El derecho a la intimidad

Irina Pino

Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Anoche estuve leyendo un artículo que hablaba sobre las personas que se dedican a rentar habitaciones por horas para hacer el amor, o para sexo, supongo que las variantes las pone el cliente, y yo me pregunto si este negocio pudiera extenderse a otro tipo de parejas, pues por lo expresado por los dueños, solo acudían parejas heterosexuales, principalmente matrimonios o relaciones estables.

O sea, se cuidaban mucho de no romper las reglas, me imagino por el temor a que funcionarios que controlan a estas actividades, puedan dar aviso de ¿irregularidades?

En el texto, la periodista hace un breve recuento de las posadas en las décadas 80 y 90, –que ahora son albergues o viviendas de tránsito para familias que han sufrido el derrumbe de sus casas– y alega de forma juguetona la similitud de estos tétricos cuartos, con las habitaciones de los moteles en las películas de Alfred Hitchcock.

Apenas rozó el tema de que existen otras orientaciones sexuales y que las parejas también quieran tener unos momentos que disfrute sexual y romance. Debe ser lícito habilitar este tipo de locales, en unos tiempos de aperturas en todos los medios de propaganda, relacionados con los derechos de esta parte de la población.

De que vale hacer consignas si los resultados son invisibles. Tardarán mucho los despertares, y en una sociedad machista como la nuestra, la segregación permanecerá latente.

Un lugarcito para la libertad, como dice el colega y amigo Warhol P, quizás sea una muestra de rebeldía, sin embargo, yo lo veo como una necesidad. Antes existían las fiestas gays, y los que iban sabían que las posibilidades de hallar pareja eran probables. Otros que aún no habían salido del armario también podían aventurarse para hacer su búsqueda sexual.

Cerca de mi barrio –me ha contado un amigo–, hay un negocio bien discreto de renta de cuartos para tener sexo por horas, en este caso para gays y lesbianas.

Posee habitaciones bien decoradas, con aire acondicionado y otros servicios, como los que alude el artículo. Solo queda hacerlo legal.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


6 thoughts on “El derecho a la intimidad

  • el 15 noviembre, 2014 a las 11:36 am
    Permalink

    Ay Tony chico es que cada dia le agregan mas letras, me tienen igual que los Samsung Galaxy que en cualquier momento llegan al 17S y tamaño puerta de baño.

  • el 15 noviembre, 2014 a las 4:28 am
    Permalink

    ¡¿”las posibilidades de hallar pareja eran probables”?!

  • el 14 noviembre, 2014 a las 11:58 pm
    Permalink

    De acuerdo con 100% Gusa…. que yo sepa en ningun lado dice que no pueden ser del mismo sexo, eso lo pone ya la gente por sus tabues. He estado en hoteles de lujo en Cuba y me llamo mucho la atencion que habia alojadas parejas del mismo sexo, y evidentemente no eran amigos ahorrando, ni extranjeros, por discreccion no dijonombre del hotel, pero fue recientemente, en hotel de lujo en varadero… no se donde esta escrito que en las “”posadas privadas””” no pueden entrar gente del mismo sexo, preguisio del arrendador y de los mismos homosexuelaes…. Por lo menos en este articulo no lloras miseria, ni dices que las 2 horas en las “””posadas privadas””” cuestan 5 CUC 1/4 del salario promedio mensul de un cubano… y despues de las 2 de la tarde es dificil encontrar un cuartico en las casitas de rio cristal o de la estrella en playa… ah y todos los carros que estan parqueados son con chapa P, la inmensa mayoria no son TUR ni HK… asi que muchos cubanitos de la isla tienen dinerito para pagar sus rebolcones jijij y hacen bien jijiji, por cierto tu que vives en miramar podrias alquilar cuarticos las homosexuales y ganarias dinerito extra, harias algo util en vez de llorar miseria y quejarte que en las recepciones no hay regeton

  • el 14 noviembre, 2014 a las 11:36 pm
    Permalink

    ABCXYZ. ( risas ). Gusa, tienes cada cosa.

  • el 14 noviembre, 2014 a las 6:32 pm
    Permalink

    ¿Pero la licencia especifica el tipo de uso que puede darle a la habitacion el que la renta o es que los mismos ABCXYZ no hacen uso de estos lugares?

    Digo, si fuera mi negocio, me aseguro de que no metan a menores y ya. Si alguien no quiere venir es su decision. Cada cual compra donde quiere.

  • el 14 noviembre, 2014 a las 4:36 pm
    Permalink

    Lo que debe ser lícito es que cualquiera pueda ir a un hotel o motel a hacer el amor, sea cual sea la orientación sexual, y lo que debe ser ilícito es que estén buscando un rinconcito, o como dice el amigo Warhol “un lugarcito” para poderlo hacer. Que cualquiera tenga La Libertad de pagar su dinero y entrar con la pareja que mas le plazca.
    Que majomia con lo discreto y de estar pidiendo de a poquito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *