¡Viva el mar, viva la libertad!

Irina Echarry

Diana Nyad. photo: plus.google.com

HAVANA TIMES — Cuando pienso en el Estrecho de la Florida, a la cabeza me vienen balseros y tiburones rondándolos, tragándose a uno de vez en cuando.

Conozco algunos de esos osados que se tiraron en embarcaciones precarias, y en sus historias de travesía lo más temido era caer al mar.

Sin embargo, enfrentándose al terror del océano y sus criaturas, a lo vasto y oscuro que puede devorarnos, una norteamericana de 62 años está en estos mismos momentos dando brazadas desde Cuba hacia las costas de la Florida.

Nadie ha conseguido antes esta hazaña; ella y otra mujer lo han intentado en vano. Reconozco que es una proeza física y mental, aunque en lo más profundo de mí no le encuentro sentido, no le veo la gracia a pasarse más de 60 horas (esa es la expectativa) nadando sin parar en un estrecho lleno de alimañas, olas inmensas, corrientes peligrosas. ¿Por qué? ¿Por romper un record, por promover las buenas relaciones entre Cuba y los Estados Unidos?

Miro a mi alrededor, otras mujeres de la misma edad pasan su tiempo frente al televisor, veo sus cuerpos destruidos por la vejez y la inactividad física, las comparo con la altiva nadadora, y claro que se nota la diferencia, pero ¿es necesario tanto riesgo, fatiga y recursos para mantenerse en forma?

Aún así, mirado desde cierto punto creo que sí, que algo puede sacarse del símbolo que representa Diana Nyad, dios la cuide de los escuálidos.

Amanecer en el malecón de La Habana. Foto: Caridad

Antes que llegaran la modernidad y el desarrollo con sus aparatos sofisticados, parece que viajar era, paradójicamente, mucho más fácil que ahora.

Tal vez no largas distancias, pero los caribes (igual que otros habitantes de la zona) recorrían en canoa el mar que lleva su nombre, sin necesidad de tarjeta blanca.

Sin ir tan lejos; hace menos de un siglo no era tan difícil conseguir un viajecito en vapor a otra isla del caribe o al continente, bastaba estar dispuesto a realizar trabajos duros durante la travesía.

Ahora en cambio, aquí estamos los cubanos, sin recursos, como presos porque, además de las disposiciones burocráticas, un billete de avión cuesta una fortuna para nosotros.

Para colmo está el peligro de que los cielos congestionen si todos viajáramos en avión, así que, aunque tal vez no haya sido su idea, aprovechemos el viaje de Diana para recordar que el mar es una vía libre de comunicación para las personas, no solo para los supertanqueros o los barcos cargados de mercancías.

Un puente usado desde antaño para el intercambio humano de todo tipo, y sobre todo para sortear las disposiciones coercitivas emanadas de los centros de poder, como fue la España colonialista y otros sistemas que conozco.

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.


5 thoughts on “¡Viva el mar, viva la libertad!

  • el 20 agosto, 2012 a las 12:19 pm
    Permalink

    Hemos pedido a giraldilla de usar otro seudonimo en HT. Nos escapó su último comentario. Esperamos su comprensión.

  • el 20 agosto, 2012 a las 11:55 am
    Permalink

    Otra vez con el mismo pseudonimo pero que rompimiento usa la imaginacion y la fantasia y pone un poquito a trabajar tus neuronas y la materia grilla mijita, si me lo permites te puedo ayudar, no se llamate Tropicana, Almendares hay tantos simbolos de la Habana regaos por ahi, lo siento por ti pero de Giraldilla nada mas que hay una y soy yo, basta, todas las demas son fotocopias hechas malisimo

  • el 20 agosto, 2012 a las 11:04 am
    Permalink

    Bueno, me parece que no seria bueno estar alentando a que los cubanos utilicen el estrecho de la Florida como via libre de comunicacion de las personas. Perdona, pero como tu misma lo mencionas, existe una cifra elevadisima de cubanos, sobre todo jovenes, que han perdido la vida en ese mar, despues de padecer terrible insolacion y sed. Es muy lamentable, es infausto que esto haya estado ocurriendo en nuestra patria durante tantos anos y nadie haya luchado por impedirlo. El numero nadie lo conoce, pero se sabe que fueron miles. Esta muy bien que tanqueros y otros barcos mercantes lo utilicen en bien del bienestar y el progreso mundial, pero lo mejor para los humanos es utilizar la via normal en el mundo: pasaporte, visa y un pasaje. Hay que poner los pies en la tierra…. Que eliminen la tarjeta blanco de por si, no sera la solucion de la partida, como muchos creen!!!!!

  • el 20 agosto, 2012 a las 10:47 am
    Permalink

    Ojala que esta mujer no pueda llegar a la florida, porque si demuestra que se puede, tu vas a ver la pila de gente que va a querer hacer lo mismo.

  • el 20 agosto, 2012 a las 9:39 am
    Permalink

    El mar se llenaría de botes y colapsaría, ya eso pasó más de una vez en nuestra Histeria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *