Europa en el P4

Irina Echarry

Foto: Caridad

Tres de la tarde, el calor es sofocante, mi cuerpo está envuelto de un sudor pegajoso al que no me acostumbro.  Todavía debo montarme en un P4 para llegar al centro de la Habana y luego el P11 para Alamar.  Siento náuseas solo de pensarlo.

Llego a la parada de Coppelia y rápidamente se acerca el ómnibus verde que identifica al P4.  Imagino que cuando logre subir habrá alguien fumando dentro de la guagua, seguiré sudando, la gente agresiva a mi alrededor logrará sacarme de mi tranquilidad, la música que quiere escuchar el chofer me pondrá los nervios de punta (casi siempre es reggaetón, o una salsa estridente o baladas románticas cantadas por latinos quejumbrosos).

Pero no, me sorprendo al ver la guagua aunque llena, con buen ambiente.  Los rostros de los pasajeros reflejan  armonía, hasta sonríen algunos.

Intento saber qué es lo que produce esa atmósfera y al momento me percato (estaba muy bajito) que está sonando “The Final Countdown”, un tema de Europa (banda sueca) que aquí se puso de moda a principios de los 90.  No puede ser, le digo a Caridad que me acompaña, te fijaste en la música…  y en el volumen.

Ella tararea y sonríe.  Luego me cuenta que en Venezuela las busetas (transportes particulares) también tienen la música estridente: ballenatos, salsa o el reggaetón nuestro de cada día, pero en el metro solo escuchaba melodías suaves, instrumentales a un volumen que no molestaba.

Ahora es el grupo Chicago el que está de fondo y nos preguntamos si el Ministerio de Transporte pudiera regular en los ómnibus estatales al menos el volumen ya que no todos apreciamos la misma música.  Los P tienen varias bocinas ubicadas a los largo de toda la guagua como para que nadie escape al sonido abrumador, no importa el horario o el clima.

Además, con las guaguas particulares que prestan servicio a la población la cosa se pone peor.  Subir a una de estas bocinas-ambulantes-con-asientos es ser penetrada generalmente por el llantén de Marco Antonio Solís mientras nos dice: “no existe fórmula para olvidarte” o ser partícipe de una disputa entre “lo mejor” y “lo máximo” del reggaetón o (menos frecuente) escuchar una emisora de radio donde entre un número musical y otro (de cualquier género) entrevistan a los artistas de la telenovela de turno que apenas se entienden porque el audio casi nunca tiene buena calidad y el volumen es muy alto.

Aunque ahora escucho Hotel California y veo a la gente mirándose con amabilidad y cantando, creo que es un problema sin solución a mi entender porque cómo decirle al dueño del transporte o el chofer que no oiga lo que quiere, es su guagua y/o tiene que estar horas sentado al timón ¿por qué no va a escuchar a la Charanga si lo desea?

Pienso que en lo único que podemos ponernos de acuerdo por ahora es en ese volumen de la música, no ya respetando los gustos sino acudiendo a la ciencia y estableciendo los decibeles que no causen trastornos ni auditivos ni emocionales.

 

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.


3 thoughts on “Europa en el P4

  • el 29 agosto, 2011 a las 2:10 pm
    Permalink

    Jajajajaa, eso de latinos quejumbrosos suena tan distante, como una Cuba alejada de América Latina, como una Cuba tan… ¿EUROPEA?(por aquello de que sonaba el grupo “Europa” en la guagua que abordaste).

  • el 29 agosto, 2011 a las 1:34 am
    Permalink

    En Italia dentro de las guaguas no se escucha la musica a no ser que un muchacho la escuche con el MP3 o con el celular, por cierto que este verano sacaron guaguas nuevas con el aire acondicionado

  • el 28 agosto, 2011 a las 3:42 pm
    Permalink

    En México los peseros llevan también los hits del momento, que en general son música norteña, incluyendo los típicos corridos de narco. Mi pareja que los utilizaba mucho, se sabía un número increíble de corridos y luego tararareaba todo el tiempo las famosas cancioncitas.
    En chile los choferes no llevan la radio puesta, pero sí suben a tocar músicos. Y en realidad me gustan: entretienen y suelen ser bastante simpáticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *