deseo. Tampoco las puertas tenían un máximo de seguridad, no cerraban bien, y un detalle jocoso: a veces podías hallar pequeños agujeros si te fijabas. La bebida era mala, y los tragos aguados.

Faltaba privacidad, desde las habitaciones contiguas se escuchaban gritos, palabras obscenas, gemidos de otras parejas que tenían sexo en ese mismo instante. Algunos llevaban su radio o grabadora para amenizar, y refrigerios si iban a permanecer por varias horas.

Se dieron casos de matrimonios que se encontraban, cada cual con su pareja de engaño o un esposo que atrapaba a su esposa con el amante o viceversa; así sucedieron hechos de sangre, escándalos y cómicas anécdotas.

Conociendo que esos sitios se hallaban en precarias condiciones, antes de salir de mi casa, tomaba la precaución de echar una sábana en la cartera, porque sentía asco y no me gustaba acostarme en una cama de dudosa higiene, y otra cosa: jamás me sentaba en la taza del baño.

Mi novio, que trabajaba de pistero en una gasolinera, siempre tenía dinero, por lo que evadíamos hacer largas colas: le entregaba un dinerito al empleado de turno, y rápidamente conseguíamos un cuarto.

Pero ese novio no me duró tanto, entonces cuando fui con otros de menos recursos tuve que lidiar con la terrible cola, no quedaba más remedio si es que quería tener sexo ¿privado?

Una sola vez visité una posada que asemejaba un motel: habitación climatizada, paredes pintadas de un color agradable, sábanas inmaculadas, y buenas bebidas. Estaba bastante lejos de la ciudad, y generalmente las personas iban en auto. Ironía del destino: aquel hombre no me gustó ni un poquito.

Las posadas pasaron a la historia cuando empezó el Período Especial, ahora hay que pagar como mínimo 5 CUC la hora para tener sexo.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.

Irina Pino has 254 posts and counting. See all posts by Irina Pino

13 thoughts on “El sexo en las posadas cubanas

  • ¿alguien recuerda una posada que se llamaba “Bello Ensueño”? ¿por donde caía?

  • ¡Muy buen artículo! Y gracias al Bobo por los “espejuelos de palo.” Nunca había oído esa frase, está genial.
    Por otra parte, me siento feliz de no haber visitado una posada en mi vida.

  • Gracias gusana:Naci y me crie en las afueras de una pequena ciudad,hace muchisimo,cuando habian otras costumbres,donde la manigua estaba al final de los patios y habian solo dos”postes de luz” en todo el barrio.Donde vivo ahora el sexo en la calle es un delito .

  • En cualquier matorral, abajo de una escalera, en un baño público, los más románticos se mandan el viaje hasta la playa… Siempre fue así y ahora debe seguir siendo así.

  • Viste Irina , yo no soy el unico que compara el sexo con la tauromaquia, a la posada le llamaban “matadero “, ja ja ja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *