Nueva siembra de árboles

Irina Echarry

Junto a una bella anacahuita.

La llegada de las lluvias ha sido una bendición. La tierra estaba reseca, los embalses con poco nivel de agua y además un grupo de amigos esperábamos que lloviera para comenzar a sembrar.

Cansados de que un ser invisible (para nosotros) maltrate los arbolitos que plantamos en cualquier resquicio de la ciudad, decidimos cambiar el lugar de la siembra para un sitio más seguro.

Dentro de la finca casa de Clara con un pequeño estanque.

Acudimos a la Empresa de Forestales de Arroyo Naranjo buscando espacio para nuestras posturas y así contactamos con Clara.

Clara es una señora gentil que vive en una de las fincas de Forestales cerca de una presa con la misión de cuidar y reforestar esa zona. Justo lo que buscábamos.

De la semilla recogida en la Casa de Asia salió este arbilito.

Pero Clara tiene dos vacas y un dilema: no sabe si priorizar el pastoreo o la siembra a riesgo de que las rumiantes se coman las plantas.

Luego de conversaciones preferimos arriesgarnos porque el lugar es grande y creemos que se puede hacer todo.

En un diario anterior conté sobre las semillas que poníamos a germinar y luego colocábamos en bolsitas llenas de tierra y compost hecho por nosotros. La esperanza de que ahora crezcan sanos y felices nos da nuevas energías.

Parte del terreno que estamos reforestando.

Escogemos un día del fin de semana para que no coincida con el trabajo oficial de algunos; antes preguntamos a Eduardo cómo estará el clima y dedicamos unas cuantas horas al contacto físico y espiritual con la tierra.

Ya hace cuatro semanas que sembramos en la finca de Clara. Hasta ahora hemos plantado 34 posturas: algarrobos, yagrumas, chirimoyas, guanacastes, ceibas y dos árboles muy bonitos que no sabemos sus nombres (una semilla la recolectamos en la casa del Asia, en la Habana Vieja y la dediqué a mi amigo Abel; la otra en la Finca de los Molinos de un árbol cuya corteza es color mostaza).

Una de las ceibas sembradas.

Por ahora somos pocos los involucrados en la tarea, esperamos que vengan más amigos y amigas, de cualquier lugar. Pueden ser nacionales o extranjeros; no importa la raza, la orientación sexual o la ideología.

Sólo tienen que estar en la Habana (de visita o permanentemente), deben traer gorra para cubrir la cabeza del impacto del sol, antibióticos para después del baño en la presa (es opcional) y muchas energías para trabajar, por acá inventaremos alguna merienda.

Si desea sumarse deje un comentario para contactar después.

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.

Irina Echarry has 203 posts and counting. See all posts by Irina Echarry

3 thoughts on “Nueva siembra de árboles

  • Claro Iri, si tú sabes que lo que más me gusta a mí es sembrar árboles.

  • Dime Luismi, espero que cuando vuelvas al Eléctrico sea para sembrar. ¿Te animas?

  • jajajajaj ay irina!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *