Lo bueno de la crisis migratoria cubana

Irina Echarry

cubanos-en-la-frontera-N-CR01-685x342HAVANA TIMES — Al gobierno cubano no le ha quedado más remedio que televisar un conflicto migratorio protagonizado por sus propios ciudadanos. Esta vez no se trata de Sirios que huyen de los bombardeos de la OTAN, o haitianos que se lanzan al mar en embarcaciones precarias, ni africanos que llegan a Europa en busca de una vida mejor.

No, ahora el gobierno ha tenido que reconocer a los miles de cubanos que deciden dejar atrás familiares, amigos y conocidos, para correr el riesgo de una aventura que no siempre termina bien. El trayecto puede empezar y terminar en avión, pero entre uno y otro aeropuerto, es la incertidumbre -y no solo los “coyotes”- la que guía el viaje. Deben atravesar selvas, montarse en cualquier medio de transporte terrestre o marítimo, y evadir la vigilancia fronteriza de varios países. Por supuesto, no lo dicen tan claramente, pero luego de tantos años de acceso masivo a los estudios ¿gratuitos?, la gente saca sus conclusiones.

La situación de estos cubanos que han decidido emigrar hacia Estados Unidos por la vía de Centroamérica es penosa e indignante. Están expuestos al maltrato y soborno de gente inescrupulosa que los utiliza, y a la manipulación de los gobiernos “hermanos” de la isla.

Sin embargo, dentro de esta marea de confusiones y angustias, algo positivo hemos visto. Los cubanos varados en la frontera de Costa Rica y Nicaragua portaban carteles con sus demandas. Reclamaban una visa de tránsito para seguir rumbo al norte. Pudiera parecer una bobería, luego de ver las noticias de cualquier país del mundo; pero ya sabemos que en Cuba, eso es algo prohibido.

Cuando se informó que, a partir del primero de diciembre, los ciudadanos cubanos que deseen viajar a Ecuador deberán solicitar visa, muchos se plantaron frente a la embajada ecuatoriana en Cuba con demandas claras. Entre otras cosas, decían: tenemos miles de dólares en juego, otórguennos la visa a los que ya habíamos compradoo el pasaje con antelación a esa fecha o devuélvannos la plata.

Claro que se trata de intereses personales: llegar a Estados Unidos o no perder grandes cantidades de dinero. Pero no puedo negar que me sorprende positivamente ver a mis coterráneos exigiendo algo más que “el regreso del niño Elián” o “la devolución de los Cinco antiterroristas”.

Es un paso de avance, corto, en la larga caminata del despertar ciudadano. Si seguimos así, dentro de poco perderemos la inmovilidad y en una situación similar comenzaremos a pedir     -con carteles o plantados frente a la plaza de la Revolución-, que el gobierno vele por la salud y la integridad física y sicológica de sus ciudadanos estén donde estén, sin importar qué sucesos los hicieron llegar hasta allí.

Quién sabe, quizá logremos que destinen un campamento médico -de esos que envían a los rincones más inhóspitos del mundo- para atender a nuestros niños, embarazadas y personas en general que, atrapadas por las circunstancias, esperan las decisiones de los políticos de turno.

 

 

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.


26 thoughts on “Lo bueno de la crisis migratoria cubana

  • el 7 diciembre, 2015 a las 2:03 pm
    Permalink

    Que buen articulo el de Irina, desde que ha sucedido este impase en la frontera de Costa Rica con Nicaragua, y particularmente, desde que el gobierno nica ha actuado desumanizadamente contra las y los migrantes cubanos, me he sentido agobiada y con pena ajena frente a esta dolorosa situación. A la vez compruebo una vez mas que los discursos en nombre de los pueblos nuestros suenan huecos cuando suceden estas cosas. Lo que si mantengo con seguridad es que la relación entre pueblos es lo único verdadero. Por esto, como nica admiradora del pueblo cubano, siendo mucho lo que esta sucediendo.

  • el 2 diciembre, 2015 a las 2:58 pm
    Permalink

    Sólo pienso varias cosas y no entiendo.
    Cuba se apega y compromete a la emigración legal y ordenada:
    ¿Como habría de logarse eso en una sociedad donde el salario medio es de 20 USd y el pasaporte cuesta 100 USD? además del pasaje, pero bueno la gente vende su alma y se larga.
    ¿Porqué el gobierno de Cuba no exige, ni ofrece nada a cambio de que los “países hermanos como Brasil, Bolivi, Ecuador y Venezuela” nos quiten el requerimiento de Visas?
    ¿Por qué no se hacen ninguna marcha ni movilización por la situación o reclamo de que esas personas varadas en Costa Rica o porque puedan seguir libremente su camino o retornar a Cuba si fuera su deseo?
    ¿Por que la prensa cubana no cubre esta situación como se merece dando paso a que solo se sepa lo que dicen los contrarios? pues no estamos hablando ni de sirios, ni europeos, ni de los negros americanos, ese que está allí es el verdadero pueblo cubano, el de todos los días, el que se cansó de sufrir… tenga la culpa quien la tenga.
    Sencillamente
    ¿por qué no se busca la manera de ayudarlos?¿porque no se deja que la iniciativa privada o alguna ONG recaude fondos para ayudar a los hermanos tirados en Costa Rica? ellos no son repito, ni angolanos, ni Nicaraguenses, esos Sí son Cubanos…. y mucha gente en Cuba, la mayoría del pueblo, no sabe nada o al menos no con la importancia que este asunto amerita…
    gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *