Cuidarse el trasero

Por Irina Pino

HAVANA TIMES – Pasaba por las tiendas de Cimex, en el edificio Sierra Maestra, en Miramar, y vi una inmensa cola. Me extrañé, pues el departamento de Higiene del Hogar suele estar poco concurrido y la mayoría de las veces vacío…, pero ante este hecho curioso se me ocurrió preguntar, y me dijeron que estaban ofertando papel sanitario, producto que lleva varios meses casi ausente en la red de comercios.

Enseguida marqué en la cola, para ver si me hacía de varios paquetes. La gente se comportaba con cierta desesperación, como si hubiera rebajas de comida. Dos mujeres discutieron porque una de ellas se quería colar y casi se van a las manos; se dijeron improperios de toda clase; enseguida se armó tremenda algarabía, y por supuesto, la cola se descontroló.

Pero ese suceso no es raro en nuestro país, acostumbrados desde que nacimos a esperar por mucho tiempo para comprar o hacer cualquier gestión. En ocasiones se generan situaciones de irrespeto y violencia entre las personas. Para algunos esto se ha convertido en una manera de liberar el estrés.

A pesar del barullo, los dependientes ni se inmutaron, seguían diciendo: pasen de cinco en cinco…

Cuando se aplacó la cosa, al cabo de dos horas, pude entrar, me di cuenta que no solo era papel, sino esponjas para fregar, amoniaco, gel de baño, detergente líquido. Y claro, todo carísimo para la gente de a pie.

Generalmente, todos buscan el papel sanitario de1,20 CUC el paquete de cuatro unidades, pero el precio de estos sobrepasaba los 4 CUC para seis rollos. Opté por comprar papel de cocina, que costaba 3,25. Una extranjera se echó a reír cuando le dije que era muy bueno, y que si ella supiera con cuantos tipos de papel nos auxiliamos los cubanos a lo largo de nuestro existencia, se hubiera reído todavía más, o tal vez, hubiera llorado y sentido lástima.

Papel periódico, papel gaceta, papel bond, libros viejos, y hasta biblias, han servido para ese acto. Algunos prefieren el jabón y la toallita, así el trasero queda reluciente…

Es sumamente incómodo, para las mujeres, no secarse cuando terminan de orinar, la ropa se echa a perder, el olor que se impregna a la ropa íntimano es nada agradable.

No se informa a la población, como es debido, el porqué de esta carencia. Resulta irónico que dos días atrás vi un reportaje en televisión donde se mostraba la fábrica de papel sanitario y su buena producción… ¿y dónde están esos rollos metidos? ¿Por qué se importa en vez de resolver roturas y posibles problemas en la producción nacional?

Una conocida que tiene solvencia, compra las toallitas húmedas para su higiene.Se gasta una millonada al mes.

En el centro comercial La Puntilla ya aparecieron los famosos Kleenex, a 2 CUC. “Estamos avanzando, murmuró una anciana a mi lado”. Yo diría que estamos avanzando con un mayor número de productos importados, mientras disminuye la producción nacional.

No hay opciones para los de abajo: o comes o te limpias el trasero.

 

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


12 thoughts on “Cuidarse el trasero

  • el 1 diciembre, 2017 a las 11:52 am
    Permalink

    El papel sanitario no se ha estabilizado, el otro dia sacaron del barato de 1,20 CUC y duró solo un dia la venta, muchos traseros tendran que inventar otra manera de aseo.

  • el 1 noviembre, 2017 a las 9:16 pm
    Permalink

    En el Submarino Amarillo hay jabon y agua, además de una limpieza excelente, porque hay una señora que compra el jabon, papel higiénico, el cloro, etc. Ella cuida el baño y pone un platico para que la gente eche las moneditas. No se si este dinero le de para mantener el baño como un crisol, pero ella lo tiene superlimpio.

  • el 1 noviembre, 2017 a las 9:12 pm
    Permalink

    El olor de las vulvas impregnadas de urea, eso es una imagen erótica, pero no me gusta que huelan la mía de esa manera, prefiero que huela a vulva solamente.
    Gracias Madrigal por las imágenes y las asociaciones tan simpáticas.

  • el 31 octubre, 2017 a las 6:48 am
    Permalink

    Uno de los mayores problemas del exilio es que el ano empieza a perder cultura al tener que limpiarlo con esos antisépticos rollos de suave papel higiénico, que además, ablandan su carácter. Nada como cultivar el ano con colecciones literarias y notas de prensa. Lo otro es que uno extraña el olor de las vulvas impregnadas de urea. Es muy duro. Maldita nostalgia.

  • el 30 octubre, 2017 a las 12:29 pm
    Permalink

    Ni comes ni te limpias el trasero, ahí tienes la solución.

  • el 28 octubre, 2017 a las 4:35 pm
    Permalink

    Increible que 59 años de una revolucion que supuestamente llego para darle una vida digna y de progreso al pueblo, todavia no logran siquiera garantizar papel higienico, ni un vaso de leche diario. Pobre Cuba

  • el 28 octubre, 2017 a las 10:13 am
    Permalink

    Todavía me acuerdo cuando en este mismo blog, uno de sus colaboradores que ha evolucionado mucho decía que eso de pensar en papel sanitario era propio de la mentalidad de los turistas solamente.

  • el 27 octubre, 2017 a las 8:20 pm
    Permalink

    Qué horror!, lo nunca oído que exista en ningún otro lugar, ni en el pais mas pobre yo he visto semejante salvajada. Hasta en el lugar más recóndito de un paisito en Latinoamérica, en cualquier timbiriche que te pares vas a encontrar que hay inodoro que descarga, papel de baño, y un lavamanos con agua y jabón. Los Castro son unos canallas que se han deleitado en hundir a los cubanos en la peor de las miserias. Pobrecita Cuba.

  • el 27 octubre, 2017 a las 6:56 pm
    Permalink

    Desgraciadamente lo mismo pasa con el jabón! Tanto presume Cuba del nivel médico tan alto pero la mayoría de los restaurantes y cafeterías no tienen baños con papel higiénico y jabón,muchos sitios famosos que he visitado como El Café Cantante, La Tropical y otros no tienen ni agua. Pueden imaginarse si uno baila y come allí el riesgo que corre! Amo Cuba pero si pienso en estas contradicciones me ruino las vacaciones. Sin ofender, eso es triste.

  • el 27 octubre, 2017 a las 10:59 am
    Permalink

    Al menos ahora aparece una vez al mes o algo asi. Yo me crie limpiandome no con Granma sino con las obras complete
    s de Mao Tse Tun, que venian en papel cebolla, o El Capital que eran mas grandes. El Granma lo use poco pues donde yo vivia ni siquiera llegaba periodico.

  • el 27 octubre, 2017 a las 10:56 am
    Permalink

    jajaja, me has hecho reir

  • el 27 octubre, 2017 a las 10:14 am
    Permalink

    mira Irina, no te quejes tanto que problemas hay en todos lados, yo aqui en Miami no encuentro el GRANMA en ningun lugar, al punto que he tenido que aprender a limpiarme con papel sanitario…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *