El fin de la melancolía

Francisco Castro

acabado de despertar 1
Acabado de despertar

HAVANA TIMES — Me levanto de la cama y me miro al espejo. Los pelos revueltos y la cara de basura hacen que baje la vista y tropiece con el teléfono. Miro la hora. 11:30 am. Camino como un zombie hacia la cocina. Preparo mi cafetera de café, que tomaré sin azúcar y con un poquito de leche en polvo. Voy con la taza en la mano hacia la computadora. La enciendo y veo en el escritorio la carpeta “borradores para Havana Times”, justo al lado de “argumentos del guion”. El cursor le pasa por encima y pincha “videoteca”. Resalta dentro de esa una que dice “pendiente”. Doble clic sobre esta. Adentro, nada.

Hmmm. Demasiado tiempo libre. Ya vi todas las series y películas del último paquete. Pienso otra vez que es demasiado tiempo libre. No hay nadie en mi vida que ocupe mi tiempo, ni nada de trabajo fuera de mi rutina nocturna de dirigir la emisión de un noticiario, que ocupe mis mañanas. Estoy solo. Y de pronto, la melancolía, esa que ronda últimamente con más frecuencia de la habitual, se apodera de mi cabeza. Y comienza a preocuparme el hecho de que nadie me mire en la calle o que hace muchos meses que no escribo ni mi nombre.

Tiempo atrás, cuando no tenía que preocuparme por nimiedades como estas, tampoco era un imán de hombres. Ahora, con más de 30 años en las costillas, y con más masa corporal de la necesaria, un año después de haber terminado oficialmente la relación con mi novio, sigo pensando que mañana me voy a despertar, le voy a sonreír al sol, y voy a hacer ejercicios. Pero hoy no: mañana, siempre mañana.

Así ha sido, y al parecer siempre será, hasta el fin de los tiempos, o más bien de mi tiempo en esta Tierra, porque siempre encuentro una razón (o una sin razón) que me evita el tener que desplazarme a un gimnasio. Pero qué digo gimnasio, esa es una palabra demasiado pretenciosa: no hago ni el más mínimo esfuerzo por sacar de su letargo a estos músculos míos que, de tanto no usar, se atrofiarán.

Baaahhh, digamos todos a la vez: deja que se atrofien los músculos, el que tiene que funcionar de manera constante y eficiente en grados exponencialmente directos al tiempo que pasamos en esta Tierra eeeeeesssss…: tu cerebro…

Sí. No pongan esas caras. Esa es una verdad irrefutable. El cerebro debe ser ejercitado todos los días. Y hay que crear todos los días para tener constancia de que el está siendo entrenado. Escribir, pintar, proyectar. Dentro de un trabajo extremadamente rutinario como dirigir la emisión de un noticiario, introducir un movimiento nuevo con las cámaras, hacer que la conductora despida de forma no habitual, resumir en una infocinta de 10 palabras una historia que se cuenta en un minuto y medio.

Crear, crear, crear… para saber que funcionas como ser intelectual. Estudiar y saber que lo que creas puede tener un público potencial numeroso, para que tu obra llegue a la mayor cantidad de personas posible, para que se te abra un espacio en el Olimpo donde reinan tus dioses, los Lezama, los Gutiérrez-Alea, los Lam… Esa es, también, una forma de atraer hombres. Esa es la forma de atraer hombres que debe importar. Tu cerebro debe ser el imán de hombres, y no tu atractivo físico o tus músculos que se destacan por debajo de la camisa.

Pretencioso el chiquillo, ¿no? ¡Hmmm! El caso es que ya no soy un chiquillo. Ya tengo más de treinta años en las costillas, y más masa corporal de la necesaria, y ya ha pasado un año después de haber terminado oficialmente la relación con mi novio, y más de seis años de graduado en la Universidad de las Artes… y muchas cuentas sacadas después y aún la obra, esa que me abrirá un huequito en el olimpo de mis dioses, no acaba de concretarse en realidad, porque sigo pensando que mañana me voy a despertar, le voy a sonreír al sol, y voy a escribir la primera palabra del guion de la película que revolucionará la historia del audiovisual, y de hecho la historia de mi vida. Pero no, hoy no: mañana…

Hmmm. Signo de interrogación, puntos suspensivos, silencio dramático, carita enfurecida, con humito saliendo de las orejitas, grito vikingo, bofetones por la cara, jadeos después de tantas emociones, carita feliz y bombillito encendido. No, hoy no: hoy no es igual que ayer: hoy es el primer día del resto de mi vida. La convicción es grande. Fin de la melancolía.

Hoy me levanto, y después del café, hago cuclillas y abdominales. Ya nos veremos las caras, dioses de mi Olimpo.

Francisco Castro

Francisco Castro: Todo se vuelve más simple cuando uno cruza la línea de los treinta años. Que no significa que sea más fácil, sino más bien, todo lo contrario. Ahí estoy yo, del otro lado de la línea, tratando de averiguar, con lo poco que sé de arte, política, economía…, vida, cómo seguir sin romper algunos juramentos que parecían esenciales, cómo no claudicar, cómo hacer de los años vividos, un faro hacia el futuro.

6 comentarios sobre “El fin de la melancolía

  • Jajaja muy bueno el post. Creo que el centro de tu apatía esta en el odioso trabajo de realizar un noticiero en Cuba, no hay nada más desconectado de la realidad.

    Cambia de trabajo urgente que ese se tragara tus musas o ponte creativo como hicieron en este noticiero Noticias al Desnudo donde las presentadoras se encueran dando la noticia. Te aseguro que pasas directo al Olimpo de los dioses cubanos.
    https://youtu.be/v_Yn9-EjXSo

    Respuesta
    • Jajaja, eso si el olimpo significa la calle del desempleo…
      Ojo, mi trabajo me gusta, me fascina…, resulta que es un poco monótono, pero es espectacular.

      Respuesta
  • Tan joven con un trabajo tan aburrido y que no necesita un ápice de inteligencia -dirigir un noticiario en Cuba- y sentirse aburrido con un caracol, además de estar más solo que la unal !Qué vida tan miserable, señorito mío! pero; lo más patético aún, con esa actitud de vago por cuenta propia quererse comparar con los Lezama, los Gutiérrez-Alea, los Lam. !Di tú! (y sí -pretende- ser de pollo)

    Respuesta
  • La fuerza que no encuentres dentro de ti difícilmente podrá cambiarte desde afuera.
    Luchar siempre por los propios sueños es un derecho que nada ni nadie te puede quitar. Y justo por ahí puedes empezar tu cambio.
    Al menos te queda la ironía y ya eso es un buen comienzo.

    Respuesta
  • Lo primero es irse del manicomio. Cuando aterrices en otra realidad te daras cuenta de que hay vida mas alla de los noticieros de Cuba.

    Respuesta
  • Aptitud+Actitud=Altitud
    15% 85% 100%

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Compañeros, Varadero, Cuba. Por Cheril, LeBlanc (Nova Scotia, Canadá). Cámera: Nikon D 3400

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com