Conversar, intercambiar ideas, podría ser algo saludable

Por Esther Zoza 

HAVANA TIMES – El miedo a quedar expuesto ante el otro es uno de los nuevos conflictos que desgastan las relaciones interpersonales en Cuba.  

En mi caso, hace algún tiempo los vínculos con algunas de mis amistades se han visto limitados por la falta de trasparencia en la comunicación. La conversación antes lúcida y amena, es ahora un desafío intelectual motivado por el desasosiego. En nuestro último encuentro fue tanto el esfuerzo que tuve que realizar para desentrañar la doble intención de los mensajes, que quedé desvastada.

Convertirse en expertos en descifrar lo que no se dice con nitidez o se dice con subterfugios, es todo un reto en la Cuba de hoy.  Omitir la opinión sobre la realidad social por temor a ser enjuiciado es cada vez más habitual, aun en los círculos más cercanos.  Ese recelo lleva en ocasiones a devaluar al otro y crear falsas historias.  Lo cierto es que la oscuridad en el lenguaje nos sorprende en los entornos más inesperados, y tenemos que convertirnos en maestros de la templanza y el autocontrol para no exigir explicaciones o retirarnos de forma intempestiva.

Escoger con quiénes compartimos e intercambiamos ideas es saludable.  Los precios prohibitivos de las instalaciones recreativas nos instan a reunirnos en casa, con amistades que no vemos hace algún tiempo, amigos o familiares.

Pero, cuidado con creer que todos pensamos igual, con tratar de imponer nuestro criterio, con caer en las trampas de la incomunicación y el embrollo. Debemos tener presente que la vida no es controlable y estamos sujetos al azar. Como seres sociales nos comunicamos incluso con desconocidos. Es insensato pretender que somos únicos en nuestra forma de mirar la vida, pensar y comunicar.

Practicar una relación de respeto por alguien que piense diferente es todo un ejercicio de crecimiento espiritual. Escuchar sin sentirnos poseídos por la ira y la irracionalidad si no concordamos. Aceptar que todos somos diversos sin necesidad de recriminaciones, absolutismos e imposiciones es un paso para lograr la armonía en nuestras relaciones personales.

Lea más del diario de Esther Zoza aquí.

Seguir y compartir:
Pin Share


Esther Zoza

Nací en la década del 60. Amo a mi país y a su gente sencilla y sacrificada. Gusto de las artes, en particular la literatura. En la música disfruto de la trova tradicional y contemporánea, también de la ópera y la música instrumental. Respeto todas las religiones. Me gustan los temas esotéricos y místicos, además disfruto de los enigmas del universo. Creo sobre todas las cosas en Dios. Soy persistente y disciplinada para cumplir mis metas. Me gusta el campo. Vivo cerca del mar. Creo en las relaciones de pareja y en el amor en todas sus manifestaciones.

Esther Zoza has 33 posts and counting. See all posts by Esther Zoza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.